Champions League

article title

Bayern, ¿y si nunca hubiera llegado el triplete?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La temporada 2012/2013 fue la mejor en toda la historia del Bayern. El triplete no fue más que la confirmación de un equipo que arrasó en todos los partidos que jugó a lo largo de la campaña. Dominó de forma autoritaria todas las competiciones que disputó y casi ningún equipo pudo ponerles en aprieto. La enorme profundidad de la plantilla, junto a la decepción de la temporada anterior con la derrota en la final de la Champions ante el Chelsea en su propio estadio, fueron los ingredientes principales que explican aquella gesta que tanto añoran los aficionados. No hay dudas de que fue una temporada perfecta donde todo salió bien y no se cumplió la famosa Ley de Murphy, pero lo cierto es que hubo ciertos aspectos en los que el Bayern salió airoso cuando lo normal hubiera sido todo lo contrario. El famoso “y si hubiera ocurrido esto y no aquello”.

¿Y si el Bayern hubiera tenido la misma mala suerte con las lesiones que esta temporada? Parece utópico imaginarse al Bayern actual sin ninguna lesión, pero aquella temporada el equipo fue radicalmente distinto en el apartado físico. Las únicas lesiones grave fueron la rotura del ligamento cruzado anterior de Badstuber en febrero, el esguince de rodilla de Toni Kroos por el mes de marzo/abril y la fractura por estrés o fatiga (se producen en un hueso como resultado de una exagerada y continuada actividad muscular realizada de manera repetitiva) de Alaba en pretemporada. Por lo demás, el equipo apenas se resintió. Las lesiones musculares brillaron, afortunadamente, por su ausencia y eso nunca supuso ningún quebradero de cabeza para Heynckes, que contaba, además, con un banquillo de garantías: Emre Can por Alaba, Dante por Badstuber y Robben por Kroos. Guardiola, por ejemplo, nunca ha tenido a toda la plantilla sana en dos temporadas.

 

 

¿Y si el Bayern no hubiera perdido la final de la Champions en el Allianz Arena? Bastian Schweinsteiger y Phillip Lahm no han dudado nunca en afirmar que aquella derrota marcó al equipo y que fue uno de los grandes motivos para ganarlo todo al año siguiente. ¿Que hubiera pasado si, finalmente, se hubiera logrado el título? El hambre voraz de títulos del año siguiente, quizás, hubiera sido mucho menor y, probablemente, el club no habría desembolsado 70 millones de euros en traspasos. Javi Martínez podría no estar ahora mismo en el Bayern de no ser por esa derrota, por poner un ejemplo bastante significativo. Hasta la Eurocopa de Polonia y Ucrania podría haber sido muy diferente si los jugadores del Bayern hubieran llegado con una “orejona” bajo el brazo.

¿Y si el Arsenal hubiera remontado en el Allianz? El imperial partido del Bayern en el Emirates Stadium estuvo a escasos de minutos en quedar en mera anécdota. Los jugadores confiaron en la renta conseguida en Londres (1-3) y la relajación casi le cuesta la temporada al rekordmeister con el 0-2 que logró el Arsenal en la vuelta en Múnich. Sirvió de toque de atención, pero es que el los locales acabaron el partido haciendo tiempo en el córner del rival. Si los ‘gunners’ hubieran llegado a remontar la eliminatoria, la última temporada de Heynckes hubiera terminado con cierto sabor a decepción.

 

 

¿Y si Alaba no hubiera metido gol a los 27 segundos ante la Juve? El Bayern – Juve era la eliminatoria de cuartos de final más pareja de todo el sorteo. Dos de los grandes favoritos chocaban entre ellos en un duelo de poder a poder entre el primer clasificado alemán y el vigente campeón italiano. Alaba solo tardó 27 segundos en marcar el primer gol, con bastante fortuna por un desvío de Arturo Vidal. No hace falta explicar lo que significa marcarle a un equipo italiano en unos cuartos de final cuando todavía no ha dado tiempo a dar el primer buche de cerveza en el estadio. Esto puso de cara la eliminatoria para el Bayern. No fue del todo determinante, ya que el Bayern acabó pasando por 4-0 en el global, pero sin ese gol tempranero la eliminatoria podría haber sido más disputada de lo que a la postre fue.

¿Y si el BVB hubiera marcado en la primera parte de la final de la Champions? Era ‘el día’ para el Bayern. Los jugadores sentían que se llevarían la copa pasara lo que pasara. Y vaya que si. El Bayern había encontrado el antídoto contra el equipo de Jürgen Klopp ese año, con dos empates  y una derrota en liga y copa. Eran números aceptables porque la temporada anterior se perdieron los tres partidos, siendo el de la final de Copa el más llamativo por un contundente 5-2. Quizás el miedo o la presión se apoderaron de los jugadores en la gran cita continental. De no ser por Neuer y la falta de puntería amarilla, el Bayern se pudo haber marchado tranquilamente perdiendo al descanso de la final. Una de las peores primeras partes de la campaña llegó en el peor momento posible. Para alegría de los bávaros, la suerte que les faltó el año anterior la tuvieron en esa primera mitad.

 

 

¿Y si Robben no hubiera marcado en el último minuto? Robben es considerado toda una deidad en el Bayern. Aquel gol lo consagró como leyenda viva del club. Sin ese gol, quién sabe si el partido hubiera llegado a penaltis, despertando viejos fantasmas de hace un año, o si el Bayern hubiese ganado en la prórroga. La diosa fortuna estuvo de su lado de nuevo.

¿Y si el Stuttgart hubiera remontado la final de Copa? El Bayern llegó a ponerse 3-0 en la final de copa a falta de menos de media hora por jugarse. Parecía improbable que el Stuttgart pudiese remontar o, como mínimo, empatar el partido. Sin embargo, el Bayern se dedicó a pensar más en la celebración posterior antes de tiempo y Okazaki estuvo a punto de ahogarles la fiesta. Heynckes había hecho casi todos los cambios y el japonés del Stuttgart incluso mandó algún balón al palo. Sin esa Copa, el triplete jamás hubiera existido.

El fútbol no es una ciencia cierta. Siempre hay diferentes situaciones que afectan positiva o negativamente los jugadores y a los equipos. La temporada del Bayern fue casi perfecta, de sobresaliente, aunque hay que reconocer que el equipo estuvo rodeado de esa “aura de campeón”, esa aura de invencibilidad contra cualquiera que le hizo salir airoso de encuentros y situaciones desfavorables de las que el año anterior salieron derrotados .

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados