Multideporte

article title

Asalto al trono

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La pasada semana España y Argentina se encontraron en la final del Mundial de hockey patines por cuarta edición consecutiva. España llegaba con los cinco últimos títulos mundiales en su haber y con una racha invicta que se remontaba a las semifinales de 2003. Argentina estaba inmersa en su mayor sequía de títulos mundiales (a punto de hacer los 16 años), mismo tiempo que llevaba sin derrotar a España. El resultado pasará a la historia de este deporte, 6-1 para la albiceleste.

El Mundial de hockey patines tiene una historia amplísima. Se juega desde 1936 y a lo largo de 42 ediciones se han disputado 2170 partidos, un número tan elevado que ha permitido que en varias ocasiones el vigente campeón mundial fuera vencido por al menos cinco goles.

Inglaterra 0-6 Bélgica (1947)

Inglaterra ganó las dos primeras ediciones del Mundial, Stuttgart 1936 y Montreux 1939 que, simultáneamente, eran campeonatos de Europa. Pero, terminado el parón obligado de 8 años por la Segunda Guerra Mundial los ingleses perdieron su dominio en hockey patines y desde entonces solo han conseguido otra medalla, la plata en Montreux 1948.

Inglaterra acudió a este partido invicto en la historia del campeonato (13 triunfos y 1 empate) pero fue masacrada por Bélgica, sobre todo en la segunda parte donde recibió cuatro tantos, y acabó sin marcar gol por primera vez en su historia mundialista. Bélgica acabaría colgándose la plata, la única medalla de su historia, y solo fue superada por el anfitrión, Portugal.

Argentina 2-8 Portugal (1980)

Argentina debutó en el Mundial en Madrid 1960 con una fantástica tercera plaza. En el primero que organizó, San Juan 1970, solo pudo ser cuarto y cuando volvió a ser sede, San Juan 1978, sí logró el primer título de su historia.

Dos años después intentó defender su título en la localidad chilena de Talcahuano pero su trayectoria fue muy irregular. Batió a India por 31-0 estableciendo su mayor goleada hasta entonces en el torneo e incluso ganó a la futura campeona España por 7-1 pero días antes había perdido toda opción de revalidar el título empatando con Chile y, sobre todo, con la escandalosa goleada ante Portugal. Desde aquel lejano 16 de noviembre de 1980 Argentina no ha vuelto a perder por más de cinco goles.

Portugal 0-6 Italia (1993)

Entre todas las grandes goleadas sufridas por el vigente campeón el 0-6 de Portugal ante Italia de hace 22 años fue la más dulce porque hubo opción de revancha y los lusos la aprovecharon. Portugal ganó dos años antes, en 1991, su noveno Mundial como anfitrión en otras tantas ediciones disputadas y en 1993 buscaba el primer título fuera de sus fronteras desde Chile 1962. Su primera fase fue una sucesión de goleadas hasta que se encontraron con el anfitrión, Italia, que en una exhibición de jugadas de contraataque les endosó un 6-0, resultado que, junto a un 0-6 ante Inglaterra en 1936, es el peor en la historia mundialista de Portugal.

Ambos equipos siguieron ganando sus partidos hasta que volvieron a encontrarse en la final. Allí un hattrick de Enrico Mariotti no sirvió a los italianos para ganar y el oro se lo llevó Portugal con un solitario gol de Felipe Santos en la tanda de penaltis.

Argentina 0-5 Italia (Final 1997)

En plena era dorada de Argentina –campeón “olímpico” en Barcelona 1992 y campeón mundial en Recife 1995–, la albiceleste era la gran favorita en el Mundial de Wuppertal 1997. Pero mientras Argentina alcanzó la final de forma agónica al superar por penaltis a España en semifinales, Italia lo hizo con comodidad venciendo todos sus partidos por más de un gol. Aun así lo ocurrido en la final, prácticamente idéntico a lo visto en el Mundial recién terminado, fue impactante. Italia, liderada por un magistral Dario Rigo que logró tres goles, ganó 5-0 para conseguir el que sigue siendo su último título mundial.

España 1-6 Argentina (Final 2015)

Es, sin lugar a dudas, el resultado más sorprendente de la historia del hockey patines de selecciones por la forma, las circunstancias, el lugar y el rival.

La forma fue remontando un gol inicial de Jordi Bargalló cuando nunca antes se había volteado un resultado adverso en la final mundialista.

Las circunstancias eran las rachas invictas de España, 71 partidos en la gran competición, 36 de ellos en Mundiales donde no perdía desde las semis de 2003 ante Italia.

El lugar no fue solo un Mundial, donde España no perdía por 5+ goles desde 1980 en un 1-7 ante Argentina, sino que fue la gran final donde España era prácticamente invulnerable al haber perdido solo una (Reus 1999 por 0-1 ante Argentina) de las ocho disputadas.

Y, para acabar, fue histórica por el rival, una bestia negra para Argentina porque había perdido sus seis enfrentamientos previos ante España (cinco en finales, una de ellas en penaltis, y otro más en la lucha por el bronce).

fotonoticia_20150626200735_640

¿Qué pasó con Italia?

Italia es el único campeón del mundo que nunca perdió de forma tan abultada durante su reinado. Su peor resultado como defensor del título se produjo en Reus 1999 cuando España la superó por 3-0 con goles de Alberto Borregán, Eduard Polán y Ramón Benito.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados