Motociclismo

article title

Bailando con la más fea

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Y cómo bailó este pasado domingo Maverick Viñales con la Suzuki, primera victoria del español en la categoría reina y victoria de Suzuki desde…. Ni me acuerdo, bueno sí, desde 2007 con Chris Vermeulen (en mojado) y 2001 con Sete Gibernau (en seco).

No, no os voy a relatar todo lo ocurrido en este último GP, seguro que ya habréis leído varias crónicas escritas por distintos periodistas especializados.

Y yo encantando de ver de nuevo a la Cenicienta de MotoGP convertirse aunque sólo sea por un día, en la princesa.

Me hace recordar y añorar aquellos años mágicos cuando una leyenda del motociclismo como es Barry Sheene, no sólo ganaba carreras con ella, incluso les regaló dos títulos mundiales en el 1976 y 1977, qué tiempos aquellos.

Barry Sheene 1979 Suzuki - Sphera Sports

Consiguió dos títulos mundiales más, en el 1981 (Marco Lucchinelli) y 1982 (Franco Uncini) y un par de subcampeonatos y varias victorias con el grandísimo Randy Mamola, que tuvo la desgracia de coincidir en el tiempo con pilotos del calado de los dos anteriores, además de Kenny Roberts, Eddie Lawson, Freddie Spencer y Wayne Gardner.

Luego Suzuki empezó a perder brillo paulatinamente hasta llegar a abandonar el campeonato en el año 1984.

En 1987 reaparece con un “desconocido” Kevin Schwantz, aunque de forma esporádica y sin conseguir grandes logros.

Kevin Schwantz

El año 1988 reaparece con fuerza y ese “desconocido” piloto, Kevin Schwantz, empieza el primer GP de la temporada, Japón, sorprendiendo a propios y extraños, adjudicándose la primera victoria y devolviendo a Suzuki el brillo de los buenos tiempos, dos victorias en ese año y muchas caídas y abandonos, pero Kevin estaba destinado a darles la mejor y más productiva etapa de su historia, nada menos que 25 victorias entre los años 88 y 94.

Qué época tan maravillosa aquella Época Dorada del Motociclismo, como nos hizo vibrar Kevin34, siempre bailando con la más fea y poniéndole las cosas complicadas a las dos poderosas fábricas japonesas, Honda y Yamaha.

¿Qué habría hecho Schwantz caso de haber cambiado de moto? Nunca lo sabremos, porque le fue fiel a Suzuki hasta su retirada en 1995.

Barry Sheene, Kevin Schwantz and Daryl Beattie

 

Después de su retirada tomaron el relevo Daryl Beattie, que les consiguió un par de victorias el año 1995, Kenny Roberts Jr les conseguiría 8 victorias entre los años 1999 y 2000, en los que además consiguió el subcampeonato y el título respectivamente.

Tras unos años con apenas brillo, con pilotos como Loris Capirossi, Sete Gibernau, John Hopkins y Chris Vermeulen, con este último consiguió su última victoria y primera de la época MotoGP, en 2012 llega la oscuridad,  Suzuki desaparece de escena alegando problemas económicos debidos a la crisis.

Sete Gibernau Suzuki - Sphera Sports

El último retorno

2015 fue el año del retorno, fichando a dos pilotos españoles, Aleix Espargaró, veterano y fajado en mil batallas y un novato que apuntaba buenas maneras, Maverick Viñales.

El 2015 fue un año de rodaje, de problemas, motores poco potentes y bastante frágiles al lado de la competencia, Honda, Yamaha, Ducati, pero iban haciendo camino.

El 2016 la nueva normativa de centralita única parece beneficiarles, o al menos equipararles a la competencia, los motores parece siguen siendo menos potentes que los de la competencia, pero la moto es cada día más equilibrada y competitiva, ya empiezan a llegar los buenos resultados, especialmente del novato Maverick, cada vez más cerca de la cabeza de carrera y luchando por subir al podio, cosa que consigue por primera vez en el pasado GP de Francia, tercero, para finalizar consiguiendo el máximo galardón en la carrera de este fin de semana en el GP de Silverstone.

Ahora sí, podemos decir que Suzuki ha vuelto, yo espero que no sea flor de un día y a partir de ahora el podio o la victoria sea un lugar habitual en cada GP.

Maverick Viñales Silverstone - Sphera Sports

Lo que me apena, es saber que Maverick no estará el próximo año en las filas de Suzuki, ya tiene contrato firmado con Yamaha para ocupar el puesto dejado por Jorge Lorenzo que a su vez estará en Ducati. Me habría gustado verlo seguir en el equipo, seguir evolucionando, tanto él como la moto y devolver a Suzuki el brillo de la época Dorada. Pero entiendo su postura, al poder disponer el próximo año de una moto que actualmente está considerada la más equilibrada de la categoría y que le puede reportar muchos éxitos.

Suzuki también se deshace del veterano y experto Aleix Espargaró, para mí un error, porque aunque no haya conseguido los resultados de su compañero, estoy convencido que ha aportado mucho en la evolución y mejoría de esa moto.

Suzuki partirá en 2017 con dos nuevos fichajes, Andrea Iannone, piloto tan rápido como inconstante y Álex Rins, todo una incógnita en la categoría reina.

Ojalá todo les vaya bien en los próximos años, quiero seguir viéndolos luchar por el podio y la victoria en cada GP. Quiero que vuelva a ser hermosa y rápida, no la más fea.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados