Ciclismo

article title

Aru también muerde en la montaña de la Vuelta

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Comenzó el día con una mala noticia. Pese a la fuerte caída que sufrió en la contrarreloj de ayer, Nairo Quintana fue capaz de subirse a la bicicleta de nuevo, acabar la etapa y replantearse el resto de lo que queda de carrera. Por poco tiempo por desgracia. Apenas habían transcurrido unos pocos kilómetros de la salida en Pamplona cuando el colombiano se vio involucrado en una montonera. Sufrió una fractura en la escápula y se vio obligado a abandonar la carrera. Tras vencer el Giro y saltarse el Tour, llegaba a la Vuelta con la intención de hacer doblete. Otro año será.

La etapa navarra de la ronda española estrenaba el ascenso al Santuario de San Miguel de Aralar, un ascenso de 9km rondando el 8% de pendiente media, rampas de hasta el 14%, contínuos toboganes y endurecido por ser una pista forestal cementada. En su base fue cazado el bielorruso Vasil Kiryienka, que con su habitual trote regular y castigador, había dejado a Favilli y Bilbao, sus compañeros iniciales de fuga.

El ritmo de Katusha, de la mano de Kozontchuk y Trofimov, dio al traste con las intenciones de la locomotora del este y Sky tomó el mando en los primeros compases de la ascensión. Y aquí comenzó el ‘show’ de Chris Froome. Se vivieron omentos surrealistas, que vagamente recordaron al Tour 2012 con Wiggins y el keniata, como el momento en el que, con Dario Cataldo tirando al máximo y seleccionando el grupo, dejaba descolgado a Froome. Desde entonces, el líder de Sky anduvo durante con el gancho durante toda la ascensión, descolgándose y reintegrándose en el grupo, llegando a liderar a los favoritos para luego desaparecer de nuevo.

Sobre el cemento, los ataques vinieron de segundos espadas de la general. Primer un valiente Barguil y Gesink, que se mantuvo solo en cabeza durante varios kilómetros. Luego Dani Navarro con el irlandés Daniel Martin, que ha atacado en todos los finales en alto hasta ahora. Sin embargo, el mejor y más convincente ataque fue el de Fabio Aru. Primero lo probó, y al pasar bajo el arco del último kilómetro se lanzó hacia delante, con fuerza y sin mirar atrás.

Nadie respondió y el sardo consiguió en Aralar su primer triunfo de etapa en España. Aru, podio en el Giro tras realizar una genial última semana, incluido el triunfo en Montecampione y la extraterrestre cronoescalada en Monte Grappa, con su característico rictus y moviendo su enorme boca, es la gran esperanza del ciclismo italiano y nombrado sucesor futuro de Nibali.

Contador se limitó a controlar a sus rivales y los principales favoritos llegaron juntos: primero Valverde, que será el gran rival de Contador por la general, luego el pinteño y a continuación Joaquím Rodríguez, seguidos por un Froome que apareció de la nada y, unos segundos por detrás, Urán. Las únicas diferencias, pese a las rampas y los ascensos, por las bonificaciones. Así, en la general, Contador mantiene el maillot rojo, seguido por Valverde a 20 segundos, Urán a 1:08, Froome a 1:21 y ‘Purito’ a 1:35.

Mañana, se repite el circuito en línea por Logroño, como ya se hizo en 2012. Ocho vueltas prácticamente llanas para un total de 166 kilómetros en los que el ganador se debería dilucidar al sprint.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados