Segunda División

article title

Balance de la 1ª Vuelta en la Liga 1|2|3

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Llegamos al ecuador de la competición en la Liga 1|2|3. Un momento que empieza a marcar las aspiraciones de cada uno de los equipos que conforman la categoría más igualada de entre las ‘grandes’ ligas europeas y que invita a realizar un primer análisis en profundidad del rendimiento ofrecido hasta la fecha por los integrantes de la categoría de plata.

Aunque a principio de temporada, la cautela se apodera de todos y nadie echa campanas al vuelo, es evidente que hay clubs cuyo único objetivo al comenzar la competición era el ascenso a Primera División. El del Levante sin ninguna duda es el caso, y hasta la fecha cumple con creces las expectativas, situándose como líder sólido de la competición y marcando ya una considerable distancia de 11 puntos con la zona de playoff.

En la terna de equipos que debían aspirar al ascenso colocamos al Getafe, que pese al inicio dubitativo de la mano de Esnaider, supo reaccionar a tiempo, contrató a Bordalás y se coloca en tercera posición, a sólo cuatro puntos del ascenso directo. Una quimera en las primeras jornadas pensar que el equipo azulón estaría en esta situación en el ecuador. También el Zaragoza se marca el ascenso como objetivo en las últimas temporadas, pero en este caso las expectativas vuelven a no cumplirse y el conjunto maño, con cambio de entrenador en el camino, ocupa puestos medios de la tabla, lejos del ascenso directo, aunque relativamente cerca del playoff.

Un cambio a tiempo, Bordalás en Getafe

Del resto de equipos de la categoría, sí podríamos aceptar la cautela como camino hacia el posible éxito. El Girona, por su constancia y sus movimientos en el mercado veraniego, ya daba las sensaciones que semana tras semana viene confirmando en la primera parte del campeonato. Ocupa plaza de ascenso directo, y se la ha ganado a pulso, manteniendo esa ligera ventaja de cuatro puntos sobre el Getafe pero también un colchón de nueve puntos sobre las posiciones fuera de playoff, que le puede ofrecer la tranquilidad necesaria para, esta vez sí, al cuarto intento en cinco años, tratar de conseguir el ascenso.

Valladolid y Oviedo son de esos clubs a los que, por plantilla y ambición, se podría colocar la vitola de aspirantes. El conjunto de ‘pucela’, si bien es cierto que a rachas, finalmente ha cerrado la primera vuelta en zona de playoff. Sin embargo, el Real Oviedo de Fernando Hierro, fiable en el Carlos Tartiere, se está dejando buena parte de sus aspiraciones a domicilio, donde se muestra realmente irregular y vulnerable.

Hay equipos a los que beneficia no sentir la presión de tener obligación de aspirar a lo máximo. Es el caso de conjuntos como el Cádiz (en playoff), Lugo, Tenerife, Huesca o Numancia, que están ofreciendo muy buenas sensaciones y ven más cerca disputar el ascenso que, siempre con reservas, verse envueltos en la disputa por evitar el descenso.

Nos encontramos también con clubs que recientemente han formado parte de la ‘Liga de las Estrellas’ como pueden ser el Elche o el Córdoba, cuya temporada es irregular pero equipos cuyas plantillas seguramente presentaban algunas carencias a inicio de temporada que, a buen seguro, tratarán de subsanar en el presente mercado invernal.

Se esperaba mucho más del Rayo Vallecano o del Real Mallorca. Dos clubs cuya aspiración no debía ser otra que luchar por el ascenso, dos históricos del fútbol español que se ven en la actualidad en la zona baja de la tabla, si bien el conjunto balear ofrece mejores sensaciones en las últimas jornadas de la mano de Olaizola.

Carlos Terrazas se ilusionaba en pretemporada con el sueño de llevar al Mirandés a la lucha por el ascenso, pero la realidad ha puesto a su plantilla en otro lugar, probablemente el que por jugadores debiera establecer, pero sobre todo, encontrándose con una realidad que en Segunda División no tiene discusión: si sacas el pecho, te lo hunden. Tocará al Mirandés, con nuevo entrenador al mando, tratar de revertir la situación que lo sitúa en descenso. Situación similar para un Almería al que la temporada pasada aún le pasa factura, en la que un equipo hecho para ascender sufrió para mantener la categoría hasta la última jornada. Se soñaba en tierras almerienses con un cambio de rumbo en la presente, pero lejos de ello, desde el principio el equipo no ha funcionado, se ha visto siempre en la zona baja y, peor aún, no se vislumbra en el club ningún atisbo de reacción. Situación preocupante de la que tratarán de salir, ya sea de la mano de Soriano o no. Sin la obligación por el ascenso, pero con el buen papel realizado la pasada temporada, se esperaba más del Nàstic de Tarragona, que no ha terminado de despegar ni de superar la marcha de su dupla Emaná-Naranjo, y no termina de abandonar la última plaza. Por el camino se quedó Vicente Moreno, inolvidable entrenador grana, aunque se ha producido el retorno de Achille Emaná y Juan Merino trata de enderezar la situación. De momento, se vislumbran brotes verdes. Finalmente, el Alcorcón, que comenzó con Cosmin Contra en el banquillo, también da muestras de mejoría con Velázquez al mando, pero aún no le sirve para distanciarse de la zona de peligro y está al borde del precipicio, aunque con tiempo para que la mejoría mostrada pueda servir para tomar distancia con el pozo.

Se nos fue Terrazas de Miranda

Finalizamos el repaso con los recién ascendidos. La nota negativa la pone UCAM Murcia, que ha tenido que destituir a Salmerón recientemente y ha colocado a Francisco a los mandos. Aunque en descenso, tras la salida del entrenador del ascenso, el equipo murciano parece reaccionar en su juego y lo igualado de la categoría le da esas opciones para dar la vuelta a la situación. Sin embargo, además del Cádiz, que lucha por el ascenso, nos quedamos con el CF Reus, equipo revelación sin duda del Campeonato, que ha sorprendido desde el principio en la categoría por ser un equipo muy compacto, aguerrido, serio y difícil de ganar y de golear, algo que le lleva a ser el 2º equipo menos goleado, sólo por detrás del líder. Y por último, el filial sevillista, que sin la presión que supone la necesidad clasificatoria, está mostrando muy buenas formas y habrá que seguir de cerca a varias de las perlas sevillistas que pueden tener un futuro prometedor en la máxima categoría. Sin apuros clasificatorios, el Sevilla Atlético se muestra como un equipo conjuntado, difícil de ganar y con mucha ambición por mostrar la clase que atesoran cada una de las perlas sevillistas.

En cualquier caso, son sensaciones provisionales. Y es que “sólo” 9 puntos separan los puestos de playoff y los puestos de descenso, los mismos que separan el ascenso directo de verse fuera incluso del playoff. Esto es la Liga 1|2|3 y en esta categoría nada es lo que parece hasta que definitivamente lo es, así que toca prepararse para disfrutar de una segunda vuelta llena de emoción que nos llevará a un desenlace frenético en el que sólo unos pocos podrán saborear las mieles del éxito.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados