Fútbol italiano

article title

Cavani, la primera pieza del dominó

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Alessandra Roversi En la era de los falsos “9” y la falta de gol, los pocos delanteros centro que quedan en circulación están destinados a marcar el ritmo de este mercado de verano. De ese pequeño grupo de goleadores de talla internacional, ahora mismo es Edinson Cavani el objeto del deseo de Real Madrid, Chelsea y Manchester City entre otros.

El capocannoniere de la Serie A se ha convertido en el plan A de grandes clubes. A muchos gusta menos que otros, pero en realidad es sólo menos mediático. Quienes han tenido la oportunidad de verle jugar en vivo saben que se trata de un talento cristalino que merece vestir la camiseta de algún grande de Europa.

En sus últimas tres temporadas, con el Napoli, Cavani ha logrado números que rozan lo surreal: 104 goles en 138 partidos en un campeonato en el que históricamente predomina la defensa. Y sin embargo, la grandeza de Cavani no está en sus números que superan incluso a los del propio Diego Armando Maradona en el Napoli, sino en su ductilidad técnico-táctica. Cuando daba sus primeros pasos en el fútbol europeo, con el Palermo, aparecía como extremo de ataque porque la primera referencia ofensiva del equipo era Fabrizio Miccoli. También Oscar Washington Tabárez, entrenador de Uruguay, lo pone a jugar lejos del arco para que sea el acompañante de Luis Suárez.

Cavani tiene un despliegue físico indescriptible. Capaz de recorrer 70 metros en cada jugada, es un atacante ágil y veloz con un amplio repertorio: desde el olfato de gol para anotar goles a pocos pasos de la puerta, al tiro desde la media distancia y el cabezazo.  Sabe jugar con ambos pies, tiene regate y se adapta a cualquier módulo. Es un atacante moderno, de esos que cualquier entrenador sueña con tener.

En este verano, el uruguayo dictará las pautas de este mercado de fichajes, no sólo por a nivel económico (su cláusula es de €70M) sino también porque una vez haya decido cuál será su futuro, los clubes que no habrá escogido deberán virar hacia su plan B. Cuando finalmente Cavani decida cuál será su nueva casa, comenzarán a rodar todas las piezas de una larga fila de dominó.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados