Baloncesto

article title

Cierran los octavos final del Mundobasket #Spain2014

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Jesús NOGUERA / Felipe ROMERO.- Este domingo se conocieron los últimos cuatro equipos en lograr el acceso a los cuartos de final del Mundial de Baloncesto que se está celebrando en España. En Barcelona, fueron lituanos y turcos los que dieron buena cuenta de los combinados oceánicos (no sin apuros). En Madrid, se vieron los dos partidos más destacados, con una Serbia y una Brasil que destaparon el tarro de las esencias para aplastar respectivamente a griegos y argentinos.

NUEVA ZELANDA 71-76 LITUANIA

Lituania sufrió de lo lindo pero de la mano de un soberbio Jonas Valanciunas, autor de 22 puntos y 13 rebotes, disputará ante Turquía los cuartos de final del Campeonato del Mundo tras derrotar por un apretado 71-76 a Nueva Zelanda, en un partido en el que los bálticos llegaron a disponer de ventajas de 15 puntos pero que los oceánicos, muy combativos y con un gran Webster (26 puntos), estuvieron a punto de llevarse.

El partido comenzó como se esperaba, con unos lituanos que demostraban su superioridad en todos los aspectos. Los bálticos sobre todo sacaban petróleo de su juego interior, con Valanciunas y Motiejunas percutiendo una y otra vez en la zona de un conjunto kiwi que se marchaba al final del primer cuarto 9-23 abajo.

Parecía que el partido iba camino de sentenciarse por la vía rápida, pero los lituanos se relajaron en el segundo periodo y los neozelandeses aprovecharon para no irse totalmente del encuentro y llegar vivos a la segunda mitad del mismo, con un 26-36 favorable al combinado europeo al llegar al descanso.

Se esperaba que Lituania, tras el paso por los vestuarios, diera la puntilla al choque en el tercer periodo, pero nada más lejos de la realidad. Valanciunas, foco en ataque de los suyos, dejó de aparecer con tanta asiduidad y el nivel defensivo lituano bajó a la vez que Corey Webster encontraba cada vez más fácilmente el aro rival. Con ello, Nueva Zelanda se apuntaba el tercer cuarto por 24-22 y llegaba a menos de diez puntos al último periodo (50-58).

En el inicio del último cuarto los neozelandeses se crecieron y la presión afectaba mucho a los lituanos. Tres triples de los kiwis ponían a falta de 7 minutos un punto arriba a Nueva Zelanda (59-58). Con las alarmas sonando en los bálticos, volvió a aparecer  Valanciunas y Lituania se mantuvo en el partido (65-65 a falta de poco más de 2 minutos). En el sprint final, el mayor empaque de los lituanos salió a flote y con un triple de Maciulis y una gran fiabilidad desde el tiro libre sentenciaban el sufrido pase a cuartos.

TURQUÍA 65 – 64 AUSTRALIA

En un partido con tintes épicos, Turquía logró un milagroso pase a cuartos de final tras derrotar a Australia por 65-64 en un encuentro  en el que el marcador estuvo dominado por los aussies durante la mayor parte del mismo. El pase de los otomanos tuvo nombre y apellido: Emir Preldzic, quien anotó dos triples en los últimos 48 segundos para mandar a los oceánicos a casa.

El primer cuarto  dejó a dos equipos destacando en diferentes facetas. Mientras que los australianos se empeñaban en atacar el aro rival y lograr puntos desde cerca, los turcos afinaban y engrasaban sus muñecas desde más allá de la línea de 6,75. Un poco el mundo al revés dado el presunto poderío turco en la zona con Asik, que no tuvo su día y solo anotó 4 puntos. Con alternancias en el electrónico, el primer periodo acababa con 15-18 a favor de los aussies.

En el segundo cuarto, los australianos continuaron mostrando buenas maneras, con un Baynes entonado en ataque y con Dellavedova dirigiendo la máquina. Con los oceánicos rindiendo a gran nivel, los turcos respondían desde la línea de tres y con el trabajo interior de Güler para llegar tan solo un punto abajo al descanso (34-35).

En la reanudación, el partido siguió la misma tónica que los cuartos anteriores. Australia volvía a salir enchufada, con Ingles muy entonado y dando a los suyos ventajas cercanas a los dobles dígitos. Pero de nuevo, como si fuera una repetición, los de Ataman respondían con Güler en la zona y, con un triple de Preldzic, se marchaban 46-50 abajo al periodo definitivo.

El último cuarto volvió a arrancar con los australianos recuperando sensaciones y la confianza gracias a la labor de sus estrellas y ponían tierra de por medio. Turquía trataba de engancharse al partido, pero los oceánicos aguantaban el tipo y una canasta de Dellavedova parecía sentenciar el duelo a un minuto del final (59-64).

Con todo perdido, Preldzic anotaba un triple a 48 segundos del final que daba vida a los suyos. En la siguiente jugada, Australia se comía la posesión y daba la bola a Turquía, que volvió a encomendarse a Preldzic en su último ataque. La jugada salió bien, y el triple antológico al más puro estilo Bodiroga del turco daba el pase a los otomanos a la siguiente ronda, donde espera Lituania.

SERBIA 90 – 72 GRECIA

Para sorpresa de muchos Serbia ha pasado por encima de una Grecia irreconocible y jugará el miércoles contra Brasil por un puesto en semifinales. Con Bogdanovic y Bjelica como primeras espadas, los balcánicos han superado ampliamente a unos helenos faltos de liderazgo y de juego colectivo. Aunque Serbia y Brasil se enfrentaron en grupos con victorias para los brasileños, el partido del miércoles será otra historia.
El inicio de partido fue fulgurante, ambos equipos no encontraban una defensa contundente para los ataques del rival. Kalinic, con más puntos ayer que los que llevaba en el resto del campeonato, emergía como líder de una Serbia muy acertada. Grecia muy atascada ofensivamente, especialmente por la oposición interior de Krstic y Raduljica, solo producía con Printezis y su característico tiro (23-20).

Los griegos necesitaban un cambio más mental que de juego y Katsikaris dio entrada a Kaimakoglou ,que había realizado una gran primera fase, y a una zona 2-3. Pero es que Serbia encontraba respuesta hasta en sus suplentes. Ahora eran Bogdanovic y Krstic los que anotaban con facilidad. Grecia se agarraba a individualidades de Antetokounmpo y de Mantzaris para mantenerse en el luminoso (35-35). Los de Katsikaris mejoraban al ritmo de Zisis el cual pondría por encima a los suyos a un minuto del descanso (41-42). El preparador serbio paró el tiempo y le salió mejor que a pedir de boca. Un parcial de 5-0 con un 2+1 de Kalinic mandaba el encuentro a los vestuarios (46-42).

Serbia seguía en estado de gracia en ataque. Con Raduljica, al cual los pívots griegos no lo podían parar, y Bogdanovic en modo killer, acabó con 21 puntos,  le endosaba un parcial de 9-2 que obligaba a Katsikaris a parar el partido con 59-52.
Pero nada. Grecia carecía del carácter que lo había llevado a reinar el grupo B y anímicamente estaba muerto. Los balcánicos sacaban faltas y jugaban a su antojo ante un rival que estaba en sus peores momentos. De ahí que la ventaja crecía hasta rondar la decena de puntos (64-53).

Era el momento para grandes jugadores y ahí dieron la cara dos de ellos, ambos serbios. Con Teodosic controlando el partido y Bogdanovic finalizando los ataques, los de Djordjevic se marcharon en el luminoso. Un final que se presuponía igualado acabó en una fiesta serbia que ya ganaba por diferencias cercanas a los veinte puntos. Solo Calathes daba la cara por los griegos. Contundente victoria serbia que busca ser la selección de antaño. De momento, ya están en cuartos.

ARGENTINA 65-85 BRASIL

Paseo de Brasil ante Argentina en una de las derrotas más dolorosas para el baloncesto albiceleste. Tras una mala primera mitad, los brasileños se desataron y no dieron opción alguna a los argentinos. Raulzinho Neto brilló sobre el resto con 21 puntos y guió a su equipo a unos cuartos de final donde ya los espera Serbia. En grupos en enfrentaron y ganó Brasil, ahora se verán las caras de nuevo por una plaza en las semifinales del Mundial de España.

El partido prometía mucho, y el comienzo no decepcionó. Argentina era consciente de su déficit de centímetros en la zona y su propuesta era apostar fuerte por el tiro exterior. Esto tiene un inconveniente, el acierto. Los de Lamas no lo notaban ya que estaban excelsos desde el perímetro con Prigioni a la cabeza. Brasil se mantenía en el luminoso como podía con acciones de sus mejores hombres, pero el porcentaje de los albicelestes era letal. Con 5 triples en los primeros diez minutos los de Mar de Plata se iban muy por encima al final del primer cuarto (13-21).

Mas, lo de Ruben Magnano sabían que el choque iba a ser muy largo. Con un parcial 5-0 inicial su equipo estrechaba diferencias (18-21). Sin embargo, Prigioni volvió a coger la manija de las operaciones para que los argentinos cogiesen de nuevo una renta holgada (20-27). Guillerme con un 3+1 despertaba a los suyos aunque Leo Gutiérrez respondía con otro triple. Continuaban los intercambios de golpes entre dos equipos que ya se habían desatado. Las diferencias al descanso eran cercanas (33-36). Si los argentinos iban por delante era merced a la gran actuación de Pablo Prigioni que acumulaba 15 puntos, 4 rebotes y 3 asistencias para 21 de valoración.
Brasil tras una mala primera parte necesitaba encontrar un equilibrio exterior-interior. Esto lo encontraría a la vuelta del paso por vestuarios, algo que sería definitivo en el devenir del partido. Con un parcial inicial de 15-3 para Brasil, que había logrado meter a sus mejores hombres en el partido, el choque se desequilibraba (48-39). Campazzo y Hermann buscaban el “alma” argentina, sin embargo era demasiado tarde. Los verde amarela ya habían entrado en una química de juego y anotación que los hacía verdaderamente imparables. Al final de los treinta primeros minutos se iban ganando por 57-49.

Por si el choque no estaba ya visto para sentencia, un nuevo parcial amarillo de 18-6 lo acababa de rematar. Con un Raulzinho Neto espectacular en la dirección, Brasil volaba para aplastar el eterno rival. Un adversario que estaba en la lona y sin ideas, solo Selem Safar ponía algo de luz con 10 puntos en el último período. En mitad de la exhibición de Neto, acabaría con 21 puntos, Argentina agonizaba en una de las derrotas más duras vividas por esta generación. Y por ese lado viene la parte amarga de esta derrota.

Quizá sea el último partido de un grupo de jugadores que se lo han dado todo al baloncesto argentino. Un sinfín de buenas actuaciones donde brilla con luz propia el oro de Atenas 2004. Los aficionados del baloncesto sueñan con que esta generación baile un último tango con sabor olímpico. Este grupo de amigos merece una despedida a la grande. Río 2016 los espera con los brazos abiertos.

(Fotografía: Laurent Argueyrolles / L'Équipe)

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados