Se habla de:

Fútbol italiano

article title

Así luciría el Palermo si no hubiese vendido a sus estrellas

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

 

El Unione Sportiva Città di Palermo es uno de los históricos de Italia. El conjunto rosanero no pasa por su mejor momento y es uno de los favoritos para perder la categoría en la Serie A. Un club que ha sufrido problemas económicos, un descenso, y un banquillo triturador de entrenadores en los últimos años.

El mítico Alessandro Diamanti es el jugador más destacado de la actual plantilla, pero prácticamente cada temporada el Palermo ha dispuesto de una estrella que les salvaba el año y posteriormente salía traspasado por una alta suma. Squawka ha elaborado el XI -de lujo- de cómo podría alinear el Palermo en caso de no haberse visto obligado a vender a sus grandes piezas. Un equipo,-probablemente en bancarrota sin ese dinero ingresado, pero un equipo capaz de aspirar a clasificarse para Champions o pelear por el título liguero. Lo analizamos.

La portería no estaría ocupada por un high-class de la Serie A como pueden ser Buffon o Donnarumma pero Salvatore Sirigu es un portero con experiencia y que ha sido internacional absoluto con Italia. Además, en un supuesto esquema 3-4-3 que tan de moda está, contaría con tres zagueros que harían del Palermo un equipo defensivamente muy sólido: Andrea Barzagli, Simon Kjaer y Kamil Glik. Si estos necesitasen sustitutos, podrían actuar también Andrea Raggi o Matias Silvestre en el eje de la zaga y si el técnico viese oportuno introducir la defensa de cuatro, Matteo Darmian, Zaccardo o Balzaretti también vistieron la elástica rosada. Como arquero suplente podría estar Marco Amelia.

LEER MÁS: ¿Qué fue de… el Inter de Milán campeón de la Champions League

En el centro del campo la calidad brillaría por su presencia, no como en la actualidad. El Palermo podría dominar y ganar los partidos desde la posesión de pelota pero sin descuidar el contraataque. Javier Pastore y Franco Vázquez sería una pareja de mediocentros muy ofensiva que, flanqueada en ambas bandas por Matteo Darmian y Josip Ilicic convertirían cada partido en una pesadilla para la línea defensiva enemiga. Con una defensa bien asegurada, la imaginación de estos futbolistas mencionados más el propio Diamanti, como revulsivo, nutriría constantemente de pelotas en posición ventajosa para los delanteros. El punto más fuerte del equipo, una delantera temible con el gol en vena.

Tres bestias. Dos goleadores insaciables y una joya. Quién no es capaz de imaginar lo que podría generar, inventar, maravillar Paulo Dybala como el clásico enganche argentino, el ‘10’ con total libertad de movimientos para trazar diagonales y finalizar o bien asistir a dos de los ‘9’s más letales del momento: Andrea Belotti y Edinson Cavani. En el Renzo Barbera habría arduas luchas por un asiento, por un pase vip para presenciar tal espectáculo.

Como esto es fútbol-ficción y -desgraciadamente para los fans del Palermo- nunca sucederá, en un mundo donde la edad no importe podrían esperar en el banquillo tres mitos como Amauri, Luca Toni o Massimo Maccarone. En un mundo como el creado en la película In Time, donde nadie se hace mayor y si tienes suerte puedes vivir eternamente, quién sabe si el Palermo no lucharía por el descenso, ganaría la Seria A, jugaría Champions League, y para rematar el ejercicio de fútbol-ficción, entrenado por Antonio Conte, sería el mejor equipo de Italia.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados