Se habla de:

Fútbol alemán

article title

Chicharito Hernández, recompensa al trabajo

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Las personas que son creyentes piensan que las cosas ocurren por alguna razón, que si ocurre algo no muy bueno en tu vida debes seguir trabajando y esforzándote como siempre porque tarde o temprano, el destino te lo devolverá recompensándote esa constancia. Entre esas personas, se encuentra Javier Hernández Balcázar. Tal vez ese nombre no os suene, pero seguro que sí os sea más reconocido el de Chicharito. Este sobrenombre es en honor al cariñoso diminutivo de Chícharo por sus ojos verdes parecidos al de los guisantes o chícharos, que es como se le conocía a su padre y ex jugador de la selección mexicana, que formaba dupla con el gran Hugo Sánchez. Si de Chícharo se llegó a Chicharito, en Alemania han llegado más allá y ya comienza a oírse en las bocas de los aficionados el sobrenombre de Chicharitor, ya que con sus goles está consiguiendo el cariño y admiración de todos los aficionados aspirinas. Pero hasta llegar hasta aquí ha ido superando tramos en su carrera en los que no ha podido lucir esa sonrisa con la que deslumbra cada día la Bundesliga.
 

 

Este mexicano, nacido en Guadalajara, dio el salto a Europa de la mano de un todopoderoso club inglés, el Manchester United, en el 2010. Su llegada no pudo ser mejor ya que cuando apenas llevaba un mes en el club de los diablos rojos, consiguió anotar un gol en la Community Shield y levantar su primer título en suelo europeo, frente a un Chelsea que venía de ganarlo todo el año en Inglaterra. Ese mismo año terminó conquistando la Premier League, en semifinales de FA Cup e incluso casi consigue el trofeo deseado por todos los jugadores, la Champions League, aunque cayeron en la final frente al F. C. Barcelona por 1-3.  Pese a dar muestras de una gran calidad, la competencia con otros jugadores era enorme, sobre todo porque tenía que disputarse el puesto con un Rooney en estado de gracia, y el joven delantero mexicano no disfrutaba de todos los minutos que él quería, ya que era usado para el tramo final de las segundas partes y solo conseguía ser titular en los partidos de copa, pero Chicharito lo asumía y trabaja cada día luchando por hacerse un hueco en el once de Sir Alex Ferguson. En la temporada 2012/2013, conseguía de nuevo ser campeón de Inglaterra con el Manchester United. Los dos años siguientes fueron iguales para Chicharito, habitual del banquillo, pero si algo le caracteriza es que nunca se da por vencido y seguía trabajando cada día en busca de esa recompensa tan deseada.

En el verano de 2014, el Real Madrid buscó en él una alternativa en ataque y se marchó a España cedido. No llegó a tiempo para ser campeón con el Madrid de la Supercopa de Europa pero si celebró con sus compañeros la Copa Intercontinental. Su don de palabra, su educación siempre latente y sus ganas de trabajar pronto, calaron en la afición blanca y el 14 pronto se vio en la espalda de los seguidores madridistas. Pese a comenzar el año igual que en Inglaterra, sentado en el banquillo, la garra que ponía en los minutos que Ancelotti le daba y el esfuerzo constante por sudar la camiseta los minutos que estaba sobre el césped, hizo que se ganara la titularidad. Y el mexicano respondió como siempre lo hace, dejándose el aliento y haciendo disfrutar a la afición con grandes actuaciones y soberbios goles, sobre todo aquel al Atlético de Madrid que los clasificó para las semifinales de la Champions League. Su campaña en España no pasó desapercibida para muchos clubes pero una vez más volvió a Manchester, esta vez a las órdenes de un Louis Van Gaal que dejó claro que no contaría con él. Desde Leverkusen se hicieron eco de esta situación y en busca de un delantero que acompañase a Kieβling en ataque o incluso le sustituyera, se pusieron en contacto con el mexicano.
 

 
Y llegó a Alemania, a la Bundesliga, al Bayer Leverkusen, a su nueva casa. Desde que se hizo oficial las redes sociales del club se dispararon y las ventas de camisetas se multiplicaron en el mercado, aunque por primera vez tuvo que abandonar el 14, ya que está en posesión del suizo Mehmedi, y lucir su nuevo número, el 7. Llegó con la liga ya comenzada, en la jornada 4, pero desde el primer momento, el entrenador Roger Schmidt hizo ver que Chicharito iba a ser una pieza clave en su esquema y en apenas dos partidos ya formó parte del once titular. Y tras 20 partidos con la camiseta aspirina ha conseguido grabar su nombre de varias formas, desde ser el primer mexicano en conseguir un hat-trick en Bundesliga hasta el premio de mejor jugador del mes de Noviembre en liga con una cifra goleadora espectacular de 17 tantos. Ha hecho enamorar a la afición de Leverkusen no solo con sus goles, sino con su capacidad de trabajo, de entrega, de no dar un balón por perdido nunca y como siempre ha hecho, dar hasta el último aliento por la camiseta que lleva puesta. Eso la afición lo valora y lo siente y por eso se ha convertido en el estandarte de este Bayer Leverkusen, que disfruta de un fútbol contagiado por su sonrisa.

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.“ Mahatma Gandhi

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados