FC Barcelona

article title

Cuestión de feeling

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Si alguien nos lo dice alguien al inicio de la temporada, le habríamos tomado por loco. Muchos avistábamos una de los peores años de la historia reciente del Barcelona. Razones no nos faltaban. Perder al segundo mejor jugador del mundo o caer estrepitosamente ante tu rival por antonomasia en la Supercopa de España, presagiaban lo peor.

El verano en Can Barça ha sido el más movido que se recuerda en años. Semanas y semanas mareando la perdiz con el fichaje de Neymar. El silencio del brasileño solo hacía que aumentar el espesor de la cortina de humo que le rodeaba. Lo cierto es que casi todos sabíamos que acabaría yéndose. Todos, excepto la junta directiva. El Barcelona recibió una cláusula estratosférica, pero perdió, posiblemente, al heredero de Leo Messi.

Los 222 millones de euros estaban envenenados desde el primer minuto. La inflación del mercado acabó pasando factura y que el Barcelona pudiese arrebatar un crack a otro equipo se antojaba complicado. Primero por las mareantes cifras que se han pagado este verano y segundo por el poco tiempo que tendría el rival para reconstruir su equipo. El problema del Barça pudo haberse convertido en el problema de otro grande de Europa.

La incapacidad de la junta directiva de invertir los 222 millones de euros no auguraba una temporada esperanzadora. Sin embargo, la llegada de Ousmane Dembélé in extremis resurgió al aficionado culé de sus cenizas. El fracaso con el fichaje de Coutinho, quedándose a las puertas de convertirse en azulgrana, acabó enviando a los simpatizantes del Barcelona al purgatorio.

Se suele decir que lo importante no es cómo empieza, sino cómo acaba. Si tenemos en cuenta todo el contexto de esta temporada, creo que nadie podía imaginar la situación actual. Dejando de lado la Supercopa de España, el Barça ha disputado quince encuentros, de los cuales no ha perdido ninguno. Los azulgranas van desbocados en Liga con cuatro puntos de ventaja sobre el Valencia y ocho sobre el Real Madrid –ventaja que nunca ha conseguido remontar al líder de la Liga–. En Champions tienen un pie y medio en octavos: a falta de dos jornadas para finalizar la fase de grupos, solo necesitan un punto para clasificarse. En cuanto a la Copa del Rey, podríamos decir que ya están clasificados para los dieciseisavos de final al vencer por 0-3 al Real Murcia en la ida.

Las sensaciones son buenas, algunos encuentros se han salvado por los pelos y otros han sido soporíferos. También es cierto que el mal momento del Real Madrid ayuda a incrementar el optimismo del culé de a pie. Sin embargo, los resultados son un flotador que permiten al Barça seguir nadando por la temporada. La rápida adaptación de Semedo Paulinho, la consolidación de Umtiti, la explosión de Denis Suárez, la polivalencia de Sergi Roberto y la gran gestión de Valverde pueden ser algunas de las claves. Por no hablar del astro argentino, que él come aparte. Es el mejor inicio de Messi como goleador, superando los registros de la temporada 11/12. Sí, aquella en la que anotó 50 goles. También es el mejor arranque de un equipo en la historia de la Liga, con 28 puntos y una diferencia de goles de +25.

¿Cómo se puede explicar el cambio de sensaciones entre los aficionados? Tal y como dijo Pep Guardiola en el verano del 2009 al ser preguntado sobre la intención de vender a Samuel Eto’o, se trata de una “cuestión de feeling”.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados