article title

Balotelli y la fina línea que separa el llanto del talento

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Joel SIERRA – No ha sido la primera ocasión, ni será la última, en la que un futbolista ha roto en lágrimas tras ser sustituido. Sin embargo, si el protagonista es Mario Balotelli, el asunto adquiere una mayor y obvia dimensión mediática. El Milan perdía –y acabaría perdiendo- en San Paolo. En el minuto 73, Clarence Seedorf decidió sacar a su estrella del campo. Poco después, la imagen del delantero, desconsolado en el banquillo, daba la vuelta al mundo. Otra ‘escenita’ más del italiano, decían muchos.

Como con los genios incomprendidos, tratar de entender a Balotelli es, muchas veces, una pérdida de tiempo. Lo más sensato es tomar asiento y admirar cómo consigue extraer de la nada, verdaderas obras de arte. Un prestidigitador del fútbol. Poco importa que la portería esté a 30 metros. Si el balón sale de su chistera, perfectamente acabará colándose, desde cualquier rincón, por la mismísima escuadra rival.

Balotelli es un rebelde. ‘No intentes cambiarme’, aplicado a los terrenos de juego, es su lema. Un tipo irreverente y de mecha corta pero un jugador magistral y decisivo. Todo un ‘fuoriclasse’. Capaz de pasar, con facilidad pasmosa, de una reacción airada a una genialidad como el fantástico gol que permitió a un ramplón Milan llevarse los tres puntos, in extremis, ante el Bologna, en un San Siro desangelado. Por supuesto, sin celebración posterior.

La conocida expresión “llorar lágrimas de cocodrilo” tiene su fundamento en la realidad. Estos reptiles segregan una solución acuosa por los ojos en el mismo momento en el que devoran a sus presas, en uno de los actos más incoherentes de la naturaleza. Y algo parecido es lo que ha hecho ‘Super Mario’. Pasar del llanto al aniquilamiento en apenas un partido de lapso.

El miércoles retorna la Champions para los ‘rossoneri’ y todos los análisis coinciden en que los de Seedorf sufrirán de lo lindo ante la solidez del Atlético. El técnico holandés ha llegado con nuevas ideas pero el cuadro lombardo, pese a la leve mejoría de los resultados, parece que no termina de despegar. Por ello, la grada -esta vez entregada a la causa- estará esperando a que su superhéroe favorito haga de las suyas y logre, si vienen mal dadas, rescatar al equipo del abismo. Otra vez.

El cocodrilo, por definición, es un animal temible por su voracidad. Cuidado colchoneros. Balotelli se transforma en segundos y, por extensión, transforma a todo el Milan. La calidad que compensa su díscolo carácter le habilita para estar enjugándose las lágrimas y, paralelamente, acabar contigo. Cual voraz cocodrilo.

[Sigue toda la actualidad del Milan en @ACMilanSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados