Ciclismo

article title

Aru y Froome aprovechan la indecisión española

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Penúltima jornada de montaña en la Vuelta a España y la guerra de trincheras entre los cuatro primeros de la clasificación general continúa. Juego de posiciones y tácticas más o menos entendibles y diferencias más morales que reales -apenas un puñado de segundos- entre Froome y los contendientes españoles.

Como ya es habitual en las últimas ediciones de la carrera española, se vuelve a las Rias Baixas. Un nuevo final en alto, esta vez en Monte Castrove, una ascensión de unos siete kilómetros a casi el 7% de pendiente media y rampas de hasta el 15% asomada a la Ría de Pontevedra. Se pasaba por allí dos veces en el tramo final de etapa y Luis León Sánchez, que junto a Johan Le Bon y Hubert Dupont formó la discutida fuga del día, consiguió en el primer paso puntos para consolidar su maillot de la montaña.

En el pelotón, el equipo Sky ponía a sus peones a trabajar para marcar su habitual ritmo cuartelero y reducir el pelotón a una treintena. Nadie se movió entre los favoritos en ese primer ascenso y ya en el descenso y retorno a Monte Castrove, Chris Froome arañó dos segundos en forma de bonificación en un extraño sprint intermedio en el que se equivocó de pancarta.

Los kilómetros decisivos comenzaron con una serie de ataques, mero fuego de artificio. Varios intentos de distinta envergadura, desde Le Mevel hasta el propio Contador, ninguno con convicción, todos con un ojo en la carretera y el otro mirando hacia atrás. Así es imposible. De hecho, el primero que demarró de manera convincente y seguro fue el vencedor de etapa. Una vez más, Fabio Aru, vencedor ya en San Miguel de Aralar, atacó a algo menos de tres kilómetros a meta. El sardo consigue así su tercer triunfo en gran vuelta este año, tras la que también consiguió en Montecampione en el Giro, a lo que hay que unir se podio en la carrera italiana.

Por detrás, tras un momento de habitual impás, solo respondió Chris Froome. De nuevo pendiente del potenciómetro -como otros días ya se había descolgado por momentos- saltó del cuarteto que, como habitualmente, completaban Contador, Valverde y Rodríguez. El inglés no vaciló y enseguida había abierto un hueco reseñable y unido a Fabio Aru en cabeza de carrera. Entre ambos hicieron camino mientras la desconfianza reinaba en el terceto español, vigilándose constantemente y persiguiendo a tirones y parones.

La ganancia fue exigua -el puerto y la distancia, pese a lo bonito de la ascensión, no daban para más-, apenas unos 20 segundos sumando las bonificaciones. Pero permitió a Froome alejar más a Joaquím Rodríguez por el podio, superar a Alejandro Valverde en el segundo puesto y acercarse ligeramente a Contador, que ahora cuenta con una ventaja de 1:19.

Queda la temible etapa de Ancares. Habrá que ver como se afronta la etapa el sábado, pero parece claro que Froome tendrá que darlo todo para poner en apuros a Contador. Indudablemente podría pescar en la indecisión entre los tres españoles, como ya ocurrió en Covadonga y en ahora en Monte Castrove. Mientras tanto, mañana una nueva etapa en las Rias Baixas con final en Cangas do Morrazo en un terreno difícil de controlar.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados