Betis

article title

Las victorias son la mejor receta para crecer

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

 

En el fútbol, jugar bien es positivo, tener las ideas claras lo es también, pero a riesgo de parecer obvio, lo más positivo es ganar. Es a partir de victorias desde donde se construye el resto. Lo hemos visto en múltiples ocasiones, proyectos que al arrancar necesitaban espaldarazos en forma de triunfo mientras moldeaban su estilo de juego. El ejemplo más reciente en el Sevilla de Sampaoli, que jugando a poco ganaba mucho a principio de temporada. Y ya vemos cómo les ha ido a los pupilos del argentino.

Pues bien, en el Betis sucede un poco al revés. Víctor Sánchez del Amo ha conseguido mejorar en casi todas las facetas a su predecesor. El equipo sabe más o menos a lo que juega, defensivamente tiene un esquema claro y las ideas asentadas. En estrategia ha triplicado los números de Poyet, incluso llega más y marca más goles. No obstante, la mejora en puntos es casi nula. Y en Heliópolis, todo lo que no sea resultados inmediatos produce nervios, muchos nervios.

Lo tiene todo para mejorar

Podemos hablar de una cuestión de azar, de errores arbitrales, pero lo cierto es que los de Víctor no dan con la tecla para alcanzar una regularidad que los resultados niegan y que por juego quizá merecería. No es el entrenador bético ningún gurú del fútbol. Sus ideas aquí son sencillas pero claras, arroparse bien atrás y poner a los mejores del equipo en su sitio. Parece sencillo, ¿no? Pues para el uruguayo Poyet no lo fue. Y uno se pregunta cómo pudo el anterior entrenador bético tener casi la misma renta de puntos que el actual, cuando en su plantilla no eran titulares los más destacados del equipo, Ceballos y Durmisi y en la que un mito como Rubén Castro estaba poco menos que desterrado. Sabiendo esto y sabiendo que empeoraba todos los registros parciales de Víctor, sorprende su igualdad en cuanto a puntos y posición en la tabla.

Leer más: El macho beta de Víctor Sánchez del Amo

Con los números en la mano, analizando cada partido, viendo los precedentes, cualquiera diría que este Betis va a mejorar, y que lo hará en breve. Para ello, lo que hace falta es victorias. Resultados que asienten la confianza, que permitan no tener que dar más volantazos. En el fútbol, la confianza lo es todo. Es la diferencia entre que una ocasión se materialice o no, en que un fallo se produzca o no. Es la base de todo, y el fútbol confianza es igual a resultados. Como se llega a esto, con paciencia y sabiendo que con trabajo llegará. Si no lo ha hecho hasta ahora, será casualidad. Hay que seguir intentándolo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados