Miscelánea

article title

Cerci y la dependencia de los cuernos del Toro

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Enrique JULIÁN GÓMEZ – No es nada extraño ver equipos cuyo rendimiento está supeditado en gran medida a las actuaciones de un solo futbolista. Una dependencia que puede tener efectos positivos sobre el rendimiento del equipo -veáse el Parma de Giovinco, por poner un ejemplo reciente- pero que puede tener un reverso de la moneda menos halagüeño. Esta temporada, una situación de esta índole se está viviendo en Torino.

El Toro este año es Alessio Cerci. Es muy fácil para un equipo de las características del Torino tener a un futbolista como Cerci, al que le lanzas un melón y ya te ha creado una ocasión de gol. Una mina en el fútbol italiano. El eléctrico extremo ha encontrado la madurez, aquella cuya ausencia lastró su etapa en la Fiorentina, en el equipo granata, suficiente para echarse el equipo a las espaldas y de paso volver con paso fuerte a la Nazionale. Cerci es el cuerpo pero también los cuernos de este Toro, que golpean hasta el punto de que ha participado, con goles, asistencias o bien participando activamente en la jugada, en 15 de los 22 goles que ha realizado su equipo esta temporada en Serie A.

Más allá de Cerci, el pesimismo cundía sobre las posibilidades del equipo turinés. Un equipo disminuido en su potencial tras el mercado de fichajes en casi todas sus líneas y con la incógnita que suponían fichajes como Farnerud, El Kaddouri o Immobile. De momento, individualmente están funcionando, el sueco mostrando pulmón y llegada, el mediapunta marroquí sacando gotas del talento del que se disfrutaba en Brescia hace dos años e Immobile anotando con relativa regularidad, la que le faltó precisamente en Genova, en una temporada con más bajos que altos.

Sin embargo, el Toro no termina de funcionar como equipo, débiles en defensa, pese al intento de Ventura de ocultar sus defectos mediante la acumulación de defensas, y poco determinantes en los momentos clave, situación que se ha traducido en una importante pérdida de puntos que tenían en su mano. Los partidos con Cagliari, Livorno, Inter, Sampdoria o Verona son algunos ejemplos. En todos ellos el Toro en ventaja, ninguno de ellos terminó con victoria. Lo mismo que ocurrió ante el Genoa, donde un mal marcaje en defensa propició el gol del empate de Biondini y los constantes rechaces del ágil Mattia Perin en la meta genoana que dieron al traste con las acometidas del Toro en busca de arreglar el desaguisado impidieron que los tres puntos volaran de nuevo a Torino.

Así, pese a tener a Cerci, y gracias a tenerle, se mantiene cómodo en mitad de la tabla, pero solo ha ganado tres partidos, apenas uno en los últimos dos meses. Es lo positivo de tener a un jugador como Cerci, que genera goles y puntos apenas con pasarle un balón y dejarle actuar a su libre albedrío. Que conlleva lo negativo de depender tanto de un solo jugador, de su forma e inspiración, con un equipo alrededor que a veces no puede seguir su ritmo y que pierde su solidez competitiva, siempre en función de un solo futbolista. A Cerci se encomiendan los tifosi para salvar la temporada. Pero difícil que lo pueda hacer solo.

[Sigue toda la actualidad del Torino en @ToroSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados