FC Barcelona

article title

Brasileños y Barcelona, la polémica continua

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Neymar se unió hoy a la lista de mitos brasileños que triunfaron jugando en el Barcelona pero cuyas salidas del club español estuvieron rodeadas de polémica, como Romario, Ronaldo, Rivaldo o Ronaldinho.

El actual capitán de la selección brasileña, de 25 años, fue el último en unirse a un selecto club con un llamativo patrón en común: todos magos del balón, todos compatriotas e ídolos en su país, todos encandilaron a las tribunas del Camp Nou con su talento futbolístico y todos terminaron marchándose bajo una importante tormenta mediática por unos motivos u otros.

En agosto de 1994 y tras conquistar la Copa del Mundo, Romario era uno de los mejores jugadores del planeta. Tras la mejor campaña de su carrera y a pesar de tener contrato hasta 1996, el delantero decidió forzar su regreso a Brasil presentándose con casi un mes de retraso.

Su entrenador Johan Cruyff lo castigó apartándolo del equipo y para cuando regresó al mismo, su rendimiento fue muy inferior. Terminó logrando su objetivo y en enero de 1995 fichó por el Flamengo brasileño, pero dejó para el eterno recuerdo de los hinchas azulgranas la imagen de su espectacular regate denominado “cola de vaca” ante Rafael Alkorta en un clásico ante el Real Madrid con el que fabricó uno de los cinco tantos con los que esa noche arrasó a su eterno rival.

Seguidor confeso de Romario era Ronaldo, que emuló sus pasos dando el salto a Europa a través del PSV Eindhoven holandés y posteriormente recalando en el Barcelona, donde le bastó una sola temporada (1996/97) para brillar con luz propia.

Anotó 47 goles en 49 partidos de distintas competiciones, algunos de ellos de bellísima factura, con los que demostró al mundo su potencia, su habilidad y su definición en pleno apogeo. No jugó una segunda temporada con los azulgranas porque, tras unas duras negociaciones con el presidente José Luis Núñez, Ronaldo terminó aceptando una oferta récord del Inter de Milán y se marchó a Italia.

Ese mismo año el Barcelona fichó a Rivaldo pagando su cláusula al Deportivo de la Coruña. En las cinco temporadas que jugó en el Camp Nou, el atacante llegó a convertirse en el mejor jugador del mundo conquistando a la vez tanto el Balón de Oro como el FIFA World Player en 1999.

Dejó su huella para siempre entre los hinchas barcelonistas con el gol de chilena desde fuera del área que le anotó al Valencia en la última jornada de la temporada 2000/01, que le dio al equipo la clasificación a la siguiente edición de la Liga de Campeones.

Rivaldo fue muy castigado por las lesiones, pero lo que terminó por catapultar su salida al Milan en 2002 fueron sus encontronazos con el histriónico entrenador holandés Louis Van Gaal.

Pero el máximo exponente del selecto club al que se unió ahora Neymar es seguramente Ronaldinho, que llegó al Barcelona en julio de 2003 procedente del Paris Saint-Germain y no tardó en marcar una época en el club.

Sus regates imposibles, la magia natural que desprendían cada una de sus acciones y por supuesto sus goles le hicieron instalarse varios años en el Olimpo futbolístico. En las dos últimas temporadas de las cinco que militó como azulgrana Ronaldinho inició un declive físico evidente, acompañado de algunas lesiones, que terminó por ponerle bajo la lupa al destaparse su afición a la vida nocturna.

Tanto fue así que la primera medida que tomó Pep Guardiola en 2008 cuando se convirtió en técnico del primer equipo fue ordenar su venta, finalmente al Milan, así como la del portugués Deco y la del camerunés Samuel Eto’o, aunque este último acabaría permaneciendo una temporada más.

Hoy es Neymar quien deja el Barcelona con otro traspaso récord envuelto en misterio y polémica tras cuatro temporadas de magia, en las que destaca su papel dentro de la “MSN”, el tridente que conformó con el argentino Lionel Messi y el uruguayo Luis Suárez; los cinco títulos de 2015 de 2015 y su papel central en la espectacular remontada (6-1) que los azulgranas lograron precisamente ante el PSG, en la vuelta de cuartos de final de la última edición de la Champions League.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados