Se habla de:

Segunda División

article title

Araujo, futbolista por exceso de energía

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Los profesores de una escuela del barrio de Villa Crespo en Buenos Aires, ya no sabían qué hacer con un niño que, con apenas 5 años, revolucionaba todas las clases y era un tifón allá por donde pasaba. Su nombre era Sergio Araujo y sus maestros decidieron aconsejar a los padres que le apuntaran a lo que en Argentina se conoce como fútbol ‘papi’ (una modalidad de fútbol sala). El objetivo era intentar que ese chico tan revoltoso quemase, de alguna forma, toda la energía que contenía. 18 años después, ese niño ya sabe lo que es debutar y marcar con la camiseta de Boca Juniors. Sufrió la distancia de vivir alejado de su familia cuando el Barça vio en él a una futura estrella. Y ahora, por fin, está saboreando las mieles del éxito siendo el máximo goleador de una Unión Deportiva Las Palmas que sueña con el ascenso a Primera División.

Con apenas diez años, Araujo llegó a las categorías inferiores de Boca Juniors después de haber destacado en un gran número de torneos infantiles. Quemó todas las etapas a una velocidad de vértigo y tras debutar con 17 años en La Bombonera, logró anotar casi un año después su primer gol con la camiseta ‘xeneize’. En un tiempo en el que la entidad bonaerense no pasaba por su mejor momento, la aparición de un jugador así hizo ver un halo de esperanza a los aficionados de ‘La 12’. Llegó a ser portada del prestigioso diario deportivo ‘Olé’ y en el mes de julio de 2012 decidió aceptar una cesión para jugar con el filial del Fútbol Club Barcelona.

En la Ciudad Condal confiaban en el potencial del joven jugador argentino. En Boca Juniors auguraban que su fútbol, rápido y asociativo, explotaría de forma definitiva en el estilo de juego del Barça. Se fijó una cláusula de compra de 16 millones de euros. La competencia en el ataque blaugrana y la separación de su familia no permitieron ver al mejor Araujo y al acabar la temporada volvió a Argentina.

Aterrizó en Buenos Aires sabiendo que su próximo destino no sería Boca Juniors, el club de su corazón. Carlos Bianchi le dejó claro desde el principio que no contaba con él y Sergio no estaba dispuesto a volver a alejarse de su familia. Aceptó una oferta del club bonaerense de Tigre, cerca de los suyos. Comenzó siendo uno de los jugadores destacados pero el equipo no iba bien y un cambio de entrenador volvió a dejar al ariete en la sombra donde también empezaron a quedar sus ilusiones.

En ese impasse de su vida apareció la Unión Deportiva Las Palmas. Sabían de las cualidades de Araujo y firmaron un acuerdo de cesión con Boca Juniors con un precio de compra de 2,5 millones de euros. Era su última oportunidad para triunfar en Europa y su inició de campaña con el club canarión no pudo ser mejor. Marcó 9 goles en los 10 primeros partidos, y tras una racha negativa de 941 minutos sin ver puerta, ya ha conseguido alcanzar los 15 tantos en el campeonato liguero. Esta cifra le hace superar a un mito del equipo amarillo en su primera temporada, el ‘Turu’ Flores (14).

En un equipo plagado de gente de la tierra canaria, el ‘Chino’ Araujo ha encontrado su sitio. La afición le idolatra y su aportación al ataque está siendo determinante para que Las Palmas siga soñando con el ascenso a Primera División. Sergio se vio muy arriba demasiado pronto y tuvo que aprender a bajar de una nube preciosa para hallarse a sí mismo. Para regresar a su infancia y al ‘papi’ fútbol. Para volver a quemar toda esa energía que atesora.

FOTO ILUSTRATIVA POST: (CARLOS DÍAZ RECIO/ UDLASPALMAS.ES)

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados