Miscelánea

article title

Carta del speaker del Napoli a Gonzalo Higuaín

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Cuando era niño, me solía enamorar de las niñas más guapas de la escuela. Era pequeño y no era guapo, así que, al final, pese a mis cartas de amor y disponibilidad para cargar sus mochilas, no llegaba a ningún lugar.

Hoy, he cambiado y me enamoré de Vale, que me ama también, y con quien casi tengo dos hijos (lo digo así porque Lorenzo llega en Septiembre). ¿Cuándo me enamoré y el sentimiento no fue recíproco me sentí lastimado? Es cierto. ¿Cuándo la chica a la que amaba me ignoró le dije que, de todos modos, no estaba tan interesado en ella? También.

¿Por qué digo esto? Porque a veces nos enamoramos (yo el primero) de alguien o algo que, simplemente, no quiere ser amado. Quizá puedas pasar una buena tarde juntos o un par de temporadas, pero sin amor. Dar y recibir, les llaman profesionales.

No puedo negar que celebré y casi llore de felicidad -por Higuaín- y tampoco puedo negar que lo que escucho y leo no me decepciona, pero siempre lo he dicho: la fortaleza del Napoli está en los aficionados.

Hemos caído y nos hemos levantados tantas veces…En nuestro vocabulario no decimos “trabajo” decimos “lucha”. Estamos acostumbrados al sufrimiento. Los campeones vienen y van, pero los afincados en las tribunas con sus camisetas, azul como el cielo, estarán ahí por siempre.

Decibel Bellini

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados