JJOO

article title

Argentina, bestia negra en Río

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Argentina jugará por las medallas en el hockey masculino de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro tras derrotar hoy por 2-1 a España en un vibrante partido en el centro deportivo de Deodoro.

El duelo se resolvió a menos de un minuto y medio para el final con un penal transformado por Juan Gilardi, después de una jugada que fue muy protestada por los españoles.

Gonzalo Peillat adelantó a los albicelestes con un córner corto al final del primer cuarto, mientras que Pau Quemada igualó en el 56 también de penalty córner.

Cuando el partido parecía encaminarse a la prórroga, un nuevo penalty córner a favor de Argentina terminó impactando en el pie de un defensor español cuando la bola se colaba en la portería, lo que fue castigado por el árbitro con pena máxima.

Pese a las protestas, Gilardi no desaprovechó la ocasión y los hombres de Carlos Retegui jugarán las primeras semifinales olímpicas en la historia del equipo masculino de Argentina. Su rival será el ganador del duelo entre Alemania y Nueva Zelanda.

Siempre a la sombra de las mujeres, medallistas en los últimos cuatro Juegos Olímpicos, los argentinos tenían hasta ahora como mejor actuación el tercer puesto logrado en 2014 en el Mundial de Holanda.

España, tres veces subcampeona olímpica y dos mundial, dice adiós a Río después de una primera fase esperanzadora, en la que avanzó como segundo del Grupo A y derrotó al actual campeón mundial, Australia.

Argentina fue mejor en la primera mitad, en la que España no gozó de ocasiones claras de gol. La estadística de los córners cortos, con uno para los españoles por cinco para los argentinos, habla de la actividad de uno y otro equipo dentro de las áreas en los primeros 30 minutos.

Sin embargo, con la ventaja, los sudamericanos fueron instintivamente cediendo terreno, lo que fue aprovechado por los hombres dirigidos por el francés Frederic Soyez para presionar cada vez más cerca del arco defendido por Juan Vivaldi.

Argentina buscaba un contragolpe que matara el partido, pero en el último de los seis penalties corners que lanzó España en la segunda mitad, Romeu acertó finalmente a batir por bajo la portería argentina a cuatro minutos para el final.

Antes, Josep Romeu ya había tenido el empate en su stick, pero su disparo, tras recoger el rechace de un córner corto, se estrelló en el poste.

Tras el 2-1 de Gilardi, España sustituyó a su portero para jugar con 11 hombres de campo, pero ya era demasiado tarde. Tras el final, los argentinos celebraron con euforia su mejor actuación en unos Juegos Olímpicos, mientras que los españoles se derrumbaron entre llantos sobre el césped artificial de color azul del centro de hockey de Deodoro.

(DPA)

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados