article title

Cassano quiere coger su último tren para el Mundial

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Joel SIERRA“No me importa la crisis del Milan, yo tifo Inter”. Esas fueron las palabras de Antonio Cassano minutos después de haber hecho estallar la caja de los truenos en pleno San Siro. Tan claro y temerario como siempre. Los dos goles a su exequipo -una doppietta que hacía cinco años que no conseguía- sirvieron para que el Parma cosechase una nueva victoria y se aupase a sólo dos puntos de la cuarta posición. Los parmesanos encadenan ya dieciséis partidos consecutivos –y subiendo- sin conocer la derrota. Una racha imparable que hace que sigan desprendiendo un claro aroma europeo cada vez más reconocible entre las gradas del Ennio Tardini.

Los crociati están rindiendo de forma más que notable a nivel grupal, si bien mucha parte de la culpa de tan espectacular estado de forma la tiene ‘FantAntonio’, el principal baluarte goleador con sus once tantos hasta ahora. Una marca que se sitúa a sólo tres goles de su mejor registro personal en Serie A, que data de hace exactamente diez temporadas cuando todavía deslumbraba en las filas de la Roma. Al amparo de la guía serena y dúctil pero exigente de Roberto Donadoni, Cassano mantiene álgido su talento -tantas veces desperdiciado- y ha vuelto a convertirse en un futbolista competitivo, alcanzando su mejor nivel físico y superando, con creces, al jugador que se pudo ver a ambos lados de Milán en las dos últimas campañas.

El fantasista de Bari ha dejado en segundo plano sus célebres cassanate y ahora habla más y mejor dentro del terreno de juego que extramuros, pese a que siempre deje alguna de sus inconfundibles perlas. Más centrado y cerca de la portería rival, Cassano está agradecido por el trato recibido de parte de su entrenador y se muestra satisfecho con su evolucionado rol de ratón de área que conserva intacto su connatural agudeza con el balón en los pies. “Jugar de primer delantero me gusta y además corro menos”.

A sus 31 años, sueña con debutar en un Mundial después de haber estado en las tres últimas Eurocopas de forma consecutiva -en 2008 con Donadoni, precisamente- y de no haber vuelto a pisar la Nazionale desde la última de ellas. Un objetivo complicado pero no imposible. Prandelli ya le incluyó en 2012 tras meses de inactividad después del ictus isquémico que sufrió y su rol de punta más asociativo y técnico pueden hacerle ganar enteros si consigue refrendar su excelente momento actual con un buen sprint final de temporada. “He bajado kilos, estoy a dieta y ahora sólo como focaccia una vez por semana. Si consigo estar en mi primer Mundial seré el hombre más feliz del mundo”.

Aunque oficialmente cedido por el Inter en esta su última campaña contractual con los nerazzurri, desde la directiva del Parma ya se han apresurado en afirmar públicamente que el jugador es ya suyo a efectos prácticos. Si bien, Cassano ha vuelto a alimentar los rumores tras las voces que lo relacionaron con una posible vuelta a la Sampdoria hace unos meses y ha dejado entrever un nuevo cambio de aires en un futuro cercano. “Al extranjero no voy más, a la Juventus ya la rechacé tres veces porque no es para mí, Napoli sería la plaza ideal”, declaró en Mediaset Italia, donde también dijo que no descarta seguir en Parma hasta el final de su carrera. Una continuidad que colmaría los anhelos del presidente Ghirardi y de toda la sociedad gialloblù pero, como ante los defensas sobre el césped, con Cassano casi nunca se sabe a ciencia cierta cuál será su siguiente movimiento.

Tan insolente como genial, tan extraordinario como irreverente; ‘Il Bambino’ siempre será un jugador distinto, un elemento diferencial, la ruleta imprevisible que aúna calidad bárbara y altisonantes salidas de tono a partes iguales, que es capaz de maravillar o de caer en la más absoluta autocomplacencia. Sin embargo, ahora parece estar más asentado que nunca y ha vuelto a ser tan decisivo como lo era hace diez años. Mientras tanto la bola sigue girando para acabar cayendo en el número exacto por el que haya apostado. Y seguir ganando. Él, su club y quién sabe si Italia entera. Si y sólo si Cassano quiere.

[Sigue toda la actualidad del Parma en @ParmaSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados