Athletic

article title

Athletic 2-0 Girona: lo mejor, lo peor y las notas

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El Girona FC se estrenó a domicilio visitando La Catedral. El escenario, a la altura del histórico ascenso del conjunto dirigido por Machín, medía el excepcional arranque del equipo catalán en sus dos primeros encuentros en el renovado Montilivi, donde había conseguido sumar cuatro puntos para establecerse en la zona media de la tabla. Exactamente los mismos puntos que un Athletic que buscaba su primera victoria como local en la presente temporada, con la moral por las nubes tras los últimos positivos resultados tanto en la competición de la regularidad doméstica como en la Europa League, en la que certificó el acceso a su fase de grupos.


De inicio, las noticias estaban en la alineación del Athletic Club. Aduriz, renqueante durante toda la semana, era de la partida, mientras que Kepa, aquejado de fiebre en el último entrenamiento, era baja de última hora, ocupando Herrerín la portería del conjunto local. En el Girona, el once era el esperado, exactamente el mismo que la pasada jornada. El encuentro no careció de intensidad ni ritmo en los primeros cuarenta y cinco minutos. El equipo visitante se mostró valiente desde el inicio y no acusó ser un debutante en un estadio imponente. Así, los primeros minutos fueron de dominio del Girona FC aunque, eso sí, sin general peligro sobre la portería defendida por Herrerín. Los de Machín cargaban el juego por la banda izquierda, donde Aday conectaba con Borja García y ambos generaban trabajo a la línea defensiva local, aunque sin lograr profundizar, en parte debido a la seguridad mostrada por la línea de cuatro defensas del Athletic. Todo cambió en el minuto 25, cuando Iñaki Williams, que ya había avisado con anterioridad de su peligro en el extremo, colocó un centro medido al área que Muniain, llegando en diagonal, se encargo de rematar acrobáticamente al fondo de la red. El Athletic se adelantaba en el marcador sin apenas haber dado muestras de haberse presentado al partido y el Girona acusaba el mazazo de aquel que se encuentra con un golpe letal cuando controlaba totalmente la situación. Desde entonces, y hasta el descanso, el equipo dirigido por Ziganda se hizo con el mando y el control del juego, aunque el Girona no perdió la cara al encuentro en ningún momento. Los de Machín daban la sensación de poder volver al encuentro a poco que sus centrocampistas, especialmente un errático Granell, encontraran su verdadero nivel en el encuentro.

Y con esa intención saltaron al terreno de juego tras el descanso. Los primeros minutos volvieron a ser de dominio visitante pero, en el minuto 53, nuevamente Iñaki Williams logró cambiar el destino del partido. Cazó un balón largo en  una contra, ganó el forcejeo a Aday y cedió atrás para que Aduriz, llegando por el centro desde atrás colocase un disparo ajustado a la izquierda de Iraizoz que establecía un 2-0 que ya sería definitivo. Desde ese momento, el Girona pareció intentarlo sin convencimiento y el Athletic asemejó ser consciente de que el partido no se escaparía. Así, los de Machín, sin ser inferiores en ningún momento a su rival, bajaron sus prestaciones y el Athletic, en la línea de todo el encuentro, pareció dejarse dominar sin pasar apuros defensivos, salvo en un disparo de Aday a centro de Mojica que logró desviar sin demasiados problemas Herrerín.

De esta forma, el Athletic continúa invicto y se asoma a las primeras posiciones de la tabla, afrontando con optimismo su estreno la próxima semana en la Europa League, mientras que el Girona de Machín se mantiene en la zona noble, conociendo por primera vez la derrota en Primera División, aunque sus aficionados deben estar orgullosos de un equipo que no le perdió jamás la cara al partido en su estreno en San Mamés y que, en la mayor parte del partido, dominó la situación, siendo superior en la mayor parte del encuentro en juego, aunque no en en el marcador.

 

LO MEJOR: la capacidad de Iñaki Williams de desnivelar el partido en favor del Athletic. El extremo vasco se bastó para encontrar las vías por las que dañar a la defensa visitante y decantar el partido.

LO PEOR: la facilidad del colegiado, Trujillo Suárez, para mostrar cartulinas amarillas. Hasta diez enseñó entre ambos equipos, en un encuentro noble que en ningún caso pareció necesitar una muestra tal de autoridad por parte del árbitro del encuentro.

JUGADOR SPHERA (MVP): Iñaki Williams

LAS NOTAS (FUTMONDO)

ATHLETIC: Iago Herrerín (5), Balenziaga (6), Laporte (5), Nuñez (7), Lekue (6), Beñat (5), San José (4), Muniain (7), Raúl García (5), Williams (8), Aduriz (6)

Sustitutos: Iturraspe (5), Aketxe (5), Sabin Merino (5)

GIRONA: Iraizoz (5), Muniesa (7), Alcalá (6), Bernardo (5), Aday (7), Maffeo (5), Pere Pons (6), Granell (4), Borja García (6), Portu (6), Stuani (5)

Sustitutos: Kayode (5), Mojica (6), Douglas Luiz (5)

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados