Se habla de:

NBA

article title

Camisetas NBA, ¿merchandising o tradición?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La semana pasada, durante el partido que enfrentaba a los Cleveland Cavaliers contra los New York Knicks, sucedía esto:

LeBron James rompía las ajustadas mangas de su camiseta en medio del partido. Esta es solo la última muestra de un hecho que viene quedando claro en los últimos años: a los jugadores no les gustan las camisetas de manga corta.

La moda de la manga corta en la liga NBA comenzó en la temporada 2012-2013. Adidas, la marca que tiene los derechos de la ropa NBA desde 2006, decidió apostar por este tipo de camiseta para aumentar las ventas. Desde la marca alemana veían que los aficionados a la NBA no usaban las camisetas para vestir, cosa que si hacían los aficionados al fútbol en Europa, y pensaron que al incluir las mangas la cosa cambiaría.

Salvatore LaRocca, encargado del departamento de merchandising mundial de la liga lo expresaba así en 2013: “A lo largo de los años, las ventas de nuestras camisetas tradicionales han crecido en todo el mundo. Pero muchos hombres están más cómodos vistiendo camisetas con mangas que sin ellas, así que la idea de que nuestros clientes estarían interesados en vestir una camiseta con mangas tiene sentido para nosotros”. Es innegable que en estos últimos años cada vez se ve más gente con camisetas NBA por la calle, la liga cada vez es más popular y eso se nota en las ventas. Lo que no está tan claro es que a los aficionados les gusten estas camisetas. En España, el Real Madrid de baloncesto a punto estuvo de apuntarse a la moda. Florentino Pérez confirmó en junio de 2013 que el equipo iba a jugar de manga corta la siguiente temporada. Finalmente no fue así.

El primer equipo en usar la controvertida equipación fueron los Golden State Warriors, que estrenaron las camisetas con una victoria en la prórroga ante los San Antonio Spurs por 107 a 101. Muy pronto empezaron a aparecer algunas voces criticando la medida, pero aun así la liga siguió adelante con su experimento. En el verano previo a la temporada 2013-2014 se desveló que 5 equipos tendrían como uniforme habitual una camiseta con mangas, mientras que serían 20 en total los que las usaran a lo largo de la temporada. Las reacciones al conocerse la noticia no se hicieron esperar. Jugadores como el por entonces pívot de los Pacers, Roy Hibbert, expresaron su malestar al ver las camisetas que les iba a tocar vestir en la temporada.

Durant y JR Smith con las camisetas navideñas de la NBA en un Knicks - OKC

Durant y JR Smith con las camisetas navideñas de la NBA en un Knicks – OKC

La polémica saltó después del día de navidad. El día de navidad en la NBA es una de las fechas más importantes en el calendario, la liga suele fijar partidos atractivos que implican a buenos equipos, ya que todos los partidos se emiten por la televisión nacional. Los equipos suelen jugar estos partidos con algún uniforme especial. Para ese año la liga impuso que se jugara con camisetas con mangas y Nets, Bulls, Knicks, Heat, Lakers, Thunder, Spurs, Rockets, Clippers y Warriors jugaron sus partidos así. Las críticas de los jugadores no se hicieron esperar.
Beno Udrih se remangó la camiseta tras fallar estrepitosamente un triple en el partido que enfrentaba a los Knicks y a los Thunder.

Tras el partido afirmó que las mangas afectaban a su manera de tirar. No fue el único que se quejó. Tras el partido que jugaron los Heat con los Lakers, LeBron James se quejó de que la camiseta incomodaba a sus compañeros: “No puedo tener a los tiradores de mi equipos distraídos pendientes de unas mangas en lugar de estar en el partido”. Otro peso pesado de la NBA como Dirk Nowitzki se manifestaba en Twitter contra los uniformes: “Llamadme de la vieja escuela, pero las camisetas con mangas de hoy son horribles”. El dueño de los Dallas Mavericks, el polémico Mark Cuban, fue quizá el más contundente: “Las odio. Hacen que nuestros jugadores parezcan un equipo de wrestling de instituto más que uno de baloncesto. Podría haber pensado en mejores maneras para vender camisetas de manga corta, por ejemplo llevándolas en una situación más casual. Podríamos haber hecho a los ayudantes y a los utilleros llevarlas si el asunto es vender camisetas”. Pese a todo, la liga siguió promocionando las camisetas, y las camisetas del All Star Game de esa temporada, disputado en Nueva Orleans, también fueron de manga corta.

Tras el partido contra los Knicks que comentábamos al principio, LeBron declaró que había roto la camiseta “Porque estaba frustrado consigo mismo. Estaba fuera de ritmo, y la camiseta era lo único a lo que podía culpar. No estaba metiendo ni un tiro, asique tenía que culpar a algo”. Aunque LeBron no quería excusarse en la camiseta, está claro que no le gusta jugar así. Las camisetas con mangas incomodan a muchos jugadores, y la NBA no debería permitir que algo así influyera en el desarrollo de los partidos. Además, las camisetas sin mangas son un rasgo distintivo del baloncesto como deporte, desprenderse de ellas por motivos comerciales (aunque parece que los aficionados siguen prefiriendo la clásica) sería algo terrible para la NBA.

Adidas dejará de producir las camisetas NBA para la temporada 2016-2017. Nike, que ya estuvo a cargo de la producción en el pasado, comenzará a producirlas en la temporada 2017-2018. Probablemente, con la salida de Adidas llegará el fin de las camisetas de manga corta. Un experimento fracasado, que sigue sin gustar a los jugadores, ni a los aficionados.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados