Fútbol italiano

article title

Bologna, Catania y Livorno descienden a Serie B

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

REDACCIÓN – La penúltima jornada de Serie A ha dejado cerrados todos los frentes en disputa, a excepción del último puesto por Europa. La Fiorentina será cuarta, el Inter quinto, Toro, Parma, Verona y Milan lucharán por la sexta posición y Livorno, Catania y Bologna descienden a Serie B, mientras Chievo y Sassuolo consiguen la permanencia en la máxima categoría.

El carrusel de partidos de la media tarde del domingo fue trepidante. En la lucha por no descender, el Sassuolo recibía y el Chievo visitaba al Cagliari, que no se jugaban nada. Livorno se la jugaba en el derby con la Fiorentina y Bologna y Catania se enfrentaban entre sí en el Dall'Ara en un encuentro que terminó en tragedia. Un gol de Cuadrado en el Picchi confirmaba el último puesto del Livorno, mientras la victoria del Catania en Bologna al descanso con un gol de Monzón tranquilizaba a Chievo y Sassuolo, que no pasaban del empate en sus partidos.

Biondini adelantaba al Sassuolo de cabeza y Dainelli hacía lo propio con el Chievo, situación que descendía directamente a Bologna y Catania. El empate de Gilardino en Reggio Emilia y el del Bologna contra el Catania dieron esperanzas a los emilianos por unos segundos: los que tardó en anotar de nuevo el Sassuolo por medio de Sansone para ganar. El gol de Bergessio al contragolpe dio la puntilla final al Bologna, que con todos los 'goal average' particulares perdidos con sus rivales, perdía también la esperanza.

Así, el Livorno, que realizó tres cambios de entrenador para volver a terminar con Davide Nicola, vuelve a Serie B tras un año en la élite; el Catania tras ocho temporadas seguidas en Serie A, su récord en la categoría; y un histórico como el Bologna jugará en la segunda división por primera vez desde 2008. En el lado contrario de la balanza, el Sassuolo consigue una histórica permanencia en su debut en Serie A de la mano de Eusebio Di Francesco, técnico al que previamente habían despedido en enero y readmitido un mes después tras el fracaso de Malesani; y el Chievo, pese a contar con una de las plantillas más débiles de la Serie A, vuelve a conseguir la salvación por undécima vez este siglo, de nuevo con Corini en el banquillo.

En la lucha por Europa destacaba el enfrentamiento entre el Torino y el Parma. El capocannoniere Ciro Immobile anotó su gol número 22 en el campeonato y luego fue expulsado, por lo que se perderá la última y decisiva jornada. Porque ese gol le aseguraba Europa, pero, a pesar de jugar con un jugador menos tras la expulsión de su capitán Lucarelli, el Parma consiguió empatar por medio de Biabiany, que anotó el rechace de un penalty parado por Padelli. El Verona, que empató con el Udinese -con el vigésimo gol de Luca Toni- y el Milan, pese a su derrota en Bergamo a causa de un golazo de Brienza, se mantienen en la lucha. Fuera la Lazio, que cayó goleada en San Siro por un Inter que aseguró la quinta posición y despidió con honores a Javier Zanetti.

Así pues, el Toro depende de sí mismo en el partido que disputará en Florencia para asegurarse Europa. El Parma se enfrenta al descendido Livorno y tiene que esperar el pinchazo turinés, mientras Verona y Milan, que juegan contra Napoli y Sassuolo, deben vencer y rezar por que Toro y Parma no cumplan. Solo Europa estará en juego en la última jornada de Serie A.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados