NBA

article title

Cleveland Cavaliers, dudas en el reino de LeBron

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El tiempo pasa rápido y no hace prisioneros. Parece que fue ayer cuando LeBron James anunció su retorno a Cleveland para reunirse con Kyrie Irving y Kevin Love y formar un nuevo Big Three. Comenzaba en ese momento la búsqueda del anillo que nunca llegó en su anterior etapa con la franquicia de Ohio. Con el favoritismo por bandera desde el salto inicial, las expectativas no se están cumpliendo una vez transcurrida una quinta parte de la temporada regular.

El comienzo de los Cavaliers no ha sido ni muchísimo menos el esperado, con 15 partidos disputados y un balance de 8 victorias y 7 derrotas. Los hombres dirigidos por David Blatt (campeón de la última Euroliga a los mandos del Maccabi) acumulan más sombras que luces y las primeras críticas no han tardado en asomar. Pero, ¿qué les pasa realmente a los Cavs?

Si analizamos los encuentros disputados hasta el momento, se observan a primera vista dos problemas principales: el banquillo y la defensa. Está claro que tener a tres hombres como James, Love e Irving es una bendición para cualquier equipo, pero pese acontar con tres all stars en tu plantilla, los hombres de la rotación deben acompañar produciendo en sus minutos en cancha; algo que no está ocurriendo en estos Cavaliers.

Cleveland es el equipo cuyo banquillo posee menor producción ofensiva de toda la liga. De los 103,3 ppp (puntos por partido) que promedian los Cavs, solo 20 (19,67%) provienen de la rotación. El Big Three acapara el 61,27% (63,3 ppp), dato que aumenta al 80,63% (83,3 ppp) si contamos a los otros dos miembros del quinteto titular, Varejao y Waiters. Todo este desequilibrio entre la primera y la hasta ahora intrascendente segunda unidad genera una discontinuidad palpable en cada partido que llega a desesperar a los aficionados.

Esta preocupante fenómeno se ve agravado por el segundo problema anteriormente comentado, ya que aunque una producción total de 103 puntos por choque debería servir para acumular un mejor récord, la defensa de los de Ohio permite casi un centenar (99,33) de tantos en contra en cada duelo. Esta contrariedad se ve acrecentada en los partidos lejos del Quicken Loans Arena, donde la anotación de los Cavs baja hasta los 90 puntos mientras que los puntos sufridos se mantienen.

Uno de los principales señalados en este aspecto es Kevin Love. El ala pívot ya adoleció de mostrar una baja intensidad defensiva en su etapa en Minnesota; pero en los Cavaliers este hecho se ve acrecentado debido a la exigencia instalada sobre la franquicia. David Blatt está pidiendo ese esfuerzo extra en el aro propio pero parece que por el momento no da resultado; aunque hay tiempo para corregirlo.

Todo ello (unido a otros asuntos como la poca experiencia NBA del propio Blatt, la aceptación de Irving de un rol en el que ejecute menos tiros…) degenera en dudas que los Cavs deberán solventar a base de trabajo según avance la temporada. Ya han mostrado una mejoría en los tres últimos choques, pero hará falta más tiempo y paciencia para ver si este esfuerzo da sus frutos

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados