Se habla de:

Fútbol inglés

article title

Claudio y los secretos del Leicester

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Claudio Ranieri, entrenador del líder de la Premier League, concedió unas líneas a ‘The Guardian’ para contar su vida, su obra y su ‘milagro’ del Leicester City a todos los lectores. Así ha sido, así ha vivido y así ha gestionado el éxito de su equipo. Sin lugar a dudas, una lectura obligada para entender a la revelación de la Premier League.

Recuerdo mi primer encuentro con el presidente cuando llegué a Leicester este verano. Se sentó conmigo y dijo: “Claudio, este es un año muy importante para el club. Es muy importante para nosotros para alojarnos en la Premier League. Tenemos que estar seguros.” Mi respuesta fue, “Está bien. Nosotros trabajaremos en el campo de entrenamiento y lograremos el objetivo.”

Cuarenta puntos. Ese era el objetivo. Era el total de puntos que te aseguraba permanecer en la primera división, para darle a nuestros fans otra temporada de fútbol de la Premier League. En aquel entonces, yo no soñé con abrir el periódico el 4 de abril y ver al Leicester City en la cima de la tabla con 69 puntos. El año pasado en este mismo día, el club era el colista de la Premier League. Increíble.

Tengo 64 años de edad, así que no salgo mucho. Tengo a mi esposa desde hace 40 años, así que en mí día a día, trato de estar cerca de ella. Salimos al lago que hay cerca de nuestra casa o tal vez nos sentamos a ver una película. Pero últimamente, es más difícil, escucho a la gente de todo el mundo. Es imposible ignorar. He oído que incluso tenemos algunos nuevos partidarios en América animándonos. Tal vez han escuchado sus nombres ahora. Jugadores que eran considerados demasiado pequeños o demasiado lentos para otros clubes grandes. N’Golo Kanté. Jamie Vardy. Wes Morgan. Danny Drinkwater. Riyad Mahrez. Cuando llegué mi primer día de entrenamiento y vi la calidad de estos jugadores, sabía lo bueno que podrían ser. Desde ese día, sabía que teníamos una oportunidad de sobrevivir en la Premier League.

Este jugador Kanté, él corría tan fuerte que pensé que debía tener un paquete completo de baterías escondidas en sus pantalones cortos. Nunca dejaba de correr en los entrenamientos. Tuve que decirle, “Ey, N’Golo, despacio. Tranquilo. No corras tras la pelota cada vez, ¿okey?” Me contestó, “sí, jefe. Sí. Está bien“. Diez segundos más tarde, me miró y se puso a correr otra vez. Recuerdo como en un entrenamiento le dije, “un día voy a verte centrar la bola y luego rematar con un cabezazo tuyo”.

Él es increíble, pero no es la única clave. Hay muchas claves para nombrar en esta increíble temporada.
Jamie Vardy, por ejemplo. No se trata de un futbolista, este es un caballo fantástico. Tiene necesidad de libertad en el terreno de juego. “Usted es libre de moverse por donde desee, pero debe ayudarnos cuando perdamos el balón. Eso es lo único que pido de usted. Si empiezas a presionar al adversario, todos tus compañeros te seguirán“.

Antes de que jugáramos nuestro primer partido de la temporada, les dije a los jugadores, “quiero que jueguen para sus compañeros de equipo. Somos un pequeño equipo, así que tenemos que luchar con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma. No me importa el nombre del rival. Todo lo que quiero es que luchar. Si son mejores que nosotros, está bien, felicidades. Pero tienen que demostrar que son mejores“.

Hay una magnífica atmosfera en Leicester desde el primer día. Comienza desde el presidente y se va a los jugadores, el personal, los fans. Era increíble lo que sentí. En el King Power, había una energía tremenda. ¿Los fans cantan sólo cuando tenemos la pelota? Oh, no, no, no. Cuando estamos bajo presión, los fans entienden nuestro dolor y cantan desde el corazón, lo dejan todo. Entienden la complejidad del juego, y cuando los jugadores están sufriendo, están muy, muy cerca de nosotros.

Empezamos la temporada muy bien. Pero nuestro objetivo, repito, fue salvar al club del descenso. Los primeros nueve partidos, fuimos ganando, pero estábamos encajando muchos goles. Teníamos que marcar dos o tres goles para ganar cada partido. Antes de cada juego, decía, “vamos muchachos, vamos. Puerta a cero hoy“. Finalmente, antes del partido contra Crystal Palace, les dije, “vamos muchachos, vamos. Os ofrezco una pizza si mantenéis nuestra portería a cero“. Por supuesto, mis jugadores mantuvieron la puerta a cero.

Cumplí mi palabra y llevé a los chicos a Peter Pizzería en la plaza de Leicester. Pero tenía una sorpresa para ellos cuando llegamos allí. Dije, “Tenéis que trabajar para todo. Ahora os toca trabajar para la pizza, también. Vamos a hacer nuestra propia pizza“. Así que nos fuimos a la cocina con la masa, el queso y la salsa. Tras hornearla la comimos, fue muy buena, demasiado. Disfruté de varias porciones. ¿Qué puedo decir? Soy un hombre italiano. Me encanta mi pizza y mi pasta. Ahora, hacemos muchas ‘puerta a cero’. Una docena desde que les dije que les invitaba a pizza, de hecho. Pienso que esto no es casualidad.

Nos quedan seis partidos, y debemos seguir luchando con nuestro corazón y nuestra alma. Este es un club pequeño que está mostrando al mundo lo que puede lograrse a través de espíritu y determinación. Veintiséis jugadores, veintiséis cerebros diferentes. Pero un solo corazón. Apenas hace unos años, muchos de mis jugadores estaban en las ligas menores. Vardy trabajaba en una fábrica. Kanté estaba en la tercera división de la Liga francesa. Mahrez jugaba en la cuarta división francesa.

Ahora, que estamos luchando por un título, los fans de Leicester que encuentro en la calle me dicen que están soñando. Yo les digo, “Bueno, sueña con nosotros. Nosotros no soñamos, simplemente trabajamos duro“.
Pase lo que pase al acabar esta temporada, creo que nuestra historia es importante para todos los fans del fútbol alrededor del mundo. Da esperanza a todos los jugadores jóvenes por ahí que se les ha dicho que no son suficientemente buenos. Se pueden decir a sí mismo, “¿Cómo llegar al más alto nivel? Si Vardy puede hacer esto, si Kanté puede hacer esto, tal vez pueda yo”. No necesitas un gran nombre, no necesitas un gran contrato, basta mantener una mente abierta, corazón abierto, una batería llena y correr mucho. Quien sabe, tal vez al final de la temporada, tendremos dos fiestas con pizza.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados