Balonmano

article title

Joan Cañellas ‘no se sabe vender’

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Olga TORRES | Recuerdo haber leído hace un tiempo que Joan Cañellas pensaba empezar a estudiar Marketing a distancia y pensaba que si finalmente se había decidido, el central español tiene bien a mano la mejor marca sobre la que hacer un practicum: él mismo.

Es verdad que si repasas la trayectoria deportiva del barcelonés, pueda parecer que no le haga falta potenciar el valor de mercado “Cañellas”. En España ha pasado por los tres de los equipos más grandes del balonmano patrio en los últimos años (Barcelona, Ciudad Real y Atlético) y en todos ha saboreado el triunfo.

Cuando el Hamburgo, ganó la Copa de Europa, se pensó en él como el elemento para enriquecer un equipo que estaba en lo alto. Y llegó a la mejor liga del Mundo y consiguió casi 150 goles, en un año en el que al final resultaba más complicado hablar de deporte que de números.

Por suerte o por desgracia, mentalmente ya estaba preparado para la coyuntura de tener que preocuparse más por saber si podrás recibir el justo pago a lo que haces, que por pensar en hacer mejor lo que mejor sabes hacer que es jugar.

Pero de ese nuevo contratiempo, volvió a salir reforzado y terminó recalando en una maquina potente como es el Kiel. El nombre propio del balonmano europeo en los últimos años, sabía que si quería seguir creciendo necesitaba ese algo diferencial que te da el de Santa María de Palautordera.

Es por eso que creo que no se es justo con lo que su figura representa, es cierto que si uno piensa en los clubes en los que ha estado o en el que ahora mismo está, quizás su nombre no sea el primero que te venga a la cabeza. Es más fácil que haya otros jugones que le ganen en tu pensamiento, pero si se piensa en elemento imprescindible que asegure el éxito, entonces si que será su imagen la primera que te asalte.

Tal vez le falte “marketing”, no es su estilo salir diciendo que es muy bueno y que donde compite siempre se gana, él habla como sabe, con las zapatillas puestas. Deja que sean sus acciones, las que le pongan el valor de mercado. Uno sabe que donde está Cañellas, está el espectáculo asegurado. Uno sabe que en los días que no tenga un buen día, sus números serán impresionantes. Uno sabe que si las cosas vienen mal dadas, seguro que acudirá al rescate.

Cómo está pasando en este mundial, dos días y dos actuaciones de MVP, dos días en el que ha tirado del carro, hasta que “el carro” vaya cogiendo la velocidad necesaria. Bielorrusia y Brasil ya lo han sufrido.

Así sin despeinarse y sin darse mucha importancia acumula ya un buen número de goles que le dan muchas papeletas para, si España llega lejos, poder volver a ser el máximo goleador en una gran competición.

Pero es que para él esto es algo normal. El que para muchos es el mejor central del mundo, no considera que haga nada extraordinario, cuando tener esa regularidad lo es. Sale a la pista y juega, a veces se divierte y otras sufre, pero siempre lo hace bien. Es como ese compañero que todos hemos tenido en clase, que sabe mucho pero no se quiere lucir, que se sienta en el fondo y deja que sean otros los que acaparen los focos, pero con el que todo el mundo quiere trabajar si quiere obtener buenos resultados.

Volviendo al marketing y para terminar, un lema como resumen o dos por ser generosos: “Si falla el plan, piensa en Joan”. “Para alcanzar la tercera estrella, necesitamos a Cañellas”.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados