Fútbol Europeo

article title

Charlie Austin, de albañil a capataz del QPR

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Curiosa la historia de este jugador inglés llamado Charlie Austin que se ha convertido en la gran sorpresa de la temporada en Inglaterra. A sus 25 años está causando sensación en la Premier League, donde lleva 11 goles en 15 partidos disputados. No ha sido fácil el camino que ha debido de atravesar para llegar hasta ahí. Hasta hace apenas cinco años, el a día de hoy tercer máximo goleador de la liga inglesa, llevaba una vida poco habitual en un futbolista. Era albañil.

Como puede cambiar la vida en un lustro. En este caso cambió para bien. A las cinco y media de la madrugada sonaba el despertador en la casa de Austin para montarse en una furgoneta con diez compañeros y dirigirse a la fábrica de ladrillos de su padre. El fútbol era para él un hobby. Tras pasar por las categorías inferiores del Reading, y haber jugado en el mismo equipo de barrio que Theo Walcott, disfrutaba de su tiempo libre en el Poole Town, un equipo de la novena división inglesa. Cerca estuvo de dejar el equipo, porque en algunas ocasiones debía desplazarse lejos y llegaba a casa de madrugada. Sólo un par de horas de sueño y vuelta a trabajar.

Pese a todo, Austin siguió luchando, y en Octubre del 2009 fichó por el Swindon Town, equipo de la League One, la Tercera División Inglesa. Marcó 31 goles en 54 partidos, cifra bastante notable. En Enero del 2011, el Burnley se fijó en él. Un Burnley que estaba en la Championship, la Segunda División Inglesa. El sueño de ser futbolista comenzaba a cumplirse. Anotó 44 goles en 90 partidos. Seguía con su olfato goleador muy afinado, y fue en el mercado veraniego del 2013 cuando le fichó un recién descendido Queens Park Rangers. Sus 17 goles esa temporada en liga fueron cruciales para conseguir el ascenso.

Y así llegamos a esta temporada. Dueño y señor del QPR. Sus 11 goles son el 55% de los goles del conjunto londinense. Su rendimiento es tendencia y no sería de extrañar que el seleccionador inglés, Roy Hodgson, contara con él para algún partido. -¿Tuvo ambiciones cuando compaginaba el ladrillo con el balón? -¡No tenía ninguna!”, contestó recientemente a The Independent. “No me preocupaban mucho las ambiciones. Jugaba en el Poole Town, ¿Quién iba a descubrirme?“. Hoy todavía mantiene contacto con el equipo, y al parecer por aquel entonces había quien sí tenía esperanzas en él. Según el propio diario inglés, un grupo de aficionados apostó 150 libras a que algún día Charlie Austin marcaría un gol con Inglaterra

Sin duda Charlie Austin está viviendo su mejor momento y él lo sabe. “Recuerdo un día, cuando tenía 17 años, trabajando en un sitio que se llamaba Overton. A las dos de la tarde estábamos empapados y me sentía como si tuviera la espalda de cristal. No me podía ni doblar y estaba cubierto de barro. Si alguna vez me canso del fútbol, me acordaré de ese día” declaraba Austin en una entrevista al diario británico The Guardian antes de fichar por el Burnley.

Esta es la historia de un jugador que, con mucho sacrificio y esfuerzo, ha logrado cumplir su sueño de ser futbolista. No tiró nunca la toalla. Además, es un jugador que aún tiene mucho que aportar. Es joven. Si sigue a este nivel, no sería raro verle en un equipo de más calidad y nombre en un futuro, pero ahora tiene una misión que cumplir: ser el capataz del QPR y conseguir la permanencia.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados