Atlético

article title

El Atlético de Madrid y su 2016

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Un nuevo año ha entrado por la puerta. 2017 pedía paso a gritos y a su llegada, 2016 tuvo que partir. El comienzo de año fue recibido entre campanadas y uvas, que dieron paso a botellas descorchadas de cava y champagne para abrir la celebración oficial, pero antes de ese momento tocaba echar la vista atrás y rememorar todo lo que 2016 había dejado a su paso. Entre todo lo sucedido, dentro del mundo deportivo y en concreto del mundo del fútbol, quiero recordar en estas líneas el 2016 de un equipo que sigue dando que hablar un año más: el Atlético de Madrid.

La Liga

Los rojiblancos venían de un 2015 con buenas sensaciones, pero el inicio de 2016 no fue menos. Ante un rival complicado como el Levante, sacaron el duelo gracias a un solitario tanto de Thomas, que levantaba el griterío ya audible desde el pitido inicial en el Calderón. Buen primer resultado, con el que además de los tres puntos dormirían líderes de liga una semana más. En la competición nacional por excelencia, no sería hasta su choque con el Sevilla en el Vicente Calderón cuando caerían de la cabeza, dejándose dos puntos tras el empate a cero. La pérdida de fuelle continuaría una jornada más, después de no poder sacar punto alguno en su visita al Camp Nou.

Tras estos enfrentamientos, solo se privaría de puntos en el futuro ante Villarreal y Sporting, hasta llegar la jornada 37, donde aún con opciones de pelear por el título liguero, el cruel destino quiso que un estadio descendido, como era ya por aquel momento el Ciutat de Valencia, sentenciase al equipo colchonero en su lucha por el campeonato. 2-1 para el Levante, que se resarcía de la derrota en el Calderón, y bajaba a segunda dándose un último festín. Morir matando lo llaman.

Las vacaciones y el verano aparcaban el curso liguero, que volvería en agosto, ya como parte de la nueva campaña 2016-2017. Con la plaza Champions como objetivo según el Cholo, pero con las miras de cada colchonero puestas en pelear por el primer puesto, la temporada liguera no va según lo previsto, ya que a estas alturas se encuentran sextos con 28 puntos, a nueve del primero (Real Madrid). Queda tiempo y jornadas para reaccionar, pero en este último tercio del año han estado un punto por debajo de su nivel habitual en liga los últimos tiempos. Faltan revoluciones pero seguro que pisan fuerte el acelerador en 2017.

Copa del Rey

La Copa del Rey 2016 fue breve y desafortunada para los indios, que no superaron los cuartos tras caer por 2-3 en casa ante el CeltaReus y Rayo Vallecano sucumbieron a la intensidad de los hombres del Cholo, pero los de Vigo fueron arena de otro costal y supieron imponer su estilo en un campo tan difícil como el Calderón.

Apartados de la competición copera hasta hace apenas unas semanas cuando visitaron Salamanca para medirse al Guijuelo, los colchoneros volvieron a disfrutar de la emoción que suponen las eliminatorias, aunque en este caso la emoción fue mayor en su rival, que recibió de buena gana la noticia de su contienda con el Atlético de Madrid. No duró mucho la incertidumbre, y las dudas de una posible sorpresa se despejaron bien rápido con un 0-6 fuera, culminado con un 4-1 en casa. Ahora Las Palmas espera en las islas la llegada de los madrileños, que bajarán sus maletas del avión el 3 de enero.

Champions League

Tras pasar la fase de grupos se iniciaba la ronda eliminatoria, y para abrir la tanda en octavos, los rojiblancos vieron como el PSV Eindhoven hacia tambalear su presencia en posteriores fases. Sólo los penaltis colmaron de alegría el Vicente Calderón. En cuartos, la bomba con la que algunos jugaban a predecir se hizo realidad. Barcelona y Atlético volvían a verse las caras dos años después en Champions, y una vez más los vencedores serían los capitalinos. Un tanto de Torres en la ida (disputada en el Camp Nou) sería clave para que los dos tantos de Griezmann en la ribera del Manzanares diesen el golpe de gracia al equipo de la ciudad condal.

Un boleto en semifinales que se canjearía en forma de otro duelo trepidante, esta vez ante los temidos bávaros del Bayern de MúnichSaúl puso en pie a todos los presentes (o no) en el templo rojiblanco. Una maravilla que daría la vuelta al mundo gracias a las redes sociales. 1-0 y a batallar en el Allianz por un billete para la gran final en MilánXabi Alonso encendía la mecha para incendiar una grada ya de por si motivada, que no paró de avivar su fuego hasta el minuto 54 de partido, cuando le petit prince, Antoine Griezmann, calmaba los ánimos con un tanto que ponía cuesta arriba la tarea de Pep Guardiola y sus pupilos.

El pitido final confirmaba la plaza del Atlético en una final que volvería a ser testigo de un duelo épico, un derbi madrileño con el trasfondo de conquistar el cetro europeo del fútbol. Atlético de Madrid y Real Madrid se encontraban de nuevo, como en 2014, y la historia volvió a ser la misma solo que con distinto final. 1-1 en el tiempo reglamentario, resultado que se mantendría en la prórroga, llevando la contienda a una tanda de penaltis que Cristiano Ronaldo puso punto y final.

Otro año más con la miel en los labios, otro año de rabia e impotencia, otro año con la fortuna en contra pero eso si, otro año con la cabeza bien alta, con el corazon sabiendo que la Champions acabará llegando si siguen por el camino que han escogido. No vale rendirse y los indios no son de hacerlo. Por todo ello, en los partidos disputados ya dentro del curso 16/17 de la Champions League, han concluido primeros de grupo ante rivales poderosos como el Bayern, y ahora cuentan los días para volver a escuchar la mágica sinfonía de la Champions League ante el Leverkusen.

Griezmann y su año de diez

El francés ha causado furor en 2016. Venía avisando de su enorme calidad, pero la manera en que ha brillado este 2016 ha sido digna de elogio. Su puntería ha sido tan certera como se esperaría de todo un aspirante a ganar el balón de oro, premio del que tan solo Messi y Cristiano han privado de levantar. Sus goles con la camiseta rojiblanca dan que pensar sobre su límite, ya que con 25 años aún tiene margen de mejora.

Despegue definitivo

Saúl y Yannick son dos nombres que en este año 2016 se han consagrado como referentes en el planeta fútbol. El primero ha despuntado dando un puñetazo sobre la mesa y poniendo en alza el valor de la cantera a base de trabajo, sudor y lágrimas, mientras que Carrasco “solo” ha hecho evidente lo que se rumoreaba tras su fichaje; con tanta calidad en sus botas el belga está llamado a copar la élite futbolística junto a los más grandes del panorama internacional. 2016 ha sido un año para enmarcar en ambos casos.

Simeone no se marcha

Hubo dudas. Tras caer en la tanda de penaltis, Simeone puso en vilo el corazón de todo rojiblanco que se precie con unas declaraciones nada halagüeñas. No dejaba clara su continuidad, como si había hecho en ocasiones anteriores, y en la capital de temían lo peor. Sin embargo la gente del Atlético no dejo de creer y llegó incluso a salir a la calle para pedir de propia voz la permanencia de su emblema, de su comandante, ese que les ha guiado hasta el cielo del éxito, y ese mismo que, tras un periodo de reflexión, acabó por confirmar que no se iría, que su guerra no terminaría en Milán.

Wanda Metropolitano


El sol radiaba menos luz el día que se oficializó la partida de un templo, el Calderón, un estadio mítico que dejará de acoger en su seno a la familia rojiblanca cada semana. Un lugar de sueños cumplidos, de sueños por cumplir para los que nunca dejan de creer, de esperanza, llanto e ilusión, pero por encima de todo de pasión y mucho fútbol. Las gradas del Calderón quedarán vacías y huérfanas de público, y solo les quedará esperar que cada colchonero disfrute, tanto o más, en la que desde la temporada que viene será su casa, el estadio de tan comentado nombre, Wanda Metropolitano.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados