Eibar

article title

Barcelona 6-1 Eibar: lo mejor, lo peor y las notas

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Defendía el FC Barcelona su liderato, tras el pleno de victorias en las primeras cinco jornadas. Y lo hacía sin Dembélé, ya operado de su lesión y al que esperan cuatro largos meses de recuperación hasta poder volver a enfundarse la azulgrana. El vestuario está con él, y lo demostraba saltando al césped con una camiseta en la que se podía leer el lema “Courage Ousmane”. Toda una muestra de apoyo de la plantilla hacia la novedad más reciente entre los integrantes del plantel. Por su parte, la SD Eibar llegaba al Camp Nou sin urgencias, tras su victoria en Ipurúa frente al CD Leganés. Sin apuros clasificatorios aunque con bajas significativas como las de Pedro León o Iván Alejo en los extremos, aunque con Arbilla y Capa dispuestos a controlar la banda derecha del equipo armero como bien harían ante el conjunto pepinero. Un encuentro con trampa para el líder, en el que debía mostrar madurez y fiabilidad como bloque para lograr superar a un rival que había planteado dificultades en los últimos enfrentamientos.


La puesta en escena del Eibar fue inmejorable. El conjunto armero apareció en el Camp Nou poniendo en práctica una presión alta, coordinada e intensa que puso en dificultades al Barcelona para lograr una salida de balón fluida, un juego que se acercase al modelo histórico blaugrana. Incluso, Sergi Enrich en el minuto 3 tuvo una ocasión inmejorable para adelantar a los de Mendilíbar en el marcador. El goleador recibió un extraordinario y medido pase en largo de Juncà y, rompiendo la adelantada línea defensiva blaugrana se plantó totalmente sólo delante de Ter Stegen. Enrich cruzó su disparo raso, aunque quizá un poco centrado, lo que posibilitó que el guardameta lograse desviar y evitar que el público del Camp Nou se llevara un susto importante prácticamente sin haber ocupado sus asientos. Los primeros veinte minutos del encuentro estuvieron marcados por el dominio de la situación del conjunto visitante, con un Takashi Inui exquisito liderando las acometidas de un Eibar que generaba mayor sensación de peligro. Sin embargo, todo cambió en el minuto 20. Semedo, de lo poco destacable del equipo culé hasta ese momento, le ganó la partida a Gálvez en una pugna y lo hizo por velocidad y viveza. El central no midió y derribó al lateral portugués. El colegiado señaló el punto de penalti sin dudar y Messi se encargó de transformar la pena máxima y adelantar a su equipo. A partir de ese momento, el encuentro cambió su rumbo. El Eibar pretendió dar continuidad a su plan, aunque el Barça comenzó a encontrar el camino a la portería. Deulofeu primero y Messi a continuación estuvieron cerca de ampliar la distancia en el marcador, en el preludio de lo que sucedería en el minuto 36. Messi volvió a poner a prueba a Dmitrovic, que una vez más abortó el peligro desviando a córner. Un saque de esquina que ejecutó magistralmente Denis Suárez para que Paulinho anotara con la testa el segundo del partido y pusiera distancia en el marcador. El centrocampista brasileño ha dejado en sus dos últimas apariciones las mismas sensaciones que su equipo: mayor capacidad realizadora que fútbol. En esta ocasión el tanto sí que pareció hacer mella psicológica en los visitantes y la primera mitad finalizó con claras muestras de contrariedad por parte de los fubolistas armeros, conscientes de que el resultado no hacía justicia a los méritos realizados.

Probablemente porque podían prever el vendaval que les esperaba para el segundo acto y el calvario en que se convertirían los minutos restantes de partido. El Barcelona fue dueño y señor del partido tras la renaudación, demostrando ser un equipo que disfruta especialmente una vez consigue tomar ventaja en el marcador. En el minuto 53, Denis Suárez sentenciaba el encuentro al aprovecharse de un rechace de Dmitrovic, que había realizado una parada de mérito a Leo Messi tras una jugada combinativa con Paulinho. La SD Eibar tuvo una tímida reacción, en la que Sergi Enrich remató de forma exquisita a la red un medido centro de Juncà, que creó peligro por su banda en varias ocasiones durante el encuentro. Mas sólo fue un espejismo y Messi comenzó su particular exhibición. Sólo dos minutos después del tanto visitante, en el 59 de partido, Messi recibió una pared de Busquets y, mientras forcejeaba con el rival, colocó un pase directo a la portería, ajustado al palo ante el que nada pudo hacer Dmitrovic. Era el gol número 300 del crack argentino en el Camp Nou. Pero no se detuvo ahí. Justo a continuación, Inui ponía a prueba a Ter Stegen, que sacaba una mano más propia de un portero de balonmano, y con ella nacía un contraataque en el que Paulinho cedía a Messi para que certificase el hat-trick. El control de los tiempos del partido era absoluto por parte del Barcelona, que lanzaba latigazos a la contra mortales para la defensa del Eibar. No obstante, la sangría se detuvo e incluso Rubén Peña tuvo una ocasión para acortar distancias en el marcador, pero su remate encontró la madera en su camino. Sería en el minuto 87 cuando Aleix Vidal, que había ingresado en el terreno de juego en sustitución de un Deulofeu errático, apurase hasta la línea de fondo y cediera una vez más hacia Leo Messi, que completó de esta forma un pocker goleador para certificar una goleada por 6-1 en una segunda mitad sin historia, a la que aún le quedaría para quedar cerrada un nuevo disparo al palo de los armeros, en esta ocasión de Charles, que había sustituido a Sergi Enrich.


Pleno de victorias del equipo dirigido por Valverde, tras una goleada sencilla a tenor de lo visto en la segunda mitad, que camufla las dificultades por las que atravesó el conjunto blaugrana durante la primera mitad ante una SD Eibar que realizó un valiente planteamiento en un estadio como el Camp Nou y al que finalmente la apuesta se le torció por los errores defensivos.

LO MEJOR: la capacidad de Leo Messi para generar fútbol y peligro y la naturalidad con la que logra hacerlo. Un futbolista exquisito, de registros infinitos y recursos ilimitados que jamás deja de sorprender al aficionado.

LO PEOR: el sistema defensivo de la SD Eibar hizo aguas a raíz del primer tanto, consecuencia de un penalti cometido por Gálvez. Es cierto que la pena máxima genera dudas como también lo es que el central podía haber evitado la acción.

JUGADOR SPHERA (MVP): Leo Messi (sobran explicaciones)

LAS NOTAS FUTMONDO

Barcelona: Ter Stegen (8), Digne (5), Mascherano (6), Piqué (5), Semedo (7), Busquets (5), Paulinho (7), Iniesta (7), Deulofeu (5), Messi (9), Denis Suárez (7)

Suplentes: Sergi Roberto (5), Rakitic (5), Aleix Vidal (6)

Eibar: Dmitrovic (8), Juncà (7), Gálvez (4), Oliveira (5), Arbilla (6), Dani García (6), Escalante (5), Joan Jordan (5), Inui (7), Capa (5), Sergi Enrich (6)

Suplentes: Rubén Peña (6), Charles (5), Cristian Rivera (s.c.)

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados