Se habla de:

Fútbol inglés

article title

Boro, objetivo conseguido

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El Middlesbrough es nuevo equipo de Premier League tras su empate a uno ante el Brighton en la mañana de hoy. Los reds vuelven a la máxima categoría del fútbol inglés tras siete temporadas de ausencia en el que disputaron el Championship.

Para llegar al éxito de hoy, el club ha viajado por un largo peregrinar que acabó con la destitución de Tony Mowbray y la llegada de Aitor Karanka hace dos temporadas y media. El equipo estaba inmerso en la zona caliente de la clasificación cuando el vitoriano llego a Riverside y pronto se vio la mejoría a pesar de la inexperiencia de Karanka como primer entrenador. La convulsa etapa vivida en Madrid junto a José Mourinho curtió a Karanka como preparador, de hecho, su filosofía y estilo de juego tiene bastantes semejanzas con las mostradas por el técnico de Setúbal en su exitosa carrera deportiva.

 

Ese viaje que comenzó en 2013 llevó en sus primeros meses a consolidar un Middlesbrough en Championship dejando de lado los problemas de descenso que acechaban con Mowbray, el Boro acabó la temporada en duodécima posición.
En su segunda temporada, primera desde el principio, el vitoriano invirtió en reforzar el medio del campo con una mezcla de fuerza y calidad que dio al Boro un salto de cualitativo. Además, Jutkiewicz y Emnes abandonaron la delantera red y llegaron Kike García, Vossen y Bamford que formaron una gran rotación para el ataque. Una inoportuna derrota en Craven Cottage en la penúltima jornada de Championship ante un Fulham, que nada se jugaba, en los minutos finales llevó al Boro a caer de la segunda posición a la cuarta y obligarle a jugar los playoffs por el ascenso, donde se deshizo del Brentford en semifinales gracias a un tanto de Amorebieta en los minutos finales de la ida disputada en Griffin Park. La vuelta en Riverside constató la superioridad del Boro y le llevó a Wembley a disputar la final del playoff ante el Norwich City, aquel día nada salió bien, la superioridad de los canaries con un gran Redmond desmontó el entramado defensivo de Karanka y dio la victoria a los de Alex Neil por 2-0.

La presente temporada el Boro perdió el factor sorpresa de la temporada anterior, pero desde el principio comenzó con autoridad, tal fue su regularidad que a partir de la sexta jornada no abandonó los puestos altos de la clasificación, no bajó en ningún momento fuera de las posiciones de playoff y desde la jornada 18 hasta la 46, fue líder o segundo del Championship. Una regularidad que le ha llevado a cerrar la temporada con 89 puntos.

La calma que ha caracterizado la etapa de Karanka en Riverside tuvo su punto de inflexión a comienzos del mes de marzo, con un Middlesbrough líder del Championship y que vivió una situación desagradable que estuvo a punto de dinamitar el vestuario y el proyecto. En el verano, el presidente del Middlesbrough, Steve Gibson, tuvo la opción de contratar a un Stewart Downing que no iba a ser imprescindible en el West Ham, el jugador quería volver a casa y luchar por el ascenso en el club de toda su vida, recordemos que Downing abandonó el club el año que el Middlesbrough desciende desde Premier League. Karanka, no parecía gustoso de contar con Downing, el siempre prefirió un perfil determinado para las bandas del ataque, rápidos, potentes y con mucho trabajo, todo lo contrario que Downing que se quejó de su situación en el equipo cuando Karanka encontró una regularidad en la fórmula de juntar a Adomah y Stuani por bandas y dejando la media punta para Gastón Ramírez. Ante tal tesitura, las presiones del presidente para hacer valer su posición sobre Karanka y la posición de este en el ‘caso Downing’ se especuló con un fulminante despido del entrenador vitoriano, el cual estuvo apartado unos días de sus funciones hasta que se resolvió el ‘caso Downing’ quedándose todo como estaba. Karanka en el banquillo y Downing fuera del once.

Está por ver este verano si el caso se reabre, si Karanka decide marcharse o que es lo que puede pasar, pero en el futuro nada está escrito, y el presente lleva a un Boro a la Premier League tras cosechar su cuarto empate consecutivo ante un Brighton que luchó hasta el último segundo. Las piernas, los nervios pesan y la racha de 4 puntos sobre 12 posibles es una de las peores de la temporada. El balón parado volvió a resolver un partido más cuando en una jugada de estrategia ejecutada por Gastón fue jugada por Nugent para que Stuani empujara a gol. La primera parte acabó con el 1-0 y con varias ocasiones más por parte del conjunto local que no supo elegir la opción correcta en los metros finales. En la reanudación, el Brighton salió convencido de la remontada y en una jugada idéntica al primer gol del partido, empató el encuentro con un tanto de Stephens. El propio central, minutos después, hizo una entrada salvaje sobre la tibia de Gastón Ramírez produciéndole un agujero en la pierna y una posible fractura. Mike Dean tuvo opción de corregir su primera evaluación de la entrada y expulsó al central. Los últimos minutos fueron un correcalles, dos equipos partidos y Adomah corriendo como un loco por todas las direcciones. Tras 98 largos minutos, el Boro respiró y ya puede decir que la Premier League les espera. El viaje promete ser emocionante. Enhorabuena Aitor, Iván, Víctor y Gaby. Enhorabuena Tomás, Emilio, Daniel, Damià y a los Kikes. Ya sois de Premier League.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados