Atlético

article title

Atlético, sopor en Kazajistán

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Podría ser el nombre de la última película del mejor agente secreto, ‘007. Sopor en Kazajistán‘, pero no, fue el espectáculo que ofreció el Atlético de Madrid a 7.000km de distancia de la capital de España. El horario invitaba a siesta, y en eso puso mucho de su parte Simeone con su planteamiento inicial. Un planteamiento replegado con Saúl y Koke de interiores, con mil virtudes, pero si por algo no destacan es por su desborde y velocidad. Tampoco ayudaron a ocupar esos espacios los laterales, tanto Siqueira como Juanfran no tuvieron la mejor de sus noches como futbolistas.

Los minutos transcurrían lentos, el ritmo del partido invitaba a dejar la televisión de lado y ocupar el tiempo en mejores menesteres, pero el Atleti tira demasiado y siempre se espera que una jugada a balón parado o un fallo rival, allanen un camino, que esta vez se hizo cuesta arriba. Por defectos propios y virtudes del rival, el Atlético no controló el partido, salvo en los últimos 20 minutos, cuando los cambios reactivaron un equipo plano y sin alma. Ni Torres ni Jackson vieron puerta, pero el problema viene de más atrás, apenas se crean opciones de ataque claras. En el otro lado del campo, una gacela de 1,90m ponía en apuros ofreciendo siempre una salida a su equipo, Kabananga se ganó el jornal con una exhibición en la primera mitad de movimientos de ataque e incomodó la salida de balón rival.

Dos balones al larguero, uno buscado por Koke en un balón parado y otro fortuito de Carrasco a poco de entrar en el partido, fueron las mejores ocasiones del encuentro, junto a una ocasión de Torres en la primera mitad que falló ante el meta Eric, y tres pseudo remates en saques de esquina que misteriosamente fallaron los dos centrales uruguayos, el rédito del balón parado ha menguado considerablemente en este 2015, donde solo 4 goles se han marcado con ayuda de esta faceta del juego.

Las buenas sensaciones ofrecidas por el equipo en el partido ante el Valencia y en la primera parte de A Coruña se han esfumado de pronto en 135 minutos consecutivos en los que el equipo apenas inquietó las porterías rivales, la actitud sigue siendo correcta pero lo que servía en otras temporadas, quizás ya no sirva, los rivales estudian más el juego del Atlético y cada día es más difícil intentar sorprender al rival con las mismas armas que se utilizaban otras temporadas. Hoy, un equipo kazajo, duro como las rocas, se sirvió de su orden y de su condición de local para desactivar ofensivamente a un equipo al que le cuesta dominar los partidos cuando la posesión es suya. Queda mucho trabajo para Simeone en ese escenario de partido para mejorar en los próximos compromisos del equipo.

El primer lugar del grupo se complica, y los partidos frente a Galatasaray en casa y Benfica en Da Luz cogen un tinte de final que se antojan vitales y necesarios conseguir los 6 puntos en ambos envites y conseguir así el primer puesto del grupo C para tener un sorteo, presumiblemente más benévolo que si de la segunda posición se tratase, aunque para ganar ambos partidos, el Atlético tiene que ofrecer mucho más de lo mostrado esta tarde en la capital kazaja.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados