Baloncesto

article title

Arranca la Liga Endesa más bipolar de los últimos años

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Una temporada más, y siguiendo las similitudes de su prima hermana la Liga BBVA, la Liga Endesa tiene dos claros protagonistas: Real Madrid y Fútbol Club Barcelona. Ambos conjuntos se reparten los flashes en el arranque liguero, más y cuando ambos vienen de disputarse la última Copa del Rey, la última Liga y la reciente Supercopa de España. Destronar a ambos es el reto de los restantes 16 participantes, un desafío que parece una quimera ya desde el arranque.

En las últimas décadas la Liga Endesa se había ganado la virtud de ser, tras la NBA, la liga más fuerte del planeta. La igualdad, la lucha de tú a tú entre los equipos, era una capacidad que invitaba a la ilusión, que generaba unos créditos que en los últimos años han caído en picado ante la bipolaridad ejercida por madridistas y culés. Una tónica que parece que no cambiará en el curso 2013/2014.

Y es que los fichajes de ambos invitan a creer aún más en ese binomio de fuerzas. Los blancos han realizado dos incorporaciones: Ioannis Bourousis, considerado uno de los mejores cincos del baloncesto europeo, y Salah Mejri, jugador revelación de la Liga Endesa 2012/2013 luciendo los colores de Blusens Monbus siendo una mole en la pintura -además del regreso de Dani Díez a la entidad-. Mientras que el Barça, pese a sus siempre citados problemas económicos de la sección, ha incorporado a seis caras nuevas que buscarán derrocar al vigente campeón: Jacob Pullen (base procedente del Virtus Bolonia), Maciej Lampe (pívot procedente del Laboral Kutxa),  Bostjan Nachbar (ala-pívot procedente del Brose Basket), Kostas Papanikolaou (alero procedente de Olympiakos), Joey Dorsey (pívot procedente del Royal Hali Gaziantep) y la subida al primer equipo de Mario Hezonja. Todas estas incorporaciones dejan al descubierto el desnivel creciente de la liga. Mientras Real Madrid y Barça mantiene un equilibrio presupuestario, los demás equipos ven como sus posibilidades decrecen hasta el punto de no poder ser la sombra de lo que algún día soñar con lograr ser.

Este año es uno en los que puede haber más diferencia entre Barça-Madrid y el resto”, señalaba Álex Mumbrú tras caer apeado en las semifinales de la Supercopa de España ante el Real Madrid por 39 puntos de diferencia (100-61). Una tónica que también ha seguido en unas últimas declaraciones al portal Encestando un ex madridista como Carlos Suárez, ahora nuevo jugador de Unicaja: “Con la crisis se nota más la diferencia de presupuesto porque ellos apenas lo rebajan y los demás equipos sí, pero hay otros que podemos estar peleando contra ellos. En junio lo normal es que Barça y Madrid estén en la final, pero a los demás nos toca evitarlo y trabajar duro para que no sea así”.

La regeneración se antoja como uno de los grandes retos del futuro de la competición, pero las vías y los elementos aún parecen huérfanos de entidad para luchar por ello. Así, tras la escudada bipolaridad, sólo un grupo de elegidos logra superar los cuatro millones de presupuesto (Baskonia, Unicaja, Valencia Basket, Bilbao Basket, Gran Canaria y Zaragoza), mientras que el resto se consuela con unos fondos más bajos, incluso por debajo de lo que cobran estrellas como Rudy Fernández o Juan Carlos Navarro.

La búsqueda en mercados menores ha sido el remedio para curar las heridas de los más débiles, los cuales saben que el sufrimiento será el sentimiento más repetido a lo largo de la temporada. Dudas que no sólo afectan a los equipos, sino que también dañan al espectador, que a día de hoy no llega a tener claro el baile de televisiones por los que podrán disfrutar de su equipo. Eso sí, según informó esta misma semana la ACB, la Liga Endesa se verá en 115 paises, ironías de la vida.

Pese a todo, y más allá de la bipolaridad y los problemas coyunturales, la Liga Endesa siempre nos deja detalles, nos regala imágenes únicas y grandes partidos, sintonía que a buen seguro continuará por dicho camino en esta campaña que arranca. La continuidad de proyectos como Herbalife Gran Canaria o CAI Zaragoza, la apuesta segura de Laboral Kutxa, Unicaja o Bilbao Basket, o la preponderancia por ver savia nueva en la competición, con jugadores como Hernangómez, Van Ostrum o Hezonja, son el aperitivo de una liga a la que le queda mucho por avanzar para volver a ser referencia, pero de la cual, ninguno quitamos ojo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados