Se habla de:

Fútbol italiano

article title

Calcio Dantesco (cap. XIV)

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La 14ª jornada de Serie A dejó como siempre protagonistas, individuales y colectivos. Nombres propios que describen una jornada en la que el Napoli se sitúa líder tras vencer en un partido para el recuerdo a la Juve, la Roma entró en modo debacle, la Juve sigue en racha y el Verona último sin ganar. Cielo, purgatorio o infierno, allí llega el alma de los protagonistas de esta semana en la Divina Comedia del Calcio. Una jornada vista por Dante.

CIELO

Pepe Reina. El Napoli es líder por primera vez desde hace 25 años y el Scudetto con Maradona. Sarri es el cerebro, Higuaín el ejecutor: doblete ante el Inter y capocannoniere. En este contexto, se habla poco del cancerbero español: Reina volvió a Nápoles por amor a la ciudad y para devolver el candado a la portería partenopea. Cerrojo.

Edy Reja. Orden y disciplina en defensa; talento diferencial en ataque. Con el técnico friulano el Atalanta superado la mediocridad y encontrado la clave para devolver la estabilidad a la Dea. El buen papel en todas las líneas de los Gómez, Morález, Grassi, Stendardo o Sportiello es general y el triunfo en Roma el mejor ejemplo. Bloque.

PURGATORIO

Marco Borriello. El bomber por excelencia del Calcio -con permiso de Vieri- no se cansa de meter goles, también dentro del campo. Borriello salió en Marassi, revolucionó el partido, anotó un gol, asistió otro y dio el primer triunfo a domicilio de la historia al Carpi en Serie A. Ya suma 100 goles en la élite con nueve equipos diferentes. Gladiador.

Mario Mandzukic. Pese a que los primeros meses del croata de la Juventus no están siendo ideales, los números hablan a su favor. En el último mes, que ha marcado la recuperación de su equipo, ha anotado tres goles -más uno en Champions League- determinantes. Siempre que marca, la Juve gana. Decisivo.

 

INFIERNO

Rudi Garcia. Como ocurrió el año pasado con el 1-7, el duro 6-1 encajado en el Camp Nou ya está haciendo mella en la Roma. El equipo giallorosso realizó un partido desastroso en el Olímpico, humillado por el Atalanta y abucheado por su público. El crédito del técnico francés puede acabarse bien pronto. Debacle.

Rafael. El portero del Verona fue protagonista de una de las acciones estúpidas de la jornada. Atrapó el balón dentro del área y le propinó un codazo sin sentido a Paganini: penalti y expulsión. Su equipo terminó perdiendo lógicamente en Frosinone y sigue colista, sin ganar tras 14 partidos. Insensato.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados