Atlético

article title

Atlético: sin gol, sin juego, sin intensidad y sin identidad

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Sin gol, sin juego y sin recambio, el Atlético de Madrid perdió de pronto su extraordinaria fiabilidad y se situó frente al peligro de la posible eliminación de la Liga de Campeones.

El encuentro del miércoles ante el modesto Qarabag de Azerbaiyán, un debutante en la máxima competición de clubes del fútbol europeo, expuso todas las carencias que asolan actualmente al equipo de Diego Simeone. No sólo empató sin goles, sino que apenas generó ocasiones. Así, no registró ni un disparo entre palos en toda la segunda parte.

Tan inesperado resultado le abocó a un desenlace agónico en el Grupo C de la Champions. Sólo sumó dos puntos en tres jornadas y tiene por delante a la Roma, con cinco, y al Chelsea, con siete.

El Atlético debe de ganar a los tres equipos del grupo en la segunda vuelta para no depender de nadie y pasar a octavos de final. Cualquier otra combinación implicaría a terceros. No es un camino sencillo para los de Simeone, que concluyen la zona recibiendo a la Roma y jugando en campo del Chelsea.

El empate 3-3 del equipo italiano en Stamford Bridge provocó otra situación indeseada para el equipo español, pues es probable que el Chelsea se juegue el liderato del grupo en la última jornada ante el Atlético. Es decir, no sería un trámite para el conjunto de Antonio Conte, como se podía presumir hace una semana.

El Atlético de Madrid se situó contra las cuerdas en la Liga de Campeones, torneo que dominó en los últimos años, y ahora se ve abocado a un gran esfuerzo para intentar llegar a unos octavos de final en los que es fijo desde 2013.

En los últimos cuatro años jugó unos cuartos de final, una semifinal y dos finales. Es decir, llegó a tres semifinales como mínimo en las últimas cuatro temporadas. Por eso se ganó el papel de candidato al título.

Ahora todo está en cuestión y lo primero que tendrá que arreglar Simeone es el funcionamiento en ataque de su equipo. Apenas 14 goles en 11 partidos jugados esta temporada es una cifra muy pobre, y más teniendo en cuenta que cinco de ellos llegaron ante Las Palmas.

De esos encuentros, sólo dos los ganó por más de un tanto: el referido ante Las Palmas y el que disputó ante el Sevilla, al que derrotó por 2-0. Además, sólo hizo dos goles en los últimos cuatro partidos.

Muchas críticas aparecen dirigidas hacia Antoine Griezmann, pero lo cierto es que los números del francés mantienen la media de la pasada temporada, cuando hizo 26 goles en 53 partidos. En esta arranque de campaña lleva tres tantos en siete encuentros. Los mismos que el mediapunta argentino Ángel Correa, que juega algo más retrasado.

Más bien, la explicación hay que buscarla en lo poco que está aportando el resto de los atacantes puros. Ni Fernando Torres ni Kevin Gameiro estrenaron todavía su cuenta goleadora esta temporada.

El problema añadido es que Simeone tendrá que jugarse el pase a octavos de final con lo que tiene ahora. Es decir, sin fichajes. La sanción de FIFA le impidió inscribir futbolistas hasta enero, cuando ya se incorporarán sus dos contrataciones, los internacionales españoles Diego Costa y Vitolo.

Hasta entonces, deberá sobrevivir con el plantel actual, con un equipo que levantó enormes dudas por su rendimiento ante el Qarabag y antes frente al Chelsea.

Sin embargo, Simeone confía en revertir la situación: “Ahora invadirá un pesimismo a partir de los últimos empates. Creo absolutamente en este equipo. Firmé hace tres meses sabiendo lo que hay y de lo que se venía. Tengo la tranquilidad de esperar al día de mañana para seguir mejorando”.

Lo que sucede es que el Atlético no puede esperar eternamente porque ya existe el temor de que para enero, cuando lleguen Costa y Vitolo, el equipo pueda estar fuera de la Liga de Campeones y alejado de la pelea por el título de la Liga española.

El tiempo no es infinito, pero también es cierto es que pocos equipos como el de Simeone han demostrado en los últimos años una mayor capacidad de rebeldía contra un destino probable.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados