Baloncesto

article title

Los 5 bases a seguir en la NCAA

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Cada año, la NCAA, acoge a jóvenes jugadores repletos de ganas e ilusión por mostrar todo su talento. Las canchas de basket no dan abasto con tanto genio suelto por ellas, pero solo serán algunos, los que tras esta bonita etapa, den el salto a la NBA. En esta temporada 2016 -2017, estos son algunos de los mejores y más prometedores jugadores a seguir.

Bases

MARKELLE FULTZ 

El mejor base del próximo draft para muchos. Buena estatura (193cm). Capacidad atlética que le permite entrar a canasta como un ciclón. Salto brutal y gran finalizador. Casi imparable en carrera. Manejo de balón exquisito. Tiro de tres con el que puede ser una amenaza desde el perímetro, pero mejorable, sobre todo de cara a su regularidad. Visión de juego con la que deja grandes asistencias.

Están son algunas de sus cualidades en ataque, que le dan muchas opciones para entrar en la NBA por la puerta grande. Pero en defensa tampoco se queda atrás. Tiene un gran instinto, y su físico le permite defender a jugadores en el poste. Además su largos brazos le hacer ser una buen taponador, así como un extraordinario ladrón.

En definitiva, Fultz, a falta de ir puliendo sus grandes cualidades, tiene todo para triunfar, tanto en la NCAA este curso con Washington, como en la NBA, donde se le augura un gran futuro al joven nacido en Maryland hace 18 años. Si consigue mantenerse concentrado durante toda la temporada, todo apunta a que puede llegar a ser la primera elección del draft, o al menos quedarse cerca.

DENNIS SMITH

188 cm de estatura que le bastan para volar y dejar mates increíbles. Un portento físico. No rehúye el contacto al penetrar hacia el aro. Gran finalizador. Rápido y eléctrico. En el contraataque se maneja como pez en el agua. Grande cualidades entrando a canasta, eso sí, desde el perímetro tiene mucho margen de mejor. Como director de juego puede cambiar el ritmo del encuentro a sus anchas, y aunque no es el mejor asistente, tiene buena visión de juego. En defensa es un ladrón estupendo, y a pesar de no ser el más espigado, puede defender a bases más grandes gracias a su capacidad atlética.

Tiene que tener cuidado con ciertos matices, como el ya mencionado tiro exterior, y el manejo del partido, principalmente cuando se necesita enfriar y agotar segundos en la posesión, pero antes de dar el salto a la NBA, tiene toda una temporada para mejorar todos estos puntos, y exhibir sus mejores cualidades en la universidad de NC State.

LONZO BALL

Otro base con una capacidad atlética envidiable. Envergadura y potencia para ser casi imparable cuando enfila el aro. Un saltador que no solo anota, también es un excelente reboteador, gracias a su capacidad de salto e instinto, que le han permitido promediar en dobles dígitos el pasado curso en esta categoría. Un jugador total, que dirige y manda en el juego de los suyos, asistiendo a su compañeros si problemas. Nada egoísta, busca que todos sus compañeros se mantengan enchufados. En el pick and roll puede ser un quebradero de cabeza para la defensa rival.

Su mecánica de tiro es diferente, y de momento le funciona un poco a rachas, por lo que será el apartado en el que tenga que mejorar de forma más notable. Dará que hablar en la NCAA y a buen seguro también en la NBA, a la que seguro llegará como un primera ronda.

DE’AARON FOX

Zurdo y con mucha clase entrando a canasta, todo apuntalado en su velocidad. Eso sí, le cuesta anotar tras contacto, ya que es un base delgado y sin demasiada corpulencia, pero con buenos movimientos puede zafarse de su marcador para encontrar el aro. Como tirador no tiene mala pinta, aunque tiene que ir escogiendo mejor sus tiros. Aún tiene margen de mejora en el pase para ser un base fiable, ya que en muchos momentos comete errores impropios de un director de orquesta, pero cuando consigue entrar en el partido es realmente peligroso.

Su cambio de ritmo es brutal, pero debe aprender a medir sus esfuerzos y controlar el tempo. En defensa es un jugador pegajoso que no se despega de su marca. Su intensidad en este apartado puede ser un factor muy interesante. No solo roba, gracias a su constante acoso al rival, ya que con su buen juego de pies, puede desplazarse con rapidez, y cerrar las líneas de pase, consiguiendo provocar muchos errores en el bando contrario. No hay que perder ojo a su progresión este curso que se avecina con los Wildcats de Kentucky, una de las universidades aspirantes al título.

MONTE MORRIS

Seguramente el base más puro de la lista. Un jugador curtido en la NCAA (el único de los cinco que no es novato), donde ha dejado muestra de su potencial. Asistente extraordinario, sobre todo en cuanto se aumenta la velocidad y comienzan las transiciones rápidas, pero también en el juego en estático. Sus compañeros puede sacar mucho provecho en el pick and roll con Morris a su lado.

En el tiro es consistente, y con buenos números desde la línea de tres. Su experiencia le permite que cada vez sea más efectivo, gracias a una mejor selección de tiros.

Además en defensa tiene instinto, lo que le permite ser un buen ladrón, y un jugador que no es fácil de superar. En sus, hasta ahora, tres años en Iowa State, ha ido poco a poco mejorando sus números, llegando a promediar el pasado curso, 13.8 puntos, 6.9 asistencias y 1.8 robos. Designado como miembro del quinteto ideal de la NCAA en esta pretemporada, se espera que sea un referente en su equipo, y salga de él, rumbo a la NBA como un posible primera ronda.

Fuente principal: draftexpress

Foto principal: Sporting News 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados