article title

Arsenal, la amarga situación de volver a la rutina

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Esteban GÓMEZ – El cielo nocturno no parecía tal cuando el comienzo de la Premier League instalaba un auténtico castillo de fuegos artificiales sobre el cielo londinense. El Arsenal encadenaba una serie de partidos con resultados positivos que les permitía mirar hacia abajo con una diferencia notable, que les permitía ser considerado candidato al título.

El conjunto de Arsene Wenger era líder del fútbol inglés. Justo en la temporada que se cumplía una década desde que el Arsenal de los Invencibles se coronaba campeón, muchos afirmaban, muchos se aferraban, que era la oportunidad perfecta para volver a la senda dorada.

Sin embargo, todo ha ido apuntado a que no. No será así. Un déjà vu ya clásico en el Emirates Stadium, una situación ya vivida por miles de aficionados Gunners que han ido aparcando la ilusión, han ido apagando sus sueños cálidos, vuelve a adueñarse de la situación. El Arsenal 2013/14 que empezaba de forma maravillosa (2 derrotas en las primeras 14 jornadas) ha dejado paso a esa versión ya tan asimilada en Inglaterra en la que los cañoneros pelean por una posición de Liga de Campeones.

La dinámica ha ido de más a menos. La aventura ha sido antagónica. En lugar de aspirar a la cima, arrancaron desde arriba, y el camino les ha ido alejando de ella. Tras un inicio brillante, con jugadores que adquirieron un caché absoluto, han ido decayendo en su rendimiento, hasta aparecer en la actualidad casi sin opciones de hacer frente a otros equipos como Chelsea, Manchester City o Liverpool. Déjà vu, sí, otra vez.

Quizás, dos causas principales, que han ido marcando y subrayando su temporada. Por un lado, el calendario, con meses cargados de citas importantes consecutivas, y por otro lado, las lesiones.

El Arsenal líder tuvo que hacer frente a un mes de Diciembre que les exigía una auténtica prueba de fuego para seguir en la pelea. Rivales como Napoli en Liga de Campeones (con un grupo igualadísimo), Everton, Manchester City o Chelsea, serían rivales, entre otros, casi de forma consecutiva. Evidentemente, decayeron. Muchos afirmaban por aquel entonces que el Arsenal empezaba a desinflarse cuando se enfrentaba a rivales de auténtico poderío. Aquel mes disputó un total de 7 partidos relevantes, de los cuales ganó 3. A priori, no del todo negativo, sin embargo, ante rivales directos fue donde cedió terreno, con una doble desventaja, tropiezo y hacer sumar al rival.

Los meses de Febrero y Marzo presentarían nuevamente alto nivel para los de Wenger. Tras perder la gran ventaja en Inglaterra en el mes de Diciembre, tocaba hacer frente a jornadas para mantenerse, para no perder más privilegios en la zona alta. Sin embargo, la alta exigencia nuevamente vuelve a hacerles perder aire, perder dinámica positiva, y su situación actual nada tiene que ver. Un calendario de partidos que presentaba rivales de la talla del Bayern de Múnich, Liverpool, Manchester United, Everton, Tottenham o Chelsea, casi de forma consecutiva, han hecho que los Gunners hayan sucumbido, dejando entrever que quizás el nivel competitivo no era tal y como parecía. Y todo esto esperando al Manchester City el próximo sábado en el Emirates Stadium, que puede agravar todavía más la situación en la pelea por la 4ª plaza.

Evidentemente, meses exigentes, caprichos del calendario que han hecho sucumbir los sueños de la parroquia del Norte de Londres. Sin embargo, nuevamente, las lesiones han hecho mucho daño en el vestuario. Jugadores importantes, determinantes, como Ramsey, Walcott, Mesut Özil o Wilshere, entre otros, han ido cayendo lesionados, mermando y dejando tocada a una plantilla que aspiraba a grandes cosas y que, finalmente, parece que deberá volver al origen, a la rutina de cada una de las últimas temporadas. Ahora, pelear por puestos europeos. Ahora, bajar al suelo, volver con la clase media.

Echando la mirada atrás, es la tónica. Tras 31 jornadas disputadas, el Arsenal 2013/14 presenta a estas alturas los mismos síntomas, la misma dinámica, una posición en la tabla similar, casi idéntica (mejoran, por ejemplo, la 2012/13) a la de años anteriores, que supone un duro golpe, tras el enorme inicio de temporada. A estas alturas de temporada, así está, y estaba, el Arsenal en la última década:

Olivier Giroud se presenta como el máximo goleador del equipo en Premier League, con 13 goles. Sin embargo, en segunda posición de goleadores Gunners, aparece Ramsey, con 8 goles, quien lleva semanas lesionado, claro síntoma del bajón en el rendimiento del equipo mermado por las bajas. En tercer lugar, Podolski, con 5 goles.

Los Gunners suman 55 goles en 31 partidos oficiales de Liga disputados (media de 1,7 por partido). Sin embargo, en el ámbito de goles en contra, aparece una estadística curiosa. El conjunto de Wenger ha recibido hasta la fecha 36 goles en 31 partidos, pero se debe hacer hincapié en que 17 de ellos llegaron en tan sólo 3 encuentros (Manchester City 6-3, Liverpool 5-1 y Chelsea 6-0) ante equipos candidatos al títulos. 3 goleadas duras y complicadas de asimilar. Dejando a un lado el resultado, ya de por sí importante, llegaron ante rivales directos por el título, rivales directos por un mismo objetivo que, con resultados así, les han ido mermando sus opciones de acabar campeones.

El Arsenal 2013/14, eliminado de Liga de Campeones en Octavos de Final y sin haber ganado la Capital One y peleando por puestos europeos en Premier League, se aferra a la FA Cup como salvación, como maquillaje, a una temporada que tiende a la rutina, que muestra una dinámica descendente que vuelve a presentar la misma realidad que las últimas temporadas para los del Emirates Stadium.

[Sigue toda la actualidad del Arsenal en @ArsenalSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados