Miscelánea

article title

Bundesliga, así está la lucha por la permanencia

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Juan Manuel PERERA – Se acerca la última jornada de la 1.Bundesliga y los nervios están a flor de piel. Ya se sabe quién gana el torneo, pero hay muchas cosas por decidir, entre ellas, el descenso y la promoción. Ahora bien, ¿qué pasará? Matemáticamente, desde el 8º clasificado hasta el último, cualquiera podría caer a la 2.Bundesliga, pero hay que ser realistas. El peligro se concentra a partir del puesto 11º, que ocupa el Eintracht Frankfurt. El Augsburgo (pendiente de Europa) es el club que, aunque matemáticamente, menos opciones tiene de bajar y más de llegar a Europa (tiene el 6º puesto a 6 puntos). Tanto Bayern Munich como Hoffenheim y Hertha BSC tienen ya su futuro resuelto y prácticamente nada por jugarse en lo que queda de competición. Aparte, ocho son los clubes que, quizás, se están mordiendo las uñas pensando en lo que puede pasar: Eintracht Frankfurt, Werder Bremen, Hannover 96, Friburgo, Nüremberg, Stuttgart, Hamburgo SV y Eintracht Braunschweig.

  11º              Eintracht Frankfurt   32 ptos
  12º              Werder Bremen   32 ptos
  13º               Hannover 96   29 ptos
  14º              Friburgo   29 ptos
  15º              Nuremberg   26 ptos
  16º              Stuttgart   24 ptos
  17º              Hamburgo SV   24 ptos
  18º              Eintracht Braunschweig   22 ptos

Son ocho equipos intentando evitar tres puestos y rachas totalmente contrapuestas. Clubes como Stuttgart y HSV (tres títulos de campeón liguero cada uno), están pasando por un mal momento, siendo los dos equipos que más entrenadores han cambiado esta temporada (los del Imtech Arena tuvieron un interino durante una jornada, al igual que el Nüremberg). Se da la casualidad además de que el nuevo equipo de Mirko Slomka (que entrenó al Hannover 96 durante la 1ª vuelta y desde la 22ª ocupa el banquillo del HSV), son el único equipo que, hasta ahora, nunca había descendido de la 1.Bundesliga, lo que hace la situación más dramática. El Friburgo, después de ser la revelación el año pasado, esta temporada ha tenido muchos problemas. El Nüremberg, por su parte, comenzó el 2014 de manera esperanzadora, pero el Bayern les devolvió a la tierra. En la situación opuesta está el Eintracht Braunschweig, actual colista. Los de Lieberknecht sólo han perdido dos de sus últimos ocho partidos de liga, lo que ha hecho que sumen en seis (frente a rivales de la zona alta y a eso se le suma la victoria frente al Hamburgo y el empate en Stuttgart. Teniendo en cuenta que a principios de temporada todo el mundo creía que al Braunschweig le pasaría lo que le ocurrió al Greuther Fürth la pasada temporada, lo que hacen sus jugadores tiene aún más mérito, ya que pasaron de estar desahuciados a quedarse, de momento, a cuatro puntos de la permanencia. Un ascenso y una buena racha que, a contraposición de sus rivales, les coloca en un buen lugar para lograr el objetivo final.

Lo malo para ellos es el calendario del Bayern. ¿Por qué? Los bávaros, con la liga ya terminada, tienen que disputar las semifinales de DFB Pokal y la Champions League (si va superando rondas). Además de tener que visitar al colista, el equipo de Guardiola se enfrentará en las dos últimas jornadas a Stuttgart y Hamburgo, lo que les hace casi jueces decisivos.

Si el descenso se midiera por malas o buenas sensaciones, el club residente del Imtech Arena es claro candidato al descenso. El colista no tendrá plantilla, pero cuenta con algo que, quizás, los demás tengan muy escondido, que es la ilusión y el "no rendirse". Y eso que el Werder Bremen está viviendo otro año muy irregular. Pero les salva el tener a equipos suficientes por debajo y una ventaja de puntos algo amplia para respirar. Ya va quedando menos. Concretamente, seis jornadas para el final. Las fechas que ningún equipo clasificado en la zona de abajo quería que llegaran. Algunos tienen síntomas de ser "candidatos" y otros quieren, por encima de cualquier cosa, quitarse ese peso de encima y demostrar que los carteles se ganan, no se adjudican. Y está el Stuttgart, ese club que, por plantilla, podría estar más arriba, pero que ha sufrido algún que otro contratiempo por culpa de malas decisiones arbitrales en varios partidos. Aún queda. Son seis jornadas las que quedan por delante. Seis jornadas para seguir vivo o caer a la 2.Bundesliga.

[Sigue toda la actualidad de la Bundesliga en @Bundesphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados