Real Madrid

article title

Un sol y dos sombras | #FondoBlanco

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Asensio me recuerda a Raúl y a Messi. Veo en Marco la voracidad que mostraba un joven Raúl a mediados de los noventa. Desde la irrupción del 7 no se ha visto un fenómeno semejante en el Bernabéu: el nacimiento de una estrella desde su primer destello. Cuando Asensio arranca, como en el primer gol contra el Valencia, también me vienen a la mente similitudes con Messi. Esa conducción con la izquierda, esa invitación siempre a encarar al rival, esa facilidad para colocar el balón cerca del palo. El público está entregado al balear, tiene ganas de que Asensio se convierta en el gran referente del equipo porque, además, cae bien. Parece un tipo normal, un chico cotidiano que pasa a ser extraordinario con el balón en los pies.

Cuando una luz ilumina tanto, el efecto es que provoca sombras sobre el resto de objetos. Ayer le acompañaron Benzema y Bale en la delantera y los dos sufrieron los pitos de la afición. Uno por fallón y otro por todo. El francés hizo recordar a Morata. En partidos como el del Valencia, el ya delantero del Chelsea salía y casi siempre marcaba. Eran goles que daban puntos (que acaban ganando campeonatos), como los que se dejó ayer el Madrid en casa. Benzema genera fútbol como ningún otro delantero en el mundo y dibuja desmarques dignos de ladrón para escapar del defensa, pero falla lo que a nadie con el 9 a la espalda se le debería permitir.

Sin embargo, Benzema no fue el más pitado porque el premio fue para Bale. El galés ha perdido velocidad, no encara y hasta parece triste por el campo. Parece mentira que hasta noviembre del año pasado, cuando comenzó su carrusel de lesiones, fuera el mejor del Madrid en el primer tramo de la temporada pasada. Lleva toda la pretemporada, las dos Supercopas y los dos partidos de Liga con la confianza de Zidane para que coja ritmo, pero sólo recoge la impaciencia de los aficionados. Si el Madrid sigue apostando por cuatro centrocampistas y dos delanteros, el galés se puede quedar sin sitio. Y puede que Benzema también. Cristiano y Asensio arriba, una delantera mítica como canta Quique González. 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados