FC Barcelona

article title

Barcelona: el factor mental

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

2017 llega a su fin y el Barcelona podría hacerlo poniendo en jaque a su máximo rival: el Real Madrid. De ganar al Deportivo y asaltar el Bernabéu, los azulgranas pasarían el fin de año con +14 en la Liga. Una diferencia abismal entre dos equipos acostumbrados a ceder lo mínimo. Una separación que mentalmente puede suponer un lastre para los blancos.

(Getty)

Si bien es cierto que nunca se puede descartar a nadie, el Barcelona sigue viendo al Real Madrid como principal oponente en la carrera por la Liga. El campeonato liguero ha estado marcado por el duopolio en la última década. Solo el Atlético de Madrid a partir de 2014 ha sabido cuestionar dicha hegemonía. La cuestión es que la historia reciente ha demostrado que es muy complicado aguantarles el ritmo a un Barcelona y Madrid acostumbrados a dejar escapar muy pocos puntos.

Con 14 puntos de renta (11 si el Madrid supera al Leganés en el partido que le quedará pendiente), el Barcelona arrancaría 2018 con mucha tranquilidad, sabedor que si las cosas siguen mínimamente su rumbo natural, los blancos difícilmente tendrán la opción de atraparles. El factor mental jugando un papel determinante como, al fin y al cabo, lo ha hecho históricamente en cualquier deporte.

De sumar dos triunfos, además, Valverde podría encarar la siempre temible cuesta de enero –el equipo jugará un mínimo de seis partidos y un máximo de ocho- como un mes de ‘pruebas’. Entiéndase este como un mes en el que rotar/dar descanso a piezas llamadas a ser clave, devolver a Rafinha y Dembélé a la dinámica competitiva, aclimatizar al/a los recién llegado/s, etc. sin temer a nada. Es cierto que Valencia y Atlético, a cinco y seis puntos respectivos, obligan al Barcelona a no dejarse ir, pero también lo es que cuando el club azulgrana o el Madrid cogen el ritmo de crucero, a los otros 18 equipos les es prácticamente imposible aguantar el ritmo. La fatiga mental que conlleva el no poder fallar nunca.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados