NBA

article title

Cleveland vs Detroit: El campeón del este contra la nueva generación “Bad Boy”

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Cuando hablamos de Cleveland contra Detroit en playoffs es imposible que no se nos venga a la mente esto:

LeBron, en uno de los mejores partidos de su carrera, anotó 48 puntos y 29 de los últimos 30 de Cleveland en la victoria de su equipo en el quinto partido de la final del este. Gracias a esta victoria, los Cavs se clasificaron para la primera final de su historia. Muchas cosas han pasado desde entonces en los 2 equipos, pero aquello fue un hito muy importante en la carrera de LeBron, su consagración definitiva como jugador de élite.
Este año, y tras una temporada regular bastante rara a orillas del lago Erie, los Cavaliers finalmente están donde todo el mundo predijo que iban a estar: con el mejor record del este, y con la ventaja de campo a favor para toda su andadura en el playoff de la conferencia. Una temporada extraña, más que nada porque parece que los propios miembros de la franquicia de Ohio se han empeñado en hacer que así sea.

La incomprensible destitución de Blatt cuando el equipo marchaba con un record de 30-11 fue el primer hecho sonado en la temporada de los Cavs (aunque ya en pretemporada había habido culebrón con la renovación de Tristan Thompson). Y tampoco es que cambiar de entrenador les haya convertido en mejor equipo, desde la marcha del ex seleccionador ruso, el record es de 27-13. Luego, rumores de mala relación entre las estrellas del equipo, a principios de marzo se dijo que la química en el pista entre James e Irving era inexistente, lo que unido a los problemas que sigue teniendo Kevin Love para adaptarse, y al bajón de nivel de algunos secundarios como Mozgov; ha hecho que se hable de Cleveland más para mal que para bien durante toda la temporada. Incluso se ha llegado a rumorear con que LeBron podría dejar el equipo en verano si no llega el esperado anillo. Aparte hay que dejar las especulaciones, alimentadas por el propio LeBron, de que James busque formar un equipo junto a Wade, Chris Paul y Carmelo Anthony.

Pero más allá de dimes y diretes, la realidad es que los Cleveland Cavaliers son el equipo a batir en la conferencia este. Irving, James y Love son puro talento, y si tienen un poquito más de suerte con las lesiones que el año pasado serán candidatos a todo. LeBron, que ha dado la sensación durante toda la temporada de jugar “al tran tran”, siempre sube sus prestaciones cuando llega la hora de la verdad, y este año no va a ser una excepción. Han incorporado pequeñas piezas como el tirador Channing Frye, fichado desde Orlando o Richard Jefferson, que ha completado una buena temporada como hombre de rotación.

Por otro lado, J.R. Smith y Dellavedova han anotado por encima del 40% de sus triples. Ambos fueron muy importantes durante los tremendos playoffs que hizo el equipo el año pasado. Los Cavs se pasearon en el este, barrieron a los Celtics y a los Hawks y sólo los Chicago Bulls (que no jugarán postemporada este año gracias a su desastrosa campaña) pudieron ganar un par de partidos a Cleveland antes de la final ante los Warriors.

El factor banquillo, clave en los #PlayoffsNBA | Getty Images

El factor banquillo, clave en los #PlayoffsNBA | Getty Images

Esta temporada no va a ser tan fácil, al menos eso dicen los números. Por primera vez en este siglo, ha sido más difícil meterse entre los 8 primeros en el este que en el oeste. Muchos equipos han subido su nivel, entre ellos el rival de los Cavs, los Detroit Pistons. La franquicia de Michigan llevaba desde la temporada 08-09 sin jugar más allá de mediados de abril, y llegan con toda el hambre que les da la juventud de sus principales jugadores.

Stan Van Gundy ha formado en los Pistons un esquema bastante similar al que le llevó a jugar las finales de la NBA con los Magic. En aquel equipo de Orlando, Dwight Howard tenía toda la pintura para él y a su alrededor se acumulaban tiradores como Rashard Lewis, J.J. Redick o Hedo Turkoglu, siendo el turco el base oficioso del equipo pese a jugar de alero. En Detroit es Andre Drummond quien domina la zona y Marcus Morris, Caldwell-Pope o Tobías Harris son los anotadores que le rodean, siendo Reggie Jackson el comandante en jefe desde el puesto de base.

Van Gundy es fiel a su estilo, y por ahora le va bien al equipo. Usa una rotación muy corta, con una carga de minutos muy fuerte del quinteto titular. Andre Drummond ha tenido la temporada de su explosión definitiva, ha sido All-Star y promedia un doble-doble (16,2 puntos y 14,8 rebotes), además de ser un gran intimidador en defensa. Los Pistons son capaces de todo. Son el único equipo de toda la liga que tiene una diferencia de puntos positiva contra los temibles Warriors (les ganaron de 18 puntos en el Palace y perdieron por 14 en Oakland).

También han perdido muchos partidos que podrían haber ganado, su inconsistencia es uno de sus puntos débiles. Como los tiros libres de Drummond. El pívot tiene el peor porcentaje de la liga (un terrible 35,6 %), y seguro que Cleveland no duda en usar la estrategia del “hack” para cortar el ritmo del ataque de los de Michigan u obligar a Van Gandy a quitar a Andre. A mitad de temporada hicieron un traspaso importante, Tobías Harris llegó desde Orlando a cambio de Ersan Ilyasova y Brandon Jennings. Se han colado en los 8 mejores dejando fuera a equipos mucho mejores sobre el papel como los Bulls o los Washington Wizards. Llegar aquí ya es un premio para los Pistons, pero intentarán llevarse la serie por todos los medios.

La lucha por el rebote, clave en esta eliminatoria | Getty Images

La lucha por el rebote, clave en esta eliminatoria | Getty Images

Durante la temporada, Detroit ha ganado 3 de los 4 partidos en los que se han enfrentado durante la temporada, señal de que no es un rival nada cómodo para Cleveland. Eso sí, en las 3 derrotas, los Cavs tenían excusa. En un partido no estaba Irving, otro fue un cuarto partido en 5 noches y en él último Lue no sacó a pista a ninguno de sus titulares. LeBron no ha tenido partidos especialmente buenos contra ellos, a destacar los 12 puntos con 5 de 18 en tiros en una derrota el 22 de Febrero.

Cleveland tendrá problemas defendiendo a Drummond, es físicamente superior a Thompson, y si está entonado (y tiene un buen día desde el tiro libre) puede convertirse en una pesadilla para los de Ohio. Habrá que estar atentos también a cómo se empareja Kevin Love con los forward pequeños de Detroit, tanto Morris como Tobías Harris pueden hacerle daño a Love si le atacan desde fuera. A favor de Cleveland, el de siempre. Detroit no tiene un gran defensor para LeBron como pudiera ser Iguodala en las finales del año pasado, y pese a que no es un equipo que se le dé muy bien como ya hemos dicho, es de esperar que haga una gran serie. La mayor calidad en todas las posiciones de los Cavaliers debería acabar imponiéndose.

Pronóstico: Cleveland gana 4-1

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados