Fútbol alemán

article title

Balance primera vuelta en Bundesliga: HSV

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Si nos atenemos a los simples datos estadísticos, la primera vuelta del HSV cabría considerarla como “correcta”. El equipo de Bruno Labbadia ha sumado 22 puntos en estas primeras 17 jornadas del campeonato y ocupa una –relativamente- cómoda 10ª posición. No hay que olvidar que el conjunto hanseático venía de salvar en junio la categoría de forma agónica ante el Karlsruher SC, y que el pasado verano la plantilla fue ampliamente remodelada para iniciar un nuevo proyecto deportivo y ajustar su valor a las actuales posibilidades económicas del club, lo que originó la salida de jugadores  con mucho peso dentro de la misma.

Sin embargo, si vemos la trayectoria que ha mantenido el equipo en estos últimos meses, resulta lógico entender el sabor agridulce con el que muchos aficionados han afrontado el parón invernal. La razón habría que encontrarla en la evidente falta de equilibrio mostrada por el HSV entre sus actuaciones como local, donde apenas ha sido capaz de ganar 2 de sus 8 partidos (12º de la liga), y su desempeño lejos del Volksparkstadion (14 puntos), faceta en la que se ha mostrado como el tercer mejor equipo de la Bundesliga tras Bayern München y Borussia Dortmund.

Por todo ello, no son pocos a orillas del Elba los que consideran que esos 22 puntos actuales se quedan cortos para lo que pudo haber sido un primer tramo de temporada que permitiera estar soñando en estos momentos incluso con cotas mayores. Las derrotas en casa ante Hannover, Mainz y Augsburg resultaron especialmente dolorosas, sobre todo porque siempre frenaron en seco la posibilidad de relanzar al HSV hacia la parte alta de la clasificación. Ganar en Mönchengladbach o Bremen estuvo bien, piensan muchos, pero también queda la sensación de que se pudo haber logrado bastante más a poco que el equipo hubiese mostrado una mayor regularidad.

La ESTRELLA: Lewis Holtby

 

Sin desmerecer la gran primera vuelta desarrollada por jugadores como René Adler, que ha terminado en una forma espectacular y al nivel de los mejores porteros del campeonato alemán, o Johan Djourou, quien está jugando su mejor campaña con el HSV, liderando la defensa y convirtiéndose en uno de los factores que han dotado de enorme estabilidad a la misma, consideramos a Holtby como el mejor del Hamburgo en estas primeras 17 jornadas. Y es que, una vez que Labbadia decidió darle confianza y retrasar su posición para ponerle en el doble pivote, Holtby ha sabido responderle con su capacidad para crear juego y su inagotable energía para no parar de correr durante los 90 minutos. Además, ha sumado 2 goles y 2 asistencias. Sin duda, está en el mejor de los caminos para volver a ser el gran jugador que todos esperan que sea, incluido el seleccionador nacional.

 

La REVELACIÓN: Gideon Jung

 

Aunque hay varios casos de jugadores que han incrementado significativamente su rendimiento con respecto a la pasada campaña (Ostrzolek, Ilicevic, Müller…), en todos ellos su calidad se les presuponía de antemano. En cambio, la irrupción de Jung ha sido todo un soplo de aire fresco dentro del equipo. Comenzó la temporada de titular, luego desapareció de las convocatorias y, tras la plaga de lesiones que ha afectado al centro del campo, finalmente volvió para quedarse. Ha disputado un total de 9 partidos en los que se ha mostrado como un mediocentro disciplinado, aguerrido, rápido y que casi nunca se complica la vida. Ha ido a más a medida que se ha asentado en el equipo, y aunque todavía le queda mucho por aprender, su margen de mejor también es grande. De momento, ha cumplido sobradamente con su cometido.

La DECEPCIÓN: Marcelo Díaz

 
También aquí tendríamos a varios candidatos, si bien las circunstancias de cada cual han sido diferentes. Desde Sven Schipplock, que no ha sido capaz de ser una verdadera competencia para Lasogga en la delantera, hasta Ivica Olic, que prácticamente no ha contado para Labbadia. Sin embargo, nos quedamos con el chileno Marcelo Díaz, básicamente porque su calidad y experiencia ya son un argumento de suficiente peso como para haber tenido un papel protagonista dentro del equipo. Si a esto le unimos las lesiones de jugadores que actúan en su misma posición, caso de Ekdal o Kacar, resulta evidente que nadie puede estar satisfecho con la situación, empezando por el propio futbolista, que ha visto incluso como un semi-desconocido Gideon Jung le apartaba de la titularidad. Lo curioso es que Labbadia siempre ha comentado que está contento con Díaz y que cuenta con él, pero luego la realidad ha sido muy diferente.

El ENTRENADOR: Bruno Labbadia

 
Sin duda ninguna, Bruno Labbadia es el gran artífice de que el HSV no se ahogara la pasada temporada y de que en la actual esté sacando nuevamente la cabeza fuera del agua. Bruno es el socorrista que le ha salvado la vida. Sin duda ninguna. Además, ha dotado al equipo de una identidad futbolística fácilmente identificable, basada en la solidez defensiva, en una presión asfixiante sobre el adversario para recuperar el balón, en triangulaciones largas y paciencia para darle pausa al juego cuando es necesario, y en la búsqueda de rápidas transiciones para sorprender a la contra al rival de turno. Ha conseguido implicar a los jugadores y a los aficionados, que están a muerte con él, y se ha ganado el respeto de la prensa, logrando que en Hamburgo se vuelva a hablar solo de fútbol, y aunque el equipo a veces chirría, cada vez parece que suena mejor. ¿El gran reto? Conseguir que sepa hacer frente a rivales que deciden meterse atrás, obligándole a llevar la iniciativa. Digamos que los suyos tienen problemas para jugar en casa ante adversarios que juegan igual que lo hace el propio HSV cuando actúa a domicilio.

NOTA: 8,5

¿QUÉ SE ESPERA DEL HSV PARA LA 2ª VUELTA?

El objetivo con el que el HSV inició la liga allá por el mes de agosto era el de lograr la permanencia sin pasar apuros, y ello suponía también competir mejor y ofrecer un fútbol más vistoso. Todo eso, de una u otra manera, ya se ha logrado en la primera vuelta, pero ahora toca darle continuidad hasta mediados de mayo. No será sencillo lidiar con los fantasmas del pasado si las cosas comenzaran a torcerse, ni tampoco con los mensajes demasiado optimistas que vende la poderosa prensa local cuando el HSV encadena dos buenos resultados, pero si las lesiones se muestran moderadamente respetuosas y el equipo logra mantener el nivel, consideramos que lo realista sería pensar en terminar entre la 12ª y la 8ª posición.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados