Balonmano

article title

Balonmano y los cuatro fantásticos

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La temporada 2014-2015 de balonmano ha llegado a su fin y es un buen momento para recordar a cuatro leyendas que han puesto punto y final a su carrera deportiva: Bertrand Gille, Iker Romero, Ivano Balić y Lene Rantala.

Iker Romero (España)

El lateral vitoriano ha puesto fin a su carrera deportiva a los 35 años ganando la EHF con el Füchse Berlín, el único título continental del equipo capitalino.

Romero pasó por todos los grandes del balonmano nacional de su época excepto por el Portland San Antonio de Pamplona. Empezó su carrera profesional en Valladolid, después estuvo una temporada en Ademar León donde ganó la Liga acabando con la hegemonía del Dream Team de Valero Rivera que había dado al Barça las cinco últimas Ligas y las cinco últimas Copas de Europa. Luego se fue a Ciudad Real ganando una Copa del Rey y dos Recopas (los primeros títulos en la historia del club) y acabó en el FC Barcelona.

Para la temporada 2003-2004 Romero no tenía sitio en la plantilla de estrellas del equipo manchego y salió cedido al FC Barcelona por dos temporadas. En la primera ganó la Copa del Rey y la Supercopa de Europa y en la segunda la Supercopa de España y una inolvidable Copa de Europa que obligó al Barça a quedársele en propiedad previo pago de medio millón de euros.

En esa Champions 2004-2005 el Barça fue campeón pese a perder seis de los catorce partidos que jugó (récord histórico de la Copa de Europa) y remontando en el Palau Blaugrana en cuartos, semifinales y una final que acabó con Iker Romero marcando el gol decisivo, desde los siete metros, a medio minuto del final.

El Barça construyó el equipo en torneo a Romero y en las siguientes seis temporadas ganó dos Ligas, tres Copas del Rey, una Copa ASOBAL, tres Supercopas de España y la Champions de 2011. Cuando el Barça no quiso renovarle Romero se fue a la Bundesliga ganando la Copa 2014 y la EHF 2015 con el Füchse Berlín.

En la selección española debutó en 2001 y vivió la época gloriosa del balonmano nacional con el título mundial en 2005, el subcampeonato europeo en 2006 y el bronce olímpico en 2008. Además también se subió al podio en el Mundial 2011 ocupando el tercer puesto.

 

 

Bertrand Gille (Francia)

Este pivote francés solo ha militado en dos clubes a lo largo de sus casi 20 años de carrera profesional, el Chambéry francés donde ganó una Liga, una Copa de la Liga y una Supercopa nacional y el Hamburgo SV donde conquistó los ocho primeros títulos en la historia del club (una Bundesliga, dos Copas, cuatro Supercopas y la Recopa de 2007).

Su escaso palmarés a nivel de clubes queda compensado con sus éxitos con Francia donde lo ganó todo varias veces: dos Europeos, dos Mundiales y dos Juegos Olímpicos.

Los títulos más especiales fueron el Mundial 2001 (el primer título del anfitrión desde Suecia en 1954), el Europeo 2006 porque Francia nunca había sido campeona continental y el oro en Beijing 2008, el primer título olímpico de Francia en un deporte colectivo desde Los Ángeles 1984 en fútbol.

 

Ivano Balić (Croacia)

El central croata ha sido uno de los mayores talentos del balonmano mundial y fue reconocido como mejor jugador del mundo en 2003 y 2006. Balić pasó en Croacia sus siete primeras temporadas como profesional pero como lo hizo en el Split y el Metković y no en el RK Zagreb solo pudo ganar la Copa nacional de 2002 con el Metković.

El Portland San Antonio le fichó como sucesor de Jackson Richardson pero les dio tiempo a coincidir una temporada, la 2004-2005, donde ganaron la Liga. En Pamplona Balić sumó un solo título más, la Supercopa 2005, antes de volver a Croacia cuando el RK Zagreb intentó reclutar a los mejores jugadores del país y allí pasó cuatro años consiguiendo cuatro dobletes Liga-Copa. El Atlético de Madrid le repescó para hacer frente al Barça y en la última temporada de vida del club madrileño ganó la Copa del Rey y el Mundial de Clubes. Su última experiencia ha sido de dos años en un modesto de la Bundesliga, el HSG Wetzlar.

En la selección Balić estuvo más de una década y salió casi a un éxito por año. Oro en los Juegos Mediterráneos de 2001, campeón mundial en 2003 pese a un desastroso debut perdiendo ante Argentina (único país campeón del mundo tras perder en el estreno), oro olímpico en Atenas 2004 además de seis medallas más, una olímpica (2012), dos mundiales (2005 y 2009) y tres europeas (2008, 2010 y 2012).

 

 

Lene Rantala (Dinamarca)

Esta guardameta ha llevado la longevidad deportiva al extremo. El año pasado se retiró con 45 años pero esta temporada regresó al Larvik, club en el que ha militado desde 1997 y en el que continuará dentro del equipo técnico, para cubrir una lesión disputando su último partido el 25 de Marzo de 2015 con 46 años y 227 días.

Rantala empezó en modestos equipos daneses y noruegos pero cuando llegó al Larvik empezó a coleccionar títulos hasta llegar a 14 Ligas, 12 Copas, la Copa de Europa de 2011 y dos Recopas.

Con la selección fue doble campeona olímpica, 1996 y 2000 (los dos primeros oros olímpicos de Dinamarca en cualquier deporte colectivo), campeona mundial en 1997 y tricampeona europea al ganar en 1994, 1996 y 2002. Sin ella Dinamarca solo ha ganado un título más, el oro olímpico en Atenas 2004.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados