Fútbol inglés

article title

Comienza el juicio por la tragedia de Hillsborough

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Más de 28 años después de la tragedia en el estadio de fútbol de Hillsborough, cinco acusados tendrán que responder desde mañana ante un tribunal británico, luego de que un grupo de fiscales presentara cargos en junio.

En el juicio que comenzará el miércoles en Warrington, en el noroeste de Inglaterra, los tres agentes de policía Peter Metcalf, Donald Denton y Alan Foster y el abogado Norman Bettison están acusados por la Fiscalía de haber obstaculizado el tratamiento jurídico de la tragedia, por manipulación u otra mala conducta.

Además, el ex director gerente del club del Sheffield Wednesday, Graham Mackrell tiene que responder en el juicio por el incumplimiento de las normas de seguridad vigentes en el estadio.

LEER MÁS: La tragedia de Sheffield, lo que deberías conocer

El ex jefe de policía de Yorkshire del Sur David Duckenfield está acusado de homicidio por negligencia grave de 95 de las 96 personas que murieron en Hillsborough. Sin embargo, no estará en el banquillo ya que en 2000 afrontó una demanda particular por el caso. Por ese motivo, la fiscalía británica solicitó ante el Tribunal Supremo una cancelación de ese dictamen.

La tragedia de Hillsborough es el episodio más funesto de la historia del deporte británico. El 15 de abril de 1989, 96 aficionados del Liverpool murieron y 766 resultaron heridos al quedar atrapados en el estadio durante la semifinal de la Copa FA entre los “reds” y el Nottingham Forest. Sin embargo, hasta ahora no había habido ninguna acusación.

Durante mucho tiempo, la tragedia fue considerada como un accidente causado por los propios aficionados. Pero los familiares de las víctimas reclamaron una mayor investigación en 2012 y, cuatro años después, un jurado independiente llegó a la conclusión de que la policía era la culpable de la desgracia.

El encuentro entre el Liverpool y el Nottingham Forest duró apenas seis minutos. Más de 3.000 personas quedaron atrapadas entre una masa que empujaba y una infranqueable verja de metal que la rodeaba.

Las fuerzas del orden no derivaron a la gente que quería llenar la tribuna “Leppings Lane”, detrás del arco rival, y reaccionaron con demasiadas dudas cuando el desastre comenzó.

Ese día de primavera murieron 94 hinchas. Lee Nicol, de 14 años, falleció cuatro días después por sus heridas. La víctima fatal número 96, Tony Bland, estuvo casi cuatro años en coma y murió en marzo de 1993.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados