Balonmano

article title

Balonmano, España puede hacerlo mejor

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Olga TORRES | Seguro que tú que estás leyendo esto, te vas a sentir identificado con algunas de las cosas que vas a leer. A quién después de sacar un siete en un examen, su madre no le ha contestado con “esfuérzate que puedes sacar uno 8” o a quien no le han obligado a salir a la calle abrigado como si tuvieras que hacer una travesía en polo norte, pese a tus reiterados intentos por evitarlos. Respuestas como “lo hago, porque sé que puedes dar más”, “no ves que me preocupo por ti” o “es todo por tu bien”; y luego vienen esas cosas que tú madre te decía, que tú aún sabiendo que tenías razón te costaba reconocer. Lo hace por qué “nadie te quiere como una madre”. Pues algo así nos pasa con estos dos primeros partidos de la selección española de balonmano: queremos mucho a “nuestro pequeño”, pero sabemos que puede hacerlo mucho mejor.

Sabemos que lo importante era empezar ganando y que se hizo. Sabemos que Brasil es un equipo que cada vez crece más y que no iba a ser sencillo ganarlo, como así fue. Pero también es normal que como “una madre más” en el próximo examen esperamos un progreso adecuado en las notas de nuestros hispanos.

Cuando se sabe el potencial que hay, esta versión española de los primeros partidos no deja de despertar pequeños desasosiegos y desvelos. No es menos cierto que esto es algo muy nuestro empezar poco a poco, como si nos costara; como si fuésemos un tren que va cogiendo velocidad en la vía; como si supiésemos que nos vale con estudiar la noche de antes para aprobar determinadas asignaturas…

¿Qué haría una madre en una situación como está? Decirle a su hijo todas las cosas que puede hacer mejor, o bien todo lo que hace que no le gusta, con el único objetivo de hacerle ver todo lo que puede ofrecer si le pone un poco más de empeño y siempre buscando lo mejor para él. ¿Que haría un hijo en esta situación? Observar en silencio las cosas que ha hecho, pensar las que puede hacer, lo que no tiene que volver a repetir y a veces admitir que “mamá tenía razón”

Eso es lo que pasa con todas las cosas que nos han agradado menos de estos dos primeros partidos, con todas esas sensaciones raras que hayamos podido tener.

Como una madre, confiamos en nuestro pequeño; sabemos que las alegrías llegaran; sabemos que cada día nos dará más motivos para sentirnos más orgullosos. También que pase lo que pase, vamos a acompañarlo en su aventura para que sepa que estamos ahí aunque no nos vea, aunque no nos oiga. Como una madre que quiere a sus hijos y como los hijos que quieren a su madre, los hispanos y su afición saben que se tienen los unos a los otros. Unos saben que los otros no le dejaran de lado, aún cuando las cosas no vengan con una buena mano.

Como una madre que quiere a sus hijo, siempre siempre será el mejor, pero siempre le encontraremos uno o varios peros, esos peros que sirven para mejorar, esos que te ayudan a los objetivos alcanzar.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados