Fútbol inglés

article title

Aviso: Tiburón en las Islas

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Solo fue un año pero qué año. Todo aficionado del Etihad recuerda a la Bestia en su primera temporada en la Premier League. Llegó procedente del Sevilla y con un papel no tan protagonista como el que desarrollaría el jugador en los primeros meses en una meteórica adaptación. En noviembre fue nombrado jugador del mes y en ese período no tan longevo se ganó un hueco en el corazón de todo aficionado al azul cielo. Consiguió un récord individual anotando de manera consecutiva 16 goles en 11 partidos oficiales jugando como local entre el 2 de octubre y el 15 de enero.

 

Eran otros tiempos para Álvaro Negredo, una bestia con colmillo y puñal que hacía sangre a cada rival que intentaba asaltar el feudo del Etihad. Por aquellos tiempos y con el Mundial de Brasil a la vuelta de la esquina, el vallecano se perfilaba como el delantero titular de la selección española por carácter, ambición y olfato depredador. Nadie dentro del terreno de juego podía con él hasta que una lesión en el hombro le apartó por mucho tiempo de los terrenos de juego. Aquel día, el 21 de Enero serían los últimos goles de Negredo en la Premier League. Seis meses de infarto que se verían frenados ipso facto por el fatídico hombro. El Manchester City acabaría campeón de la Premier League y el español terminaría la temporada con 23 goles y 8 asistencias en 49 partidos.

 

Su paso por Valencia nunca sopló viento favorable. Primero con un anuncio de su contratación al nivel de una super estrella. En el último minuto de mercado y con el fax entrando bajó el ojo de halcón, la bomba aterrizaba en Mestalla. El 7 del Valencia tenía nombre, apellidos y buen puñado de quilates a su espalda. 30 millones depositaba el Valencia por un jugador lesionado y que no comenzaría la temporada hasta bien entrada la competición. Bajo las órdenes de Nuno no cuajó una buena relación con el entrenador pese a alguna actuación estelar y muy puntual como la vuelta de la previa de la Liga de Campeones ante el Mónaco con esa vaselina fantástica para dar alas al Valencia a soñar. En su segundo año con Nuno, Neville o Ayestarán, el bajo rendimiento del jugador pese a contar con algunos minutos acabaron por sentarle en el banquillo de manera definitiva. Su bajo rendimiento añadido al coste económico del jugador supusieron una operación nefasta para el club y la búsqueda de una alternativa como la cesión.

Apareció el Boro, Karanka, un equipo sin aspiraciones muy altas y la Premier League como el camino para encontrar la felicidad. A modo de cesión y sin opción de compra con una mínima de confianza del conjunto che en volver a verlo crecer como jugador y el Boro haciéndose cargo de su ficha para aligerar el trago. El 20 de Julio se hacía oficial y además compartiría vestuario con su compañero, Antonio Barragán. En su primer amistoso anotaría su primer gol. Y en el día de hoy, en su debut en casa, en su retorno a la Premier League, el tiburón volvió a pescar en el fondo del mar. El primer gol del Boro en su vuelta a la Premier League tiene la firma de Álvaro Negredo. Sin presiones y con confianza, Negredo se mueve por las Islas como pez en el agua. Avisados están.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados