Selecciones

article title

Brasil 2014 y la siempre volátil bolsa de los porteros

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Santy MENOR – Como torneos cortos que son, los mundiales suelen dar lugar a muchas sorpresas, tanto en lo que respecta a los jugadores de campo como a los porteros. La mayoría de ellos suelen jugar en torno a tres, cuatro o cinco partidos, y siempre observados por muchos ojos, por lo que, si lo hacen bien, su valor en el mercado puede aumentar de forma palpable.

En ese sentido, pocos hubiesen imaginado antes del inicio de la Copa Mundial que guardametas como 'Memo' Ochoa o Sergio Romero iban a tener papeles tan importantes en sus respectivas selecciones. El mexicano había descendido a Ligue 2 con el Ajaccio y todavía sigue sin contrato, mientras que el argentino fue suplente del croata Subasic -por detrás de Pletikosa en la selección- en el Mónaco, si bien la próxima temporada actuará en la Sampdoria.

La decisión de Sabella de prescindir de Willy Caballero -no fue ni convocado- y apostar por el espectacular pero a veces irregular meta del conjunto monegasco no había sido bien recibida por la crítica futbolística internacional, ni tampoco por buena parte de la hinchada albiceleste, mientras que Ochoa no se ganó el puesto hasta el último amistoso antes del Mundial, gracias a una fabulosa segunda mitad ante Portugal.

Tanto Ochoa como Romero acapararon titulares, pero no menos que los dos metas holandeses: Cillessen, que cuajó una gran Copa del Mundo, y Krul, héroe en los penaltis frente a Costa Rica después de que Van Gaal lo introdujese en el campo pocos minutos antes del inicio de la tanda. Éste último, titular con el Newcastle en la Premier League, todavía era más conocido por el público general antes del Mundial, pero Cillessen sorprendió a muchos por sus condiciones y su capacidad para mantener a raya la presión, teniendo en cuenta que nunca ha jugado fuera de la Eredivisie.

No causaron tanta sensación debido a su estatus Neuer, Claudio Bravo y Keylor Navas, pero no por ello fueron menos determinantes sus actuaciones en Brasil. El alemán fue galardonado por la FIFA como mejor guardameta del Mundial después de que su selección alzase la copa, y Keylor se convirtió en el principal artífice de una Costa Rica que firmó su mejor clasificación histórica en una cita mundialista.

Como no podía ser de otra manera, en el Mundial también hubo porteros que decepcionaron. El primer puesto del podio lo ocupa, sin lugar a dudas, Iker Casillas, que no estuvo afortunado ni ante Holanda ni contra Chile, con errores de bulto en el duelo inicial y un mal despeje frente al cuadro sudamericano. Tampoco mostró su mejor nivel Rui Patricio, que tras un primer partido desastroso fue sustituido de cara al segundo por el meta sevillista Beto, que acabó demostrando que se trata del portero portugués más en forma en la actualidad. Cuestión de confianza.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados