Se habla de:

Atlético

article title

Atlético, futuro asegurado en el pasillo de seguridad

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Decía ‘El Sabio de Hortaleza’, don Luis Aragonés que los pasillos de seguridad eran la clave de hacer equipos campeones, que daba igual el esquema que utilizarás, porque en todas las variantes tácticas había unas zonas del campo que debían ser ocupadas por los integrantes de ese pasillo. Según Luis, el pasillo de seguridad se formaba con un gran portero, un autoritario central, un mediocentro de categoría y un delantero goleador. La salsa del fútbol despiezada en cuatro hombres, cuatro posiciones que debían ser el eje bajo el cual construir un equipo ganador.

El Atlético de Simeone encontró en pasadas temporadas a Courtois, Godín, Gabi, y Falcao (luego Diego Costa) como columna vertebral de un equipo campeón, sus paradas, su mando, su liderazgo y sus goles eran clave en el devenir de los partidos y en el desarrollo de la temporada, que con sus altibajos, eran necesarios tanto dentro como fuera del campo.

Tras la vuelta a Londres de Courtois, al que acompañó Costa, y el bajo rendimiento de Gabi en la presente temporada, el Atlético está buscando esa seguridad que en años anteriores llegó a conseguir. Los fichajes de Moyá y Mandzukic son recambios a corto plazo, el portero cumplirá en breve 31 años y el delantero llegará a los 29 el próximo mayo.

El Atlético se presentó en unos octavos de final de Liga de Campeones con el marcador adverso, con la obligación de remontar ante su afición, y demostrar que el campeón de España no ha dicho su última palabra en Europa. El encuentro frente al Bayer Leverkusen fue rígido, intenso y frenético, no se dio por perdida una pelota en las más de dos horas de juego, y aunque las ocasiones escaseasen, ninguno de los 28 protagonistas dejaron de trabajar para su equipo bajo ninguna circunstancia.

Griezmann y Giménez en un entrenamiento | Imagen: www.clubatleticodemadrid.com

Griezmann y Giménez en un entrenamiento | Imagen: www.clubatleticodemadrid.com

Bajo una serie de circunstancias casuales o causales, el Atlético se encontró con una situación inédita. La lesión de Moyá en el bíceps femoral mediada la primera parte del partido, dio la oportunidad de debutar a Jan Oblak en Champions League bajo los focos del Vicente Calderón. La sanción por acumulación de amarillas que trajo Diego Godín del Bayarena llevó a su compatriota José María Giménez al eje de la zaga, mientras que Koke, ya recuperado al 100% de su lesión, tomó la manija en el mediocentro llevando al capitán, Gabi, al banquillo.

Con este escenario, el Atlético jugó más de hora y media con un pasillo de seguridad formado por Oblak, Giménez, Koke y Griezmann, un pasillo en el que apenas los cuatro futbolistas tienen experiencia internacional y en el que la juventud, el liderazgo y las cualidades son el sello distintivo por el cual Simeone se decidió a contar con ellos. En la dificultad del escenario expuesto, y la resolución con madurez y cabeza fría de los protagonistas radicó el éxito del Atlético el pasado martes, y la confianza de poder resolver en el futuro este tipo de situaciones contando con estos protagonistas sobre el verde.

Jan Oblak [22]. Pocas oportunidades para el esloveno en la presente temporada, la lesión de pretemporada le hizo partir en desventaja frente a Moyá. Jugó la Copa del Rey, y el primer partido de Champions League. Muy seguro durante el encuentro del martes en las escasas llegadas del equipo de las ‘aspirinas’. En el momento clave de la tanda, tras el fallo de Raúl García, detuvo un penalti clave a Çalhanoglu que fue vital para el desarrollo de la tanda.

Jan Oblak detiene el penalty a Çalhanoglu en #ChampionsLeague

Jan Oblak detiene el penalty a Çalhanoglu en #ChampionsLeague

José María Giménez [20]. Veinte primaveras alumbran al ‘Pelao’, eso en edad uruguaya es como tener 30 años y haber jugado 300 partidos en la élite. Con la seguridad de un veterano, y el ímpetu de un adolescente, el charrúa se está haciendo un central para una década. Tras el año pasado en la sombra, en el actual está demostrando que está para derribar a cualquier titular que se ponga por delante. Las lesiones / sanciones de Godín y Miranda le están haciendo tener el protagonismo que demandaba. El pasado martes defendió al incordio suizo, Josip Drmic que se batió el cobre frente al joven uruguayo.

Koke [23]. Pocas presentaciones para la joya de la cantera rojiblanca, espléndida capacidad de sacrificio y entrega, con una calidad inmensa para el manejo del balón y el golpeo del esférico. El martes estrenó capitanía fuera de su posición habitual en el Atlético de Madrid, dejó la banda y comandó los ataques desde el centro del campo, da la sensación que estando en esa posición se aleja del último pase y de pisar área, y no se sabe si Simeone lo utiliza como parche, o porque en su cabeza ronda la idea de dar al canterano los galones del mediocentro en poco tiempo.

Antoine Griezmann [23]. El delantero francés está de reconversión, de hábil extremo zurdo con tendencia al centro, se está convirtiendo en un segundo punta que con su habilidad y velocidad desborda desde las zonas centrales del ataque. Este proceso, naturalmente, costó un tiempo de adaptación en el que el francés no veía puerta, ni se sentía cómodo. En 2015 se está viendo la mejor cara de Griezmann que aparte de marcar goles, se asocia con Koke y Arda en la búsqueda del desequilibrio posicional.

Con estos cuatro jugadores, al Atlético se le presenta un futuro prometedor, en el que estos cuatro jugadores deben ser la clave de los éxitos del club colchonero en un futuro, no muy lejano.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados