Ciclismo

article title

Así será el recorrido del Tour de Francia 2018

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Ascensos clásicos y otros novedosos, mucha montaña concentrada en la segunda parte de la carrera, pavés en Roubaix y escasa contrarreloj. Son las líneas maestras del recorrido del Tour de Francia 2018, que confirma las claras tendencias del ciclismo moderno hacia las etapas cortas y la minimización de la crono.

PRIMERA SEMANA

El Grand Depart tendrá lugar este año en la región del Loira, en el Vendée, con dos etapas iniciales bastante cómodas -finales en Fontenay-Le-Comte y La Roche-Sur-Yon– y el primer día decisivo en la 3ª jornada: contrarreloj por equipos en Cholet de apenas 35 kilómetros, decididamente pocos en una carrera en la que no se va a luchar más contra el crono hasta el penúltimo día.

Tras una etapa llana con final en Sarzeau, la 5ª etapa verá un recorrido con cinco cotas marcadas y un recorrido rompepiernas por la Bretaña. Al día siguiente, doble paso y final en el clásico Mur-de-Bretagne, un repecho de dos kilómetros, el primero de ellos al 10%.

Dos previsibles sprints en Chartres y Amiens darán paso a la etapa decisiva de la primera semana: la espectacular jornada entre Arras y Roubaix, con 15 tramos de pavés para un total de 21,7 kilómetros adoquinados. Más de un favorito perderá sus opciones en los tramos del infierno del norte.

SEGUNDA SEMANA

La segunda semana será alpina, con tres etapas de calibre. En la primera, tras el día descanso, se llega al valle en Le Grand Bornard tras ascender Croix Fry, la novedad Glières (6km al 11,2%) y el encadenado que forman Romme y Colombière antes del descenso final. Al día siguiente, etapa de apenas 108km con ascensos a Bisanne, Pré, Cormet de Roselend y el estreno del final en alto en La Rosiere.

La etapa reina, cerrando el tríptico alpino, verá el regreso de Alpe d’Huez (14km al 8,1%) tres años después, previo paso por dos de los colosos históricos del Tour: La Madelaine (25km al 6,2%) y Croix de Fer (24km al 5,2%), además de los icónicos Lacets de Montvernier.

Tras una etapa llana en Valence, dos de media montaña para terminar la semana: Macizo Central y final clásico en el aeródromo de Mende; y paso por el estrenado Pic de Nore y descenso a Carcassonne, donde se realizará el segundo día de descanso.

ÚLTIMA SEMANA

La semana decisiva tendrá pleno protagonismo de los Pirineos. Abrirá la 16ª etapa con el típico final en Luchon tras superar Aspet, Menté y Portillon, tres puertos clásicos en un día en el que brevemente se pasará por la Val d’Aran en España. Al día siguiente, una etapa con tres puertos espectaculares: Peyragudes por la ruta del Peyresourde, Val-Louron y el estreno del Portet en Saint Lary Soulan: se cambia el habitual final en Pla d’Adet para subir hasta 2.215 metros (16km al 8,7% en total). ¿El gran pero? Su ridícula distancia de 65 kilómetros, la mitad de ellos en ascenso.

Tras una jornada tranquila en Pau, el gran tappone pirenaico llegará el antepenúltimo día: final en descenso en Laruns tras superar Aspin, Tourmalet y Aubisque. Al día siguiente, la única contrarreloj individual. No será ni llana ni corta: en el retorno del Tour al País Vasco francés con 31 kilómetros en un terreno pestoso lleno de repechos. El domingo, fin de fiesta en París.

LOS FAVORITOS

El recorrido es totalmente propicio para que Chris Froome consiga su quinto Tour de Francia: sus grandes obstáculos serán el día de Roubaix y la reducción del tamaño de los equipos a ocho integrantes. Nairo Quintana, probablemente flanqueado por Mikel Landa, será su gran rival. La gran duda: la presencia de Tom Dumoulin: el recorrido no le es favorable y el neerlandés podría optar por volver a disputar el Giro. ¿El gran sueño de la carrera? Que los locales Bardet y Pinot, en un recorrido adaptado a sus características, consigan por fin el gran triunfo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados