Europa League

article title

La Diosa de Europa

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Abril de 1988. Atalanta caminaba por la Serie B rumbo al ascenso, que conseguiría un par de meses después con un triunfo en la última jornada contra el Messina. Sin embargo, esta trayectoria no era la que más interesaba al aficionado italiano. Ni siquiera a los tifosi bergamascos.

Entonces, la Dea -diosa en italiano, en honor al nombre del club- era también el único equipo italiano que seguía vivo en competiciones europeas. Pese a jugar en la segunda categoría del fútbol italiano, la Atalanta se enfrentaba en semifinales de la Recopa de Europa al Malinas belga.

El año anterior, el equipo dirigido por Nedo Sonetti y liderado sobre el campo por el genial sueco Glenn Peter Strömberg, había alcanzado la final de Coppa Italia. Perdió contra el Napoli, pero como el equipo de Maradona también había ganado el Scudetto poco antes, la Atalanta se ganó la participación europea. Paradójicamente, unas semanas antes había descendido en aquella Serie A ochentera sin cuartel, en la que los bergamascos firmaron un récord negativo con 14 disparos a los palos.

Ahora, con el joven Emiliano Mondonico en el banquillo, la Atalanta había centrado la atención de toda Europa al convertirse en el equipo de segunda división que más lejos había llegado en una competición continental. Tras eliminar en una magnífica carrera al Merthyr Tydfil galés, el OFI Creta griego y el Sporting de Portugal, poco pudo hacer ante el Malinas belga. Pese al enorme apoyo local, la Dea cayó en los dos partidos de semifinales frente al que luego sería el campeón de la Recopa.

Fue el inicio de un lustro dorado de la Atalanta, con grandes actuaciones en Serie A y dos participaciones en la Copa UEFA, con Mondonico, el joven presidente Cesare Bortolotti -fallecido en 1990 en un accidente de tráfico- y Strömberg como símbolos. El último capítulo tuvo lugar en marzo de 1991: tras eliminar al Dinamo Zagreb, al Fenerbahce y al Colonia, la Dea perdió contra en cuartos de final contra el Inter, que, como el Malinas, también se convirtió en campeón del torneo.

Septiembre de 2017. Más de 26 años después, cuatro descensos a Serie B y cinco ascensos a Serie A más tarde, la Atalanta volvía a Europa. Cuarta clasificada en la magnífica temporada pasada con Gian Piero Gasperini en el banquillo, miles de aficionados habían celebrado en mayo por las calles de Bérgamo el histórico éxito. La ciudad, en delirio.

Ahora, el debut. La demostración de que, pese a las bajas, la temporada 2016/17 no fue flor de un día. Encuadrada en el grupo de la muerte, junto a Everton y Olympique Lyon, el equipo bergamasco se enfrentaba en el debut al equipo inglés liderado por Rooney.

No había pasado ni media hora cuando Andrea Masiello, uno de los artífices defensivos del éxito nerazzurro, abrió el marcador. Y antes del descanso, los goles del Papu Gómez, incombustible como líder, y Bryan Cristante, renovado como mediapunta total en este encuentro, había firmado la goleada. Un 3-0 que ha maravillado en este inicio de las competiciones europeas.

La evolución de la EuroAtalanta está toda por descubrir. El modelo Gasperini sigue funcionando, ahora en Europa. Y en Bérgamo sueñan despiertos por haber comenzado una nueva época dorada en el club. con la protección perenne de su Diosa… y de Strömberg.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados