Ciclismo

article title

Así será el recorrido de la Vuelta a España 2017

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La vida sigue igual en la Vuelta a España, también en su edición 2017. Las líneas maestras de la gran carrera ciclista española no cambian desde su imposición hace un lustro: muchos finales en alto (nueve esta vez, con seis etapas de alta montaña), cuestas de cabras con rampas imposibles, escasa contrarreloj y casi nulas opciones para los sprinters, que volverán a ser de cuarta fila.

No obstante, el recorrido de este año, sobre el papel no deja mal sabor de boca, limando esas líneas rojas de la Vuelta a España para ofrecer un resultado algo más equilibrado de lo visto en los últimos años. Aunque como es habitual y siempre hay que remarcar, el espectáculo final es el que proponen los ciclistas sobre la carretera, si bien el recorrido siempre ayuda.

Los largos traslados, excesivos en número, fuera de la carrera, entre etapas, son posiblemente el punto más negativo del recorrido. Una situación que siempre acentúa el desgaste de los ciclistas sin necesidad. El recorrido da saltos para recorrer el Mediterráneo hacia el Sur, peinar la parte oriental de Andalucía y luego pasar su última semana entre Cantabria y Asturias. Además, los excesivos finales en alto con rampas extenuantes pueden producir bloqueos en la carrera y la media montaña en ocasiones se queda en un coitus interruptus.

La Vuelta a España comienza en el extranjero, en la preciosa ciudad francesa de Nimes, con una demasiado corta contrarreloj por equipos de 13km entre sus construcciones romanas de época augusta, su majestuoso anfiteatro y los jardines del siglo XVIII. Al día siguiente, etapa completamente llana de más de 200km -la única que los supera, junto a la de Cuenca- hasta Narbona, en el previsible primer sprint de la carrera.

El primer contacto con la montaña llega el tercer día con una preciosa etapa en Andorra: se superan la Rabassa y la Comella para -gran noticia- terminar en descenso en la capital andorrana.

Ya en España, Tarragona y la promoción de los aplazados Juegos del Mediterráneo presenciarán la segunda llegada al sprint y el comienza del recorrido por la costa mediterránea. Luego, el primer final en alto y las primeras rampas imposibles hasta la Ermite de Santa Lucía (rampas de hasta el 20%), en Alcossebre.

Entre Vila-Real y Sagunto se intenta aprovechar la sierra del interior de la Comunidad Valenciana y el Garbí, último ascenso, está demasiado lejos de meta. La única internada hacia el interior será en Cuenca, con un recorrido medianamente insidioso con circuito final en la ciudad de las casas colgantes.

De retorno al mar, dos repechos de rampas exageradas: vuelve un clásico como Xorret de Catí (4km al 11%, máximas del 20%), cuyo último precedente data de 2010; y repite la Cumbre del Sol (6km con rampas de hasta el 18%), asomada al mar, como en 2015.

Tras el primer día de descanso, llega la montaña en la segunda semana. Antes, en Murcia, final en Alhama de Murcia con ascenso y descenso peligroso del Collado Bermejo, si bien lejos de meta. Al día siguiente, primer día de altos vuelos con el final en Calar Alto (17km y un inicio durísimo casi siempre por encima del 9%) previo paso por Velefique (15km al 6,6%).

Tras una etapa de media montaña en la parte final hacia Antequera y otra llana hasta Tomares, otras dos jornadas de alta montaña con viejos conocidos: la Sierra de la Pandera por el Alto de los Villares (en total 23km al 5,2%) y Sierra Nevada por Monachil (30km en total al 6%) previo paso por Hazallanas en una etapa muy corta.

Tras el segundo día de descanso, la semana final comienza con la única contrarreloj individual, con un cronometraje decente: 42km prácticamente llanos en Logroño. Al día siguiente, se estrena el Alto de los Machucos, en Cantabria: un puerto durísimo por carretera estrecha: 8km con varios kilómetros por encima del 10% y varias rampas por encima del 20%, hasta alcanzar el 28%.

Un pequeño repecho en Santo Toribio de Liébana y una etapa con escasas dificultades hacia Gijón son el preludio del Angliru, el penúltimo día antes de Madrid: etapa de apenas 120km con los duros ascensos a la Cobertoria, Cordal y el imponente Angliru (12km al 10%), puerto estrella de la Vuelta.

Sin salirse de sus líneas maestras, la Vuelta da un pequeño paso hacia un mayor equilibrio. Queda por ver cómo responden las expectativas en septiembre.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados