Fútbol Español

article title

Círculo Rojo: El fútbol que se lee

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Javier Salvador (@JaviSL9) | El escritor uruguayo Eduardo Galeano decía que optó por las letras dado que sus pies no eran lo suficientemente habilidosos como para jugar bien al fútbol sin estar soñando. De ahí salió su Fútbol a sol y sombra, la constatación de que en el deporte tienen mucho que decir las palabras. Uno de los episodios que relata el uruguayo es el Mundial 86’. En él, Maradona pasó a la historia por dos obras que acabarían definiendo su carrera. Por un lado, la genialidad, una galopada desde el centro del campo que acabó en gol. Por otro, la ilegalidad, la trampa. Un balón llovido al área al que le sobran centímetros de altura. La Mano de Dios. Argentina venció a Inglaterra. No pudo haber mejor vencido para ‘El Pelusa’. La victoria de los ingleses en la Guerra de las Malvinas había servido a Margareth Thatcher para afianzar su popularidad en el Reino Unido. Su gobierno conservador sentó las bases para una nueva Inglaterra y una nueva Europa virada desde entonces al thatcherismo. El doblete de Maradona fue la revancha argentina.

Los símbolos encuentran en el fútbol un mar abierto donde lucirse. El fútbol, literatura que entra por los ojos, encuentra en el papel un campo de acción similar –o casi- al césped. El 27 de abril de 2014, Villarreal y Barcelona disputaban un encuentro liguero en El Madrigal. El lateral culé Dani Alves se acercaba al córner derecho del ataque culé cuando vio un objeto caer desde la grada. Se lo habían tirado a él. Su reacción fue casi instintiva: se lo comió. El aficionado medio no recuerda el resultado de aquel choque. El partido pasó a jugarse lejos del césped. El periodista Salva Moya profundizó sobre el hecho en su obra Mordisco al racismo, publicada por la editorial Círculo Rojo.

mordisco al racismo

El libro analiza el hecho desde todos los ángulos, incluyendo el de la víctima, el infractor o el árbitro, contando con la especial colaboración del protagonista, Dani Alves. Además, en sus páginas opinan John Carlin, Martí Perarnau, Juan Carlos Rivero, Enrique Ortego, Petón, Manolo Oliveros, o Juan Cruz. Fue galardonado como Mejor Libro de Deportes en la II Gala de la editorial que lo encumbró, Círculo Rojo, la editorial líder de la autoedición española.

Bajo este modelo, Círculo Rojo da la posibilidad a los autores de poseer los derechos de sus obras; unos derechos que son comprados en las editoriales tradicionales. Asesorado por un grupo de profesionales de la edición, maquetación y diseño, el autor tiene pleno poder sobre su obra desde el momento de su creación. Salva Moya venía de publicar Tarjeta roja al racismo con una editorial tradicional, desconocedor de la posibilidad de la autoedición. Lo hizo pensando en un objetivo primordial: llegar a las altas instancias del fútbol, ante las que denunciar el racismo. Y lo ha conseguido. Sus redes sociales son prueba de ello, con multitud de personalidades del mundo del fútbol apoyando su obra.

“Lo que más me ha llenado ha sido vender el libro a través de las redes sociales. Gente que no conocía para nada me ha escrito a Facebook interesándose por comprar mi libro. Ellos, los anónimos, han sido mis mejores lectores”, explica el periodista afincado en Almería. Autogestión en estado puro. No estamos hablando de un libro sobre fútbol. Mordisco al racismo traspasó la etiqueta y llegó a un público interesado en temas sociales. Hoy en día va por la cuarta edición.

En contra de lo que el prejuicio predica, el libro y el balón son amigos. De hecho, la literatura estuvo detrás del fichaje de uno de los mejores futbolistas de la historia. Corría el año 1984. Hacía dos que la selección brasileña había demostrado en el Mundial de España que hasta el mejor podía perder frente a Italia. En sus filas, como líder del centro del campo, corría –solo cuándo estaba obligado- Sócrates. Tras una carrera en Brasil, el mediocentro de la canarinha decidió dar el salto a Europa. Su destino fue extraño: Florencia. Consagrado como uno de los futbolistas con más calidad del mundo, Sócrates elegía a la Fiorentina, un equipo alejado del top. La razón: deseaba leer a Antoine Gramsci en su lengua materna.

La proliferación de la literatura sobre fútbol tiene en Círculo Rojo una prueba palpable. Bajo su paraguas de autoedición saltó a la palestra, con su Desarrollo profesional del entrenador de fútbol, Miguel Ángel Galán, hoy aspirante a presidir la Real Federación Española de Fútbol, competición en la que tendrá que derrocar al poderoso Villar, ocupante del sillón federativo desde 1988. El literato argelino Albert Camus jugó al fútbol durante toda su vida. Cuando sus pies dijeron basta, pasó del centro del campo a la portería. Él decía haber aprendido del fútbol su mayor lección sobre las obligaciones y la moral del hombre.

“Él es el único que está obligado a correr todo el tiempo […] y en recompensa de tanto sacrificio, la multitud aúlla exigiendo su cabeza. Los derrotados pierden por él y los victoriosos ganan a pesar de él […] Durante más de un siglo, el árbitro vistió de luto. ¿Por quién? Por él”. Estas palabras escribe Galeano sobre la figura del árbitro. Tras 25 años pitando, el colegiado español Manuel Ángel Pérez Lima decidió dejar de lado el luto y darse voz. Lo ha hecho gracias a La otra cara del arbitraje, gracias, a su vez, a la autoedición. La obra, nominada a los Premios Círculo Rojo de 2016, cuenta el estilo de vida que supone arbitrar. Podría haber sido enmarcada en la categoría de ‘Superhéroes’. Pero es un árbitro. Un villano.

arbitraje

Pérez Lima, a quien recordarán como el colegiado que dio validez al gol con la mano del Kun Agüero al Recre, se muestra contento con la experiencia, en la que anda promocionando la segunda edición. Para 2017 prepara un segundo libro. La otra cara del arbitraje tuvo un enfoque didáctico. Ahora promete ser cañero. “Para publicar, las editoriales tradicionales suelen buscar el morbo. Tuve ofertas a cambio de ser más crítico en el contenido, lo que traería más ventas. Pero yo no quería hacerlo, quería un libro de valores, didáctico. La única posibilidad de publicarlo desde esa perspectiva fue Círculo Rojo y la autoedición. Sin interferencias”, confiesa el excolegiado, que repetirá editorial para su segunda publicación.


Del Bosque, Benítez y Valerón

Por las obras de autoedicón de Círculo Rojo han pasado personajes reconocidos del mundo del fútbol. Cabe destacar a Vicente Del Bosque, el único entrenador español campeón de un Mundial de fútbol. Él fue el encargado de prologar la obra ¿Qué entrenador quiero ser? Una visión interior del liderazgo deportivo, escrita por Juan Antonio García Herrero.

Signo de que los banquillos atraen a la escritura es el prologuista de lujo con el que contó Gerard Nus Casanova para El calentamiento en el fútbol: Sesiones de entrenamiento y partidos, oportunamente prologado por el exentrenador de Real Madrid, Inter, Liverpool o Valencia, Rafa Benítez, a quien el autor conoce muy de cerca, ya que ha trabajado con él. Nus optó por Círculo Rojo por una sencilla razón: quería publicar un libro. Viendo lo complicado del panorama en el marco de las editoriales tradicionales, el entrenador optó por la autoedición de Círculo Rojo para llevar su obra al mercado.

 

Juan Carlos Valerón es otra de las caras conocidas que han puesto su sello con Círculo Rojo. El flaco futbolista canario colaboró escribiendo en el libro El entrenamiento del fútbol ofensivo de Javier Lavandeira. Tras una grave lesión que le mantuvo fuera de los terrenos de juego, Valerón conoció a Lavandeira, un entrenador de fútbol de La Coruña. El autor de la obra fue profesor de Táctica en la Escuela de entrenadores. El futbolista hizo las prácticas de entrenador con él en el juvenil del Dépor. Entonces surgió una relación de amistad que culminó en un capítulo de la obra del gallego.

Javier Lavandeira habla con orgullo de su experiencia con la autoedición y Círculo Rojo. A pesar de un notable éxito de ventas, el entrenador gallego habla de su obra resaltando el premio divulgativo, dada la amplia difusión. Su situación, antes de conocer la autoedición, era similar a la que viven muchos escritores. “Tenía una idea en la cabeza que nunca conseguía llevar a cabo. Entonces conocí Círculo Rojo, gracias a Internet, y a través de su web comprendí de qué trataba la autoedición. Como una de las imágenes de la obra es Valerón, no quería que las editoriales nos mangoneasen. Con Círculo Rojo y su autoedición, todos los derechos de la obra eran míos, y podría hacer con ella lo que quisiera”.

De la editorial almeriense habla maravillas: “Son personas tremendamente serias. Desde que edité el primer libro han crecido un montón y se lo merecen. Me ayudaron muchísimo en el primer momento”. Hoy, Lavandeira mira a Sudamérica, donde tiene pensado publicar conjuntas su primera obra, en la que colabora Valerón, y su segunda, Defender bien para atacar mejor, que también ha sido un éxito. Ambas, publicadas con Círculo Rojo y, por tanto, sobre las que él tiene todos los derechos.


Los clubes más humildes, las mejores historias

Personalidades aparte, los clubes también son protagonistas de las creaciones literarias. La editorial cuenta en su historial con diversos repasos a las leyendas de diferentes clubes humildes. En 2014, Agustín Abascal escribió El Alavés desde la grada en el que recopiló informaciones sobre ‘el Glorioso’ del fútbol español. Abascal estuvo quince años ligado al club vasco, siendo testigo de aquella histórica final de UEFA ante el Liverpool que acabó en manos inglesas. Pasados esos años de vino y rosas, llegaron las sombras de Piterman y el equipo descendió a Segunda B. Antes, Abascal fue despedido. El autor publicó esta obra en 2014, con el club estrenando la Segunda División en esta década. Hoy el Alavés vuelve a ser equipo de Primera.

hercules

 

Diferente trayectoria ha seguido en estas últimas temporadas el Hércules CF, sobre el que Manuel Piera escribió su obra Cabeza negra, así pasen cien años. En su libro cuenta la historia, contextualizándola con la actualidad, del equipo alicantino, que en el pasado 2014 cumplió un centenar de años. Pese a que en 2010 consiguió reunir a David Trezeguet y Valdez en su punta de ataque en Primera, hoy el equipo juega en Segunda B, Piera, alejado del mundo de la escritura, se decidió por la autoedición empujado por sus condiciones: era su primer contacto con la publicación de un libro y el tema era tan sumamente local que animaba a ello.

“Ha sido un éxito, ya fue nominado en la gala de premios de Círculo Rojo en la categoría de Deportes”, cuenta con orgullo Manuel, a la vez que confirma que va a publicar una segunda edición del mismo, una vez vendidas las quinientas unidades de la primera tirada. El objetivo del Hércules sigue siendo volver a Segunda División, el de Piera, más que el estrictamente deportivo, era ayudar a divulgar la historia de su equipo, lo que permitiese que la masa social del Hércules se volviese a enganchar al equipo. Lo consiguió. El campo se llenó en la promoción de ascenso a Segunda División, que acabó decantándose a favor del Cádiz, y su obra agotó todos sus ejemplares impresos.

Historia similar a la valenciana vivió el Xerez CD. Tras haber tocado el cielo de la Primera División, el equipo gaditano se vio abocado a la desaparición por su gestión económica. Sus aficionados, en un ejercicio de deconstrucción, se unieron con el objetivo de volver a disfrutar de sus colores. Aunque esta vez sería propiamente suyo. Es lo que se entiende como fútbol popular. Sobre él habla Javier Gómez en su Futbol Popular, Xerecismo en estado puro. Es el reflejo de una salida, quizá la única, a la que están destinados los clubes más humildes del fútbol nacional.

Menos nombre que Hércules y Xerez tiene el CD Salteras, al que Francisco Reyes Macías dedicó su obra Historia del fútbol en Salteras (1950-2013). En el lado contrario, Círculo Rojo publicó ¿Por qué somos del Atleti?, que fue producto oficial del Atlético de Madrid, y actualmente se encuentra trabajando en uno para el FC Barcelona.


Novelas con un denominador común: el fútbol

“El fútbol es la cosa más importante de las cosas menos importantes”, dice Valdano. Por ello, incluso los autores más novelescos se han interesado en él como constructor de ficción. Estas novelas también tienen su hueco en Círculo Rojo. Así, encontramos Futbolopatía, de Francisco Melero, que refleja una discusión en un duelo nada amistoso en una pareja con una final de Champions como trasfondo. Destaca a su vez Un balón entre los dos, en el que Domingo Torrente cuenta la historia de un adolescente, Chema, y la odisea que le supone jugar en un equipo de fútbol.

futbolopatia

La autoedición se ha revelado como una alternativa real y viable para todo tipo de autores. A los nóveles, les da la oportunidad de publicar su primer libro en el mercado; algo prácticamente impensable por la vía de las editoriales tradicionales. A los más consagrados, les da la libertad de ser dueños de su obra, que no es poco. Círculo Rojo se ha consagrado como la editorial nacional más relevante en este campo, convirtiéndose en un referente dentro de la literatura deportiva, para la que ha ampliado su horizonte de mira con la publicación de la agenda infantil de la gimnasta Almudena Cid. En su página web, www.editorialcirculorojo.com, puede conocerse, mediante un sencillo gráfico, cómo funciona la autoedición; además de otras muchas posibilidades, como solicitar información o consultar las tarifas para publicar un libro.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados